#TEMP
martes 24/5/22
MUJERES ECONOMISTAS

Edith Penrose, teórica del funcionamiento de las empresas

Sin duda una de las mujeres economistas más relevantes del siglo XX con una vida llena de aportaciones teóricas y compromiso con la sociedad
Edith Penrose_1
Edith Penrose

Las economías actuales están basadas en las empresas. Sean estas pequeñas, medianas o grandes constituyen el tejido productivo y de su evolución, crecimiento o desaparición, depende el volumen de producción y el bienestar de las poblaciones.

Sin entrar a valorar el papel de los estados en la economía o el tradicional debate entre la forma idónea de propiedad, una mujer británica nacida en Los Ángeles (Estados Unidos) centró sus esfuerzos intelectuales en desentrañar el funcionamiento de las empresas, rompiendo con los esquemas clásicos de análisis empresarial basados en precios, producciones óptimas, leyes biológicas, o en la combinación de diversas materias primas.

Sus estudios basados en un conocimiento exhaustivo de sectores de producción como el petrólero, la alimentación o la minería le llevan a formularse  preguntas diferentes a las que se habían planteado hasta entonces los teóricos de la empresa. ¿Porque crecen las empresas? ¿Cómo se gestiona el conocimiento, los recursos humanos? ¿Cuáles son las razones de la fusión de empresas? ¿Porque sobreviven unas pymes y otras no? ¿Qué papel juega el equipo fundador o directivo de una empresa?

El haber vivido y trabajado en países muy diversos en todos los continentes, le permitió tener información de primera mano del funcionamiento de empresas muy diferentes. Fue una pionera en lo que posteriormente se llamó “estudio de caso” y da especial relevancia al estudio de la jerarquía administrativa en el seno de la empresa y a la organización industrial. Su vida, plena de actividad pública, conocedora de los organismos internacionales como la OIT donde desarrolló sus primeras actividades laborales y su amplio conocimiento de la economía internacional hacen de Edith .Penrose una de las economistas más creativas e innovadoras de la historia.

Sobre la importancia de asentar la empresa en bases sólidas manifestó lo siguiente:

 “A largo plazo, la rentabilidad, supervivencia y crecimiento de una empresa no depende tanto de la eficiencia con la que es capaz de organizar la producción de incluso una amplia diversidad de productos, como de la habilidad de la empresa para establecer una o más relativamente invulnerables "bases" desde las que pueda adaptarse y extender sus operaciones en un mundo incierto, cambiante y competitivo. No es la escala de la producción ni siquiera, con límites, el tamaño de la empresa, lo que importa, sino la posición básica que es capaz de establecer por sí misma”

En la introducción de su libro más conocido “The Theory of the Growth of the Firm” publicado en .en 1959, expresa una de sus ideas fundamentales que pone como eje central a las personas que tienen un proyecto y lo llevan a cabo.

 "Toda la evidencia que tenemos indica que el crecimiento de las empresas está relacionado con los intentos de un grupo particular de seres humanos por hacer algo". 

Previamente, en 1952, publicó un artículo titulado “Biological Analogies in the Theory of the firm” (Analogías biológicas en la teoría de la empresa) en el que polemiza con Alfred Marshall, Kenneth Boulding y Armen Alchian –principal defensor de las teorías de Darwin aplicadas a la empresa-, que defendían la transposición de las leyes del crecimiento biológico de los organismos vivos de la naturaleza a las empresas. Considera que no son aplicables las leyes de selección natural al funcionamiento de los sectores de producción y que la respuesta y gestión de los empresarios puede alterar, con sus aciertos y sus errores, el proceso de nacimiento, desarrollo y desaparición que sucede con los seres vivos. Para concluir expresa lo siguiente  “Nuestro conocimiento de porqué los hombres hacen lo que hacen es bastante imperfecto, pero disponemos de evidencias, que formuladas de manera concisa, acerca de cómo los valores afectan a las acciones humanas, hace que muchas decisiones sean tomadas después de una exhaustiva consideración de alternativas, y que los hombres tienen una amplia percepción de las elecciones auténticas. La información que nosotros tenemos acerca del comportamiento de las empresas, reducida ciertamente, nos proporciona algunas explicaciones aceptables de lo que las empresas tratan de hacer y por qué. Las explicaciones biológicas reducen, cuando no destruyen, el valor de esa información sin poner nada en su lugar”

Podemos sintetizar la visión de Edith Penrose de la empresa en los siguientes puntos:

  • Un conjunto de recursos organizados administrativamente que crece y trata de sobrevivir en un entorno de competencia. Distingue entre los recursos y los servicios que se pueden obtener de éstos: "Los servicios que producen los recursos dependen de la forma en que son usados. Exactamente el mismo recurso puede proveer diferentes servicios según la forma en que se use o se le combine con diferentes tipos o cantidades de otros recursos". 
  • No hay dos empresas iguales. Los conocimientos que poseen las empresas son diferentes y el rendimiento que obtienen de sus recursos es diferente.
  • Cualquier recurso en cualquier empresa está infrautilizado. El gerente de la empresa trata de mejorar el rendimiento de los recursos de que dispone ya que esa es la mejor forma de aumentar la producción y los ingresos sin que aumenten los costes.
  • El conocimiento de la empresa sobre la tecnología y el mercado es clave para permitir un mejor aprovechamiento de los recursos.
  • Para Edith Penrose el concepto neoclásico de industria, como un conjunto de empresas homogéneas que producen productos idénticos, carece totalmente de sentido. El conocimiento empresarial es un recurso básico para la empresa ya que determina los límites en la capacidad de gestión y en la capacidad de aprovechamiento pleno de los servicios que pueden prestar los demás recursos disponibles de la empresa. Los recursos pueden adquirirse en el mercado, en el exterior de la empresa, pero los conocimientos necesarios para el control, la gestión y el crecimiento son creados en el interior de la empresa y por tanto establecen un límite al crecimiento.
  • Penrose distingue entre el crecimiento "interno" de la empresa, generado por la mejora en el conocimiento empresarial, en la gestión y en el aprovechamiento de los recursos, y el crecimiento "externo", generado por la adquisición de recursos externos. Esta adquisición de recursos externos va unida a un aumento de los recursos infrautilizados, ya que se requiere tiempo para que los recursos nuevos puedan ser plenamente "conocidos" y aprovechados.
  • Los recursos estratégicos son aquellos que son raros, difíciles de duplicar, valiosos y sobre los cuales una empresa tiene control. Los recursos pueden ser materias primas, como una mina de oro o un pozo de petróleo, o intelectuales, como patentes, e incluso marcas comerciales y marcas (como la valoración de la marca de un producto alimentario)

Vida de Edith Penrose

Edith Elura Tilton Penrose (1914-1996) nació y estudió en California, donde su padre era ingeniero en la construcción de autopistas. A los 18 años se casó con un compañero de estudios en la Universidad de California en Berkeley que moriría al poco tiempo en un accidente de caza. Edith quedó viuda y con un bebé a los veinte años. Se graduó en Economía en Berkeley en 1936. En 1939 aceptó un empleo en Suiza, en la Oficina Internacional de Trabajo (OIT) en Ginebra, bajo la dirección de su antiguo profesor de Economía, E.F. Penrose (Pen) con el que se casaría unos años después y del que adoptaría el apellido con el que ha pasado a la historia.

Mientras estuvieron en Suiza, Edith y Pen colaboraron en una organización de ayuda a judíos que huían de la Alemania nazi. Posteriormente se trasladaron a Londres donde Pen era asesor económico en la embajada de Estados Unidos y Edith, por encargo especial de Eleanor Roosevelt, estudia las condiciones sociales del Reino Unido. El resultado de su investigación fue publicado por la OIT con el título de "Food Control in Great Britain" (1940).

En 1945, ya casados, Pen y Edith vuelven a Estados Unidos, donde él trabaja en la ONU. En 1947 entran en la John Hopkins University donde ella realiza una maestría y el doctorado bajo la dirección de Fritz Machlup. Su tesis doctoral, sobre el sistema de patentes, "The Economics of the International Patent System"  es publicada en 1951.

Durante la "caza de brujas" del Comité de Actividades Anti-Americanas del senador McCarthy, los Penrose jugaron un papel muy activo en la defensa del académico Owen Lattimore. Sea por la preocupación de cómo les podía afectar en sus carreras profesionales o por su distanciamiento de la democracia de Estados Unidos, se marcharon del país al que nunca volvieron a trabajar. 

Se trasladaron a la Australian National University en Camberra, donde Edith Penrose empezó a escribir su  libro sobre la teoría del crecimiento de la empresa. En 1957 se traladan a Irak, a la Universidad de Bagdad. Durante varios años permanecen en el Oriente Medio, impartiendo clases en Beirut, El Cairo y Jartún, pero manteniendo su domicilio permanente en Bagdad. Fueron expulsados de Irak en 1968 después del triunfo del Baaz en el golpe de estado del 17 de julio.Irak, llevaba una década siendo una república, desde que en la Revolución del 14 de julio de 1958, se derrocó la monarquía Hachemí del rey Faisal II. En los últimos años, venía gobernando Abderramán Arif. Por entonces, el movimiento del socialista Partido Baaz se extendía por varios países de oriente medio. El citado día, tuvo lugar el pronunciamiento a través del cual los baazistas, apoyados por algunas facciones del ejército, se hicieron con el poder en un golpe en el que no hubo que lamentar un derramamiento de sangre. El Partido Baaz gobernó el país desde el golpe de 1968 hasta al caída del régimen de Husein durante la Guerra de Irak, en el año 2003.

Edith será profesora en la London School of Economics y en la The School of oriental and african studies (SOAS) donde fue nombrada catedrática en 1964.  En 1978  es nombrada catedrática de Economía en la escuela de negocios INSEAD, en Fontainebleau, París, una categoría universitaria que muy pocas veces había alcanzado una mujer. Durante estos años centró sus estudios en el desarrollo económico, la economía mundial y la lucha contra la segregación racial, participando en numerosos organismos internacionales.

Sin duda una de las mujeres economistas más relevantes del siglo XX con una vida llena de aportaciones teóricas y compromiso con la sociedad.

Fuentes y referencias

Para un mayor conocimiento de la vida y obra de la autora. "Edith Penrose: una nueva visión de la empresa" Maria Teresa Freire Rubio. Ana I. Rosado Cubero).Mujeres Economistas. (Páginas 435-461) Luis Perdices de Blas y Elena Gallego Abaroa (coordinadores). Ecobook 2007.
“A bibliografhy of female economic thought up to 1940” Kirsten K. Madden, Janet A. Seiz and Michèle Pujol Routledge 2004. (página 373)
La economía del sistema internacional de patentes , Baltimore, Johns Hopkins Press , 1951
La teoría del crecimiento de la empresa , Nueva York, John Wiley and Sons, 1959,
El crecimiento de la empresa: un estudio de caso: The Hercules Powder Company , Business History Review, volumen 34, edición de primavera, páginas 1 a 23, 1960
La gran empresa internacional en los países en desarrollo: la industria internacional del petróleo , Londres, Allen & Unwin, 1968
Nuevas orientaciones: ensayos sobre relaciones internacionales , con Peter Lyon, Frank Cass & Co, 1970
Irak: relaciones internacionales y desarrollo nacional , con Ernest Penrose, Boulder, Westview Press, 1978

Edith Penrose, teórica del funcionamiento de las empresas