domingo. 21.04.2024

Vera Frassa Bolognese | @vera_frassa

“Háblame”, el debut directoral de los gemelos australianos Michael y Danny Philippou, tiene todo lo necesario para satisfacer a un fan del terror. En este festín de sangre, espíritus y adolescentes irresponsables, la dimensión psicológica de clásicos modernos como “Hereditary” se une con la violencia desenfadada de la saga “Evil Dead”. El resultado es lo que muchos llaman ya “la mejor película de terror del año”: 95 minutos de tensión constante que, aunque quizás no sean revolucionarios para el género, son tremendamente efectivos y tendrán hasta a los fans más fieles del terror tapándose los ojos. 

95 minutos de tensión constante que, aunque quizás no sean revolucionarios para el género, son tremendamente efectivos

La premisa de la película es simple; un grupo de jóvenes ociosos descubre un misterioso artefacto, una mano de porcelana —supuestamente embalsamada—, que funciona como un portal al mundo de los espíritus. El peligro parece, en principio, bastante fácil de evitar; si no utilizas la mano, los espíritus no pueden tocarte. Esta es, precisamente, una de las genialidades de la película, que muestra a una generación joven insensibilizada a todo, en busca de emociones extremas. Los personajes, armados con una falsa sensación de control, deciden, interactuar con los espíritus una y otra vez hasta que las cosas se tuercen. Durante un fugaz momento, la película consigue contagiar al espectador de esa desinhibición, casi consiguiendo convencernos de la diversión del juego antes de que todo se torne desagradable. A pesar de que, como es común en las películas de terror, los personajes toman decisiones irracionales, no es difícil empatizar con ellos. Son, al fin y al cabo, parte de la misma generación de jóvenes obsesionados con lo macabro que, en los últimos años, ha dado una nueva vida al género del terror. Películas de los últimos años como “Midsommar”, “Get Out” o las últimas entregas de “Scream” no habrían tenido el éxito que tuvieron sin un público receptivo a este tipo de entretenimiento. 

Además de hacer un análisis interesante de esta experiencia generacional y colectiva, la película ofrece una dimensión más personal a través de su protagonista Mia, que utiliza esta conexión con el más allá para lidiar con la pérdida de su propia madre. La interpretación de Sophie Wilde mantiene a la película con los pies firmemente en la tierra, llevando al espectador de la mano en un viaje terrorífico, pero tremendamente emocional. 

El imaginario de la película perseguirá sin duda a cualquier espectador que tenga la oportunidad de verla

La película es un paso en una dirección sorprendente para los hermanos Philippou, que se dieron a conocer en 2013 bajo el pseudónimo RackaRacka, bajo el cual publicaban vídeos en YouTube. Aunque su inclinación por la violencia ya era aparente en esos vídeos, su canal se acercaba más a comedia con elementos de terror, rozando frecuentemente la parodia. Cabía esperar que su debut como directores fuera en el género del terror, y no es una sorpresa que sepan generar tensión y escenas de impactante violencia. Lo que nadie habría asumido al ver sus viejos vídeos, es que estos dos jóvenes cineastas australianos tendrían tanta sensibilidad a la hora de tratar los temas más serios de su primera película, dando un potente trasfondo a un ya entretenido espectáculo de sustos. 

Con todas sus reminiscencias y guiños a otros clásicos del terror, “Háblame” tiene una indudable personalidad propia; una personalidad ligada a la de la juventud de la cual es producto, hambrienta de sangre y espectáculo. Aunque su duración de 95 minutos no permite un análisis extensivo de los temas que presenta, el impacto de la película no se queda corto, y el imaginario de la película perseguirá sin duda a cualquier espectador que tenga la oportunidad de verla. Si tomamos como referencia esta primera entrega del dúo de directores, que ya ha anunciado la una secuela de “Háblame”, es seguro decir que los hermanos Philippou tienen una carrera prometedora por delante. 


Duración: 95 min.
País: Australia
Dirección: Danny y Michael Philippou
Estreno en España: 11/08/2023
Reparto: Sophie Wilde, Alexandra Jensen, Joe Bird, Miranda Otto.
Sinopsis: Un grupo de jóvenes descubre cómo conjurar espíritus utilizando una mano embalsamada, pero todo se tuerce cuando una de ellos va demasiado lejos, liberando fuerzas malignas que no comprende y que atormentarán a todos. 

“Háblame”: No hables con la mano