lunes. 04.03.2024
 

Jaime Polo | @lovacaine

"Oppenheimer", la última creación cinematográfica de Christopher Nolan, se adentra en la historia fascinante y controvertida de J. Robert Oppenheimer, figura central en el desarrollo de la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial. En esta película, Nolan no solo nos sumerge en los eventos históricos, sino que también nos ofrece una visión única del hombre detrás de la llave que desencadenó el poder destructivo de Pandora.

Su éxito en los Globos de Oro y los Critics' Choice Awards la coloca como una favorita destacada para los premios Oscar 2024. La película ha ganado varios premios importantes en ambas ceremonias, incluyendo Mejor Película y Mejor Director en los Globos de Oro, así como reconocimientos a las actuaciones y otros aspectos técnicos en los Critics' Choice Awards.

La narrativa se desarrolla de manera magistral, mostrando cómo un solo individuo puede tener un impacto trascendental en la historia de la humanidad. La película plantea la pregunta inquietante de hasta qué punto estamos dispuestos a llegar en pos de la ciencia y la seguridad nacional, y cómo las decisiones de un hombre pueden alterar el destino de la humanidad.

La narrativa se desarrolla de manera magistral, mostrando cómo un solo individuo puede tener un impacto trascendental en la historia de la humanidad

Las actuaciones son notables, con Cillian Murphy y Robert Downey Jr. entregando interpretaciones espectaculares que dan vida a los complejos matices de los personajes de Oppenheimer y Strauss. Ambos actores logran transmitir la carga emocional y ética que enfrenta el científico durante este período crítico de la historia.

Nolan, conocido por su habilidad para tejer narrativas complejas, demuestra una vez más su maestría en la dirección cinematográfica. Aunque la temática podría fácilmente derivar en un ejercicio de sadismo emocional, Nolan opta por una narración estilizada que enfatiza la trama y el desarrollo de los personajes sobre la mera manipulación emocional del espectador. Es evidente que "Oppenheimer" lleva la firma distintiva de Nolan; hay una clara presencia autoral que se manifiesta en la elección estilizada de las escenas y la dirección de actores. La película presenta una innovadora separación entre el blanco y negro y el color, creando dos mundos visuales distintos que reflejan la dualidad moral y ética del protagonista.

La película plantea la pregunta inquietante de hasta qué punto estamos dispuestos a llegar en pos de la ciencia y la seguridad nacional

Un aspecto inesperado pero intrigante de la película es el primer desnudo en una obra de Nolan, que agrega una capa adicional de vulnerabilidad y humanidad al retrato del científico. Además, la música resuena como otro elemento característico en las películas de Nolan, desbordante de calidad, complementando magistralmente las imágenes y acentuando la intensidad emocional de la trama.

En resumen, "Oppenheimer" es una obra maestra cinematográfica que combina una narrativa fascinante con actuaciones excepcionales, dirección magistral y elementos estilísticos distintivos de Nolan. La película no sólo explora la historia detrás del hombre que le dió al mundo la capacidad de destruirse, sino que también invita a la reflexión sobre las consecuencias de nuestras decisiones y el costo humano de la búsqueda del conocimiento. El respaldo y la aclamación en estas ceremonias previas a los Oscar sugieren que "Oppenheimer" ha resonado fuertemente tanto entre los críticos como en el público, consolidándose como una contendiente seria en varias categorías. La atención positiva en estas instancias previas a los premios más importantes del cine aumenta las expectativas y la consideración de la película para recibir reconocimientos adicionales en los premios de la Academia. 

Oppenheimer: destripando a Prometeo, dirección a los Oscars