domingo. 19.05.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Joan Segovia | @JoanRohan


Lo primer de todo, para ir poniendo las cosas en orden, esta es la típica película de relleno que tiene todos los animes. No se avanza con la historia principal, no desarrolla nada nuevo sobre los personajes, no profundiza ni en el pasado ni en aspecto alguno sobre nada en concreto y, además, es la clásica historia de “especial de vacaciones” que podemos encontrar en todo anime popular. Dicho esto y partiendo de que no se puede esperar ninguna gran revelación ni un giro de guion que nos deje el culo roto, toca hablar de porque vale la pena verla aún durando las exageradas casi dos horas que tiene de metraje.

Spy x family, serie que podéis encontrar en Crunchyroll y Netflix, es la adaptación animada del manga homónimo que se publica actualmente en la Shonen Jump. Este cuenta las aventuras de la disfuncional familia Forger y la vida de la pequeña Anya en la prestigiosa Academia Edén, situada en el país ficticio de Ostania. El matrimonio está formado por Loid Forger, el padre adoptivo de Anya, quien en realidad se trata de un espía de Westalis, el país enemigo, y Yor Briar, quien hace el papel de madre y que realmente es una asesina profesional. Para cerrar este caos, la pequeña hija de los Forger tiene poderes telepáticos, pudiendo leer los pensamientos de la gente y Bond, el perro de la familia, puede ver el futuro. Pese a que todos ocultan su realidad a los demás, es paradójico ver como siempre se cuidan unos a otros como la más unida de las familias.

Spy x Family Code:White tiene todo lo bueno del anime en formato concentrado y merece tanto la pena verla como la propia serie en sí

Esta película sigue con el humor establecido por la serie, en ocasiones rozando lo infantil, pero siempre con la gracia de ver cómo se van mintiendo unos a otros. La trama parte de un taller de cocina que la pequeña deberá aprobar si quiere conseguir una medalla en la escuela y para ello Loid decide emprender un viaje familiar al norte del país para aprender un postre típico de la zona. Una serie de coincidencias llevará a la familia a separarse y verse envueltos en un conflicto militar que pone en riesgo sus vidas y las de miles de habitantes.

La animación, con una calidad superior a la de la serie, que no es poco, acompaña tímidamente las primeras escenas del film, más pausadas y llenas de momentos cotidianos y familiares. En la segunda parte de la película, la acción toma el mando y es en este punto donde brilla el trabajo de Wit Studio, conocido por su mano con Ataque de los Titanes, y CloverWorks, que también estuvieron detrás de series como The Promised Neverland. Una calidad acompañada por el apartado musical a cargo de De De Mouse que ya trabajó con CloverWorks en la serie Wonder Egg Priority. Este tiene su peso medido y apoya como debe los cambios de ritmo de la trama, acompañando la tensión de las escenas finales que parecen sacadas de una película de Misión Imposible.

Pero si bien la historia está entretenida y la animación y la banda sonora están realmente bien, el fallo que pone en problemas a Spy x Family Code:White es su duración. Sus más de 110 minutos son, a todas luces, excesivos para lo que se nos quiere contar y esto se traduce en escenas más estiradas que un chicle. La parte final de la película transcurre, sin querer hacer mucho spoiler, en un zepelín donde Floid, Yor y Anya se enfrentan, cada uno a su manera, a un batallón de soldados. Toda esta parte de la historia es extremadamente lenta y se hace hasta cierto punto repetitiva, quitando el final de la misma que está muy bien llevado. 

Sus más de 110 minutos son, a todas luces, excesivos para lo que se nos quiere contar y esto se traduce en escenas más estiradas que un chicle

Pese a sobrarle tranquilamente unos 20 minutos, es una obra de animación que merece la pena ver. Toda la parte inicial sigue la línea de la serie, con su humor hogareño y cariñoso. La exagerada expresividad de Anya frente a lo impasibles que son sus padres adoptivos, se mantiene como uno esperaría de esta obra. Y, quitando que hay más acción de la necesaria, las escenas de disparos y combates tampoco restan valor al resultado final. En definitiva, Spy x Family Code:White tiene todo lo bueno del anime en formato concentrado y merece tanto la pena verla como la propia serie en sí.

'Spy x family code: white'. Los Forger se van de vacaciones