viernes. 01.03.2024

James Fernández Cardozo

Estamos siendo testigos de la creciente influencia de la inteligencia artificial (IA) a nivel global, una disciplina así acuñada en 1956 por el informático John McCarthy durante la Conferencia de Dartmouth, cuyo objetivo principal es el desarrollo de máquinas capaces de imitar la inteligencia humana para llevar a cabo diversas tareas, con la capacidad de perfeccionarse a medida que acumulan información.

  1. James Fernández Cardozo
  2. Las estrategias del poder hegemónico
  3. El esquema narrativo manipulación - acción - sanción
  4. El proceso de desaxiologización
  5. La verdad histórica que se devela
  6. El reencuentro

La película El Creador, de efectos visuales impresionantes y muy esperada para abordar este nuevo fenómeno, se enfoca en el antiguo sueño de crear robots con el propósito de servir a la humanidad y llevarla hacia una vida más feliz. 

Surge una pregunta fundamental en nosotros: ¿Será posible que la inteligencia artificial alcance la singularidad, es decir, la capacidad de operar de manera autónoma haciendo que las máquinas inteligentes diseñen generaciones de máquinas cada vez más potentes, desarrollando una inteligencia muy superior a la humana de tal manera que tenga un impacto irreversible en la especie humana? Esta incógnita plantea un gran interrogante sobre el futuro y suscita temores en muchas personas.

¿Será posible que la inteligencia artificial alcance capacidad de operar de manera autónoma, desarrollando una inteligencia muy superior a la humana?

Las estrategias del poder hegemónico

El escenario de 'El Creador' se desarrolla en un futuro específico, en el año 2055, donde un poder hegemónico y autoritario, reminiscente de la descripción presentada en la obra '1984' de George Orwell, considera a la inteligencia artificial como una posible amenaza.

Pero los líderes de este poder desconocen en su totalidad a la inteligencia artificial y la consideran una amenaza para su vocación de conservar los valores imperiales que buscan mantener el control territorial a nivel global. En esta narrativa cinematográfica, los Estados Unidos desempeñan el papel de “antisujeto”.

El eje argumentativo se desarrolla en torno a la idea de culpar injustamente a la inteligencia artificial de una explosión nuclear en la ciudad de Los Ángeles, que había ocurrido 15 años atrás. Esta acusación falsa se utiliza como pretexto para llevar a cabo un programa de invasión territorial al lejano territorio de Nueva Asia,que nos recuerda la controvertida inculpación a Irak, liderada por Estados Unidos y una coalición de países en marzo de 2003, sobre la existencia de armas de destrucción masiva (ADM), utilizada como justificación para una invasión cuyo objetivo real era asegurar el control del territorio y recursos petroleros. 

La invasión a Irak resultó en un elevado número de muertes violentas de civiles, con un saldo de 34.452 víctimas, y provocó un aumento en los movimientos de radicalización y resistencia ideológica en los pueblos de oriente en contra de occidente, fenómenos que persisten en la actualidad.

La inculpación como modalidad de manipulación es una de las principales estrategias del poder abusivo que postula la existencia de un enemigo común, presuntamente portador de antivalores, y al que se plantea hay que acosar, ocupar y destruir.

El esquema narrativo manipulación - acción - sanción

El semiólogo Denis Bertrand propone analizar las historias narrativas a través de un modelo denominado "manipulación-acción-evaluación." Este enfoque se inicia con la actividad que un manipulador ejerce sobre el sujeto heroico, en este caso, Joshua Taylor, un ex agente de fuerzas especiales, llevándolo a que este quiera o deba ejecutar un viaje en busca de una meta preestablecida. A continuación, el sujeto heroico se embarca en la aventura propuesta y finalmente es evaluado según el éxito de su hazaña y la coherencia de su recorrido con respecto a los valores fundamentales.

En la trama de 'El Creador', la actividad manipuladora se inicia cuando los delegados del Gobierno estadounidense, liderados por la coronel Howell, quien alberga un profundo prejuicio contra las IA debido a que perdió a sus dos hijos en la guerra, le proponen a Joshua la misión de destruir una nueva arma diseñada por Nirmata, arquitecta principal detrás de los avances de la IA en Nueva Asia, denominada "Alpha O", que se cree puede destruir la USS NOMAD (North American Orbital Mobile Aerospace Defense), una estación espacial avanzada capaz de lanzar ataques destructivos desde órbita, y cambiar el equilibrio de la guerra a favor de la IA. 

La inculpación como modalidad de manipulación es una de las principales estrategias del poder abusivo que postula la existencia de un enemigo común

El deseo de Joshua de encontrar a su amada Maya lo lleva a aceptar esa misión sin comprender que su apego emocional es precisamente el ingrediente que ha permitido el éxito del proceso manipulador inicial. Como reza el dicho, 'Dime a qué te apegas y te diré cómo puedes ser manipulado'. De hecho, la coronelHowell logra persuadir a Joshua mediante la modalidad de manipulación de la tentación, mostrándole un holograma que aparentemente demuestra que Maya sobrevivió a la explosión causada por la estación NOMAD. 

El proceso de desaxiologización

Una vez que Joshua se adentra en la fase de acción y cruza el primer umbral en Nueva Asia, queda impactado por los métodos crueles empleados por las fuerzas estadounidenses en su invasión inicial del territorio habitado por miles de civiles. Esto nos recuerda la forma en que las fuerzas militares estadounidenses asediaron Vietnam en la década de 1960, haciendo un uso desmedido de la fuerza, mientras la comunidad internacional observaba pasivamente. La impactante imagen de un país poderoso bombardeando a otro más pequeño y sus soldados cometiendo masacres dejó una profunda impresión en la conciencia moral estadounidense.

En estas situaciones, es fundamental que el derecho preventivo de los conflictos y el derecho internacional humanitario, junto con sus respectivos organismos de protección a nivel internacional, cobren protagonismo. Sin embargo, en vista de la limitación de las instituciones internacionales, la sociedad civil se convierte en la última línea de defensa, deteniendo la agresión mediante protestas y críticas a nivel mundial. Esto se evidenció claramente en la conclusión de la guerra de Vietnam, gracias a la movilización de la juventud estadounidense y la protesta global.

Paulatinamente, el heroico Joshua descubre que en Nueva Asia existe una coexistencia pacífica entre robots y humanos, al punto de que pueden crearse simulantes, robots con semejanza humana en cuanto a pensamiento, emociones y evaluación. Sin embargo, lo que más impacta al público es la interacción emocional que los humanos tienen con algunos de estos simulantes robóticos. Drew, un antiguo aliado de Joshua, está enamorado de su novia simulante, Kami. Joshua, por su parte, comienza a proteger a la pequeña Alphie, una niña simulante a la que el invasor ha calificado como "el arma", pero que en realidad es un ser pacífico y divertido que adora la televisión, y que está diseñada para resolver los diversos conflictos causados por el antisujeto. Alphie junta sus manos y activa el creciente poder de neutralizar cualquier dispositivo tecnológico destinado a la destrucción de otros.

En los estudios de la semiótica discursiva, la competencia o habilidad para la acción se incrementa a lo largo del recorrido heroico. Nos preguntamos si nuestra capacidad para amar y ser compasivos también se incrementa y consolida en este viaje. Esto es lo que parece ocurrir con Joshua cuando descubre que la niña simulante Alphie es una réplica de un embrión surgido de su antigua relación con Maya. Además, se entera que Maya diseñó a la pequeña simulante con el noble propósito de destruir el aparato de guerra NOMAD, creado por el invasor para ejercer el dominio sobre la comunidad de Nueva Asia, donde la inteligencia artificial ha alcanzado un nivel óptimo para apoyar una sociedad en paz.

Es fundamental que el derecho preventivo de los conflictos y el derecho internacional humanitario, junto con sus respectivos organismos, cobren protagonismo

Como resultado, Joshua ya no tiene la intención de actuar en favor del Gobierno norteamericano, ya que ha descubierto que sus propósitos y métodos son peligrosos y van en contra de sus valores. Se da cuenta que ha sido manipulado gradualmente. Este proceso de ruptura completa del héroe con los antiguos valores en los que creía es lo que Eduardo Serrano en su obra "Narración Argumentación e Identidad" ha denominado "desaxiologización". Este proceso interior de ruptura con los viejos valores permite a Joshua continuar su viaje alineado con la protección de Nirmata.

La verdad histórica que se devela

Las historias de Vietnam e Irak al final terminaron develadas ante el mundo y es lo que precisamente el film El Creador actualiza: La inteligencia artificial no resultó una amenaza a la existencia de la humanidad, ni la pequeña Alphie era un arma de destrucción masiva. Por el contrario, la comunidad de Nueva Asia vivía en paz en su interacción con los robots dotados de inteligencia artificial y Alphie al final pudo coadyuvar la eliminación de lo que sí constituía un arma de intimidación masiva, como era la estación NOMAD utilizada para mantener la falsa inculpación contra Nirmata. 

El guionista incrementa capas de tensión narrativa haciendo evidente la aspiración de los simulantes de poseer libertad para actuar, que es precisamente la gran incógnita sobre si la inteligencia artificial alcanzará una dimensión de singularidad que implique un dominio irreversible sobre la humanidad. Esto forma parte del actual debate ético que han propuesto precisamente los creadores de chat GTP ante el Congreso norteamericano buscando la regulación de esta disciplina.

El reencuentro

Paralelamente al intento del antagonista de destruir el mundo de interacción pacífica en la comunidad de Nueva Asia con la inteligencia artificial, se desarrolla la travesía de los héroes Joshua y Alphie, ambos en busca de un encuentro con Maya.

En esta narrativa, nuestros héroes enfrentan pruebas de persecución por parte del invasor, así como desafíos de aceptación por parte de la comunidad de Nueva Asia, que dudaba de las auténticas intenciones de Joshua. 

Joshua, en un acto de dignidad y compasión, decide aplicar la eutanasia a su amada Maya, poniendo fin a sus cinco años de vida artificial sin poder alcanzar el cielo. Y lo que nos conmueve aún más es el abrazo final de Joshua con una réplica simulante de Maya, recordándonos que somos seres humanos, no máquinas.

La predicción de la pequeña Alphie, "no iremos al cielo porque tú no eres bueno y yo no soy humano", felizmente sabemos que no se ha cumplido, ya que Alphie demuestra la compasión propia de los seres humanos, y Joshua demuestra su bondad al enfrentar un poder brutal y abusivo que antes defendía, al mostrar solidaridad con el pueblo de Nueva Asia y al mantener vivo su amor por Maya.


James Fernández Cardozo | PhD Análisis del Discurso

La inculpación como método de ocupación en “El Creador”