viernes. 01.03.2024
Helga Bedau
Helga Bedau

Marta Olivas Fuentes

Everywoman, la rauda visita del director suizo Milo Rau y la célebre actriz Ursina Lardi al Centro Dramático Nacional este fin de semana, pone punto final a una larga gira europea tras su estreno en la Schaubühne de Berlin y ha supuesto un recordatorio sobre la importancia y el significado del teatro hoy día y desde siempre. 

La obra juega con la autoficción para presentar en escena la vida de Helga Bedau, una actriz aficionada que, durante la pandemia, se puso en contacto con Lardi a través de una carta en la que manifestaba su deseo de volver a las tablas antes de morir, pues había sido diagnosticada de una grave enfermedad.

Ursina Lardi
Ursina Lardi

No es la creencia en un Dios, sino en el Arte, en el Teatro, quien abre las puertas a la redención y otorga un sentido a la vida

Bedau, que fue filmada en su casa berlinesa por Milo Rau, cumplió su deseo de volver a los escenarios a través de una grabación en la que interactúa con Lardi quien se presenta sola frente al público. A partir del diálogo entre ambas se construye la pieza que plantea un juego intertextual con la alegoría de Hugo von HofmannsthalJedermann (Todo hombre) que llevaba a escena el camino hacia la muerte del personaje principal. Como en el misterio de Hofmannsthal, la muerte visita a Helga Bedau y, como en el misterio de Hofmannstahal, no es ninguno de sus conocidos, sino la Fe y sus buenos actos quienes acompañan a la protagonista hasta su último destino. En este caso, podríamos identificar a Lardi con esa figura de la Fe; así, no es la creencia en un Dios, sino en el Arte, en el Teatro, quien abre las puertas a la redención y otorga un sentido a la vida. Helga Bedau, que falleció en enero de 2023, sigue, como Jedermann –que desde su estreno absoluto bajo la dirección de Max Reinhardt en 1920 se representa todos los años en la fachada de la catedral de Salzburgo–, viviendo y muriendo encima del escenario donde se interpreta su historia. Ambos enfrentan al espectador con su propio destino y le obligan a interrogarse sobre la muerte, la vida y, en definitiva, sobre el significado de nuestra existencia. Rau y Lardi ponen el énfasis en el papel que juega el arte en el acercamiento a la comprensión de estas nociones y en la pugna que el artista –encarnado por Lardi– lleva a cabo para intentar alcanzar la esencia, para llevar a las tablas un instante de verdad que consiga trasladar al público una clarividencia sanadora, aunque sea fugazmente. La potencia de la reflexión metateatral y de la experiencia real de ambas actrices resulta conmovedora. La interpretación de Ursina Lardi: sencilla, cruda y cercana, mostraba en su desnudez ese intento que, al menos para quien escribe, llegó a conseguirse en distintos momentos del montaje, especialmente en los acordes finales en los que Bach escribía el epitafio de Helga bajo una cortina de fina lluvia. 

La autenticidad de quien se asoma al abismo y, por un momento, es capaz de comprender.

La sobria puesta en escena, diseñada por Anton Lukas, parte de ciertos guiños a la vida de Bedau: sus cassettes, sus fotografías, sus recuerdos, las rocas de los Alpes… pero recuerda también a las raíces de cualquiera de los que estaban sentados en las butacas —everyone—: el agua, la piedra, el piano, las imágenes… Los “universales” que nos precedieron y que nos sobrevivirán. 

En las primeras representaciones de Jedermann en Estados Unidos se hablaba de ella como “la obra teatral de la Humanidad”: Rau ha afrontado este reto con una mirada actual y, a pesar de lo decididamente trascendental de la alegoría de Hofmannsthal, lo aborda de manera sencilla, cruda y tierna, directa y honesta, con la veracidad de la mirada de Helga Bedau en pantalla y la réplica de Ursina Lardi en escena; con la autenticidad de quien se asoma al abismo y, por un momento, es capaz de comprender. 


Texto: Milo Rau y Ursina Lardi
Dirección: Milo Rau 
Reparto: Ursina Lardi y Helga Bedau (vídeo)
Dramaturgia: Carmen Hornbostel y Christian Tschirner
Teatro María Guerrero. Del 12 al 14 de enero de 2024. Hora: 20.00

Everywoman: la moderna relectura de Hofmannsthal de Milo Rau y Ursina Lardi