miércoles. 21.02.2024
fportada
Imagen: @Educo_gratis

En mi reciente viaje a la isla de Cerdeña, en los clásicos viajes culturales que hago con grupos por todo el mundo, me sirvió para profundizar en el conocimiento de la cultura nurágica que se da en toda la isla, pero también se extendió por la vecina isla de Córcega.

Esta cultura surge alrededor del año 1700 a. C., que se corresponde con la Edad del Bronce medio y llega hasta el año 238 a. C. que finaliza con la llegada del mundo romano a la isla siendo está conquistada.

La arquitectura nurágica hace uso de los recursos geológicos extremadamente variados, que permiten usar diversos tipos de piedra, principalmente basalto, traquita y caliza y en menor medida granito y arenisca.

La civilización es muy rica en aspectos religiosos y culturales. La religión se basaba en cultos de tipo animistas y adoración a sus antepasados. En el animismo entran las creencias y ritos relacionados con el agua sana, celebrados en los pozos y en las fuentes sagradas.

  1. Su nuraxi di Barrumini
  2. La aldea de Tiscali
  3. El pozo Nurágico

La producción de cerámica va cambiando de forma con el paso del tiempo. El empleo del hierro da origen a la creación de armas, objetos ornamentales y aparecen las estatuas de bronce destinadas a los santuarios, que les llaman Bronzetti, destacando también las grandes estatuas de piedra.

El mundo nurágico se caracteriza por las típicas torres-fortalezas, donde podemos contemplar la aplicación de la falsa cúpula, que es originaria del Mediterráneo oriental. La cultura nurágica es el fruto de la evolución de una cultura megalítica preexistente, de la construcción de dólmenes y mehires.

Las torres son consideradas como los monumentos megalíticos de mayor altura y mejor conservados de Europa. Hay unanimidad dentro del mundo de los historiadores al ser considerados como estructuras defensivas que incluían graneros y silos.

Las piedras eran de grandes dimensiones y eran transportadas con la ayuda de yuntas de bueyes y después colocadas en hileras horizontales a seco sin utilizar ningún tipo de argamasa y se subían empleando pisos inclinados sobre andamios de madera bien anclados en el suelo.

Era un pueblo guerrero y de navegantes que comerciaban con los otros pueblos del mar Mediterráneo. Esta cultura nurágica ha producido no sólo los característicos complejos que hablamos, sino también la misteriosa aldea de Tiscali, el enigmático templo de “acqua sacra”, las tumbas gigantes, que eran monumentos funerarios colectivos de tipo túmulos y las sorprendentes estatuillas de bronce nurágicas, que representan principalmente a guerreros con espadas y escudos o arqueros y personajes son vistas como reyes o cabezas de clan.

Todos los nurágis tienen algunas características comunes, como que la puerta de entrada a los mismos siempre está situada en la dirección sur-sureste, hacia el sol y protegidas de los vientos predominantes

Se cree que esta cultura fue una civilización agropastoral organizado en clanes. Esta cultura convivió en Cerdeña con otras civilizaciones que llegaron a la isla como la fenicia, púnica y romana, sin llegar a ser absorbidos por ellos.

Si seguimos al arqueólogo Giovanni Lilliu clasifica a la cultura nurágica a través de cinco épocas:

1ª.- Abarca desde el año 1700 al 1500 a. C. donde empiezan a aparecer los primeros nurágis y las tumbas gigantes, al mismo tiempo que se mantienen manifestaciones de culturas anteriores como los mehires.

2º.- Abarca del año 1500 al 1200 a. C. y recibe aportaciones de culturas mediterráneas orientales, donde aparecen los nuragis con tholos [1] y se siguen manteniendo las tumbas gigantes.

3º.- Abarca del año 1200 al 900 a. C., donde los nurágis aparecen rodeados de cabañas redondas. Se continúa con las tumbas gigantes, pero ya aparecen también las inhumaciones en fosa. Aparecen los templos de pozo. La cerámica y las armas aparecen con rasgos típicos del mar Egeo. Aparece la iconografía guerrera y los menhires antropomorfos.

4º.- Abarca desde el año 900 al 500 a. C. Aparece la introducción del hierro. Las tumbas gigantes coexisten con tumbas individuales. Se produce la ocupación cartaginesa del suroeste de la isla de Cerdeña.

5º.- Abarca del año 500 al 38 a. C. Los recintos nurágicos aparecen unidos a poblados.

La llegada de los romanos a raíz de las guerras púnicas arrinconó a la cultura nurágica a las montañas del centroeste, especialmente a la región de Barbagia. Se considero que muchos de los aspectos que tiene la cultura tradicional sarda bien directamente de la cultura nurágica.

Su nuraxi di Barrumini

Antes de las excavaciones arqueológicas la estructura de este nurági se encontraba completamente enterrada por tierra y tenía el aspecto de una colina cualquiera, sin embargo con la aparición de grandes piedras, además de la aparición de trozos de cerámica es considerado el mayor nurági de Cerdeña.

Surge al oeste de Barumini, entre la margen occidental del Sarcidomo y de la Marmilla. Se encuentra sobra una altura de 238 metros que domina una amplia llanura. Destaca sobre el perfil horizontal de la meseta basáltica de la Giara de Gesturi, situado poco después hacia el norte.

Este nurági es una gran fortaleza construida en distintas épocas históricas, entre los siglos XIII y VI a. C., alrededor de una torre central. Este nurági fue excavado entre los años 1949 y 1956 por el arqueólogo, Giovanni Lilliu.

Toda su estructura es un ejemplo clásico de fortaleza cuadrilobulada y está constituida por una torre central edificada entre los años 1100 y 1050 a. C. y de cuatro torres dispuestas en los cuatro puntos cardinales, que son posteriores con una diferencia de unos trescientos años. Actualmente estas torres tienen una altura de unos ocho metros pero las originales las doblaban.

En la segunda mitad del siglo VIII a. C., los amplios bastiones defensivos, que se unían entre sí las torres, fueron reforzadas y la entrada se situaba en la parte sureste.

En el exterior de la línea del muro se extendía un pueblo compuesto por unas cincuenta cabañas, edificadas en planta circular con gruesos muros de piedra en sexo y recubierto con tejado de madera y paja.

Durante el siglo VI a. C., la reggia fue destruida y posteriormente reconstruida en época cartaginesa, para ser luego ocupado por los romanos antes de ser abandonada definitivamente.

Normalmente los nurágis están situados sobre alturas que les permiten el control visual de amplios territorios, como valles y terrazas. Podemos encontrarnos alguno en las llanuras, pero que están perfectamente escondidos y que pueden responder a otro tipo de estrategia.

Todos los nurágis tienen algunas características comunes, como que la puerta de entrada a los mismos siempre está situada en la dirección sur-sureste, hacia el sol y protegidas de los vientos predominantes, y también que se encuentran normalmente en alturas entre 200 y 700 metros, que se localizan en zonas agrícolas o mineras.

Debemos saber de la existencia de pozos de agua en el interior de los bastiones de los nurágis, normalmente situados en el patio.

Los nurágis poseen puertas adinteladas en las diferentes líneas de murallas, como para entrar a la torre central o a las diferentes torres, a las cuales se suele acceder desde el patio, cuya entrada como la de la estructura central presentan nichos laterales y acceso a escaleras helicoidales para acceder a los adarves.

Los corredores interiores llegan a rodear la cámara principal y comunicar ésta con las torres exteriores en los nurágis complejos.

La torre presenta en su interior una cámara más o menos circular con paredes que muestran una clara aproximación de hiladas hasta conformar una falsa cúpula. Esta cámara puede encontrarse también en altura, hasta una máximo de tres plantas, siendo la más pequeña como resultado de la forma general de la estructura.

Existen nichos en las cámaras, también podemos encontrarnos otras pequeñas cámaras secundarias situadas en un plano ligeramente superior y a las que se puede acceder con escaleras o escalas.

Para tener acceso a las partes más altas había una escalera de piedra en forma de espiral, situada a la izquierda de la entrada, que conduce desde la cámara de la planta baja hasta los pisos superiores y a la terraza. Algunas ventanas iluminaban las escaleras.

Existen evidencias de restos constructivos en madera, que pudieran incluso subdividir en altura las cámaras. Las torres tienen un remate almenado de madera configurando un auténtico castillo.

Los muros están constituidos de bloques más o menos trabajados, de mediano o gran tamaño, situándose los bloques más grandes en la parte inferior.

La aldea está construida en su totalidad alrededor de las paredes de la sima y no es visible hasta que se llega al interior de la cavidad, a través de una amplia abertura en la pared de roca

En algunos casos, presentan una clara estructura en hileras y no se conoce ningún caso en el que se pueda sugerir que se ha utilizado argamasa para unir las piedras, aunque si se conocen revestimientos de vanos, sobre todo en las cabañas.

Las viviendas clásicas se sitúan a menudo en forma de estancias circulares adosadas en torno a un espacio central abierto. Se construyeron con piedras de mediano tamaño, puestas una sobre la otra sin ningún tipo de argamasa.

El espesor del muro es bastante grueso, para que así pueda sostener el techo. Normalmente en el centro no existía poste. Eso nos dice de la existencia de un hogar en el centro de la cabaña. Este podría estar constituido por un pequeño círculo de cantos o de lajos de piedra o de un anillo de arcilla.

La cubierta solía ser de forma cónica formado a partir de cañas y ramajes sobre un armazón de madera a semejanza de las estructuras todavía hoy en uso. Como son las residencias de pastores, conocidas en la isla con el nombre de pinnetas, alguna de las cuales presentan una cubierta de falsa cúpula.

La aldea de Tiscali

Se encuentra situada sobre el monte Tiscali que es una pequeña montaña de 518 metros de altitud sobre el nivel del mar entre el Supramonte de Dorgali y el de Oliena.

Se halla una enorme dolina en la cima del monte en la que reposan los restos de una serie de edificaciones que han sido atribuidas al último periodo de la cultura nurágica entre los siglos VI y IV a. C.

La aldea está construida en su totalidad alrededor de las paredes de la sima y no es visible hasta que se llega al interior de la cavidad, a través de una amplia abertura en la pared de roca.

Fue descubierta accidentalmente en el año 1910 por Ettore Pais, cuando todavía estaba en excelentes condiciones de conservación. Sin embargo, el yacimiento no se describe y cartografía con precisión hasta el año 1927, por Antonio Taramelli.

Décadas de abandono y de pillaje han dañado enormemente el yacimiento, que sin embargo sigue siendo un lugar con una atmósfera muy sugerente. En la pared rocosa de la dolina se halla también una gran apertura que da al valle de Lanaitto, a pocos kilómetros de Oliena.

Comenzó un proyecto para restaurar y salvaguardar el lugar en el año 1995, que ha sido confiada a una cooperativa local, de acuerdo con la Superintendencia para el patrimonio arqueológico de Sassari y Nuoro.

El asentamiento de Tiscali se encuentra en el interior de una dolina cársica troncocónica que surgió tras la caída de la bóveda de la amplia sala de una cueva en tiempos remotos. Está ubicada en la cima del monte Tiscali a 500 metros sobre el nivel del mar que se erige a la derecha del río Sa Oche en el valle de Lanaittu, en una posición de control privilegiada, en la frontera con el Supramonte de Dorgali y el Supramonte de Oliena.

Conocida y frecuentada por los pastores de Dorgali y Oliena, y visitada en el año 1910 por Ettore Pais, cuando todavía se encontraba en buenas condiciones, y en el año 1927 por Antonio Taramelli, fue interpretada por ambos ilustres como un refugio de los sardos durante la conquista romana de Cerdeña.

Tras décadas de abandono y saqueos, la aldea se encuentra en un estado devastador aunque, a pesar de ello, sigue emanando un ambiente muy sugerente. Las cabañas, la mayoría destrozadas en la actualidad, son de un tamaño reducido, con planta circular y ovalada alargada.

Los muros, que se han conservado hasta una altura limitada, se construyeron con piedras de caliza local ligeramente labrada. Una de las cabañas presenta muros salientes de un grosor modesto que, en un principio, debían sujetar un techo cónico de follaje. En su interior había un nicho y bargueños, mientras que la entrada todavía cuenta con un arquitrabe de madera.

Las investigaciones realizadas de la mano de la Superintendencia arqueológica (excavaciones de 1999 y 2003) y la información hallada en la superficie han permitido recuperar material de la Era Nurágica de la Edad del Bronce Media entre los siglos XVI-XIV a.C. y de la Edad del Hierro entre los siglos IX-VI a.C., e incluso de la Era Romana entre los siglos II-I a.C.

Los datos arqueológicos nos permiten interpretarlo como un asentamiento civil formado por estructuras residenciales, almacenes, recintos para guardar el ganado, etc., vinculado con actividades agropastoriles del territorio, con una posición reparada y protegida naturalmente de la intemperie, como el bochorno de verano.

Reconstrucción hipotética de la dolina de Tiscali
Reconstrucción hipotética de la dolina de Tiscali

El pozo Nurágico

El templo de pozo nurágico más representativo, mejor conservado, sugerente, y misterioso surge cerca de un pueblo de la Cerdeña centro occidental.

“Representa la cima de la arquitectura de los templos de las aguas. Sus proporciones son tan equilibradas (…), su composición geométrica tan estudiada (…), es tan racional (…), que cuesta creer (…) que sea una obra realizada aproximadamente el año 1000 a.C.”.

Así describe el «padre» de la arqueología sarda Giovanni Lilliu el pozo del santuario de santa Cristina, el área nurágica sacra por excelencia, que se yergue en un altiplano basáltico, en el territorio de la cercana Paulilatino.

El nombre deriva de la adyacente iglesia campestre de Santa Cristina, que se remonta al siglo XI, de la que queda parte del ábside y, alrededor, 36 muristenes, características casas para albergar a los peregrinos durante la celebración de las novenas, a mitad de mayo en honor de la santa y a finales de octubre la celebrada en honor del arcángel Rafael.

El sitio arqueológico surge a unas decenas de metros de un asentamiento cristiano medieval, sumergido en el verde de los olivos centenarios. 

Se divide en dos núcleos: en el primero se encuentra un templo de pozo, que se remonta al último periodo de la edad de Bronce (siglo XII a.C.), abrazado por un recinto sagrado en forma de cerradura. 

Construido con piedras de basalto finamente elaboradas y con técnicas precisas, el templo es una joya con unas formas geométricas perfectas.


Bibliografía

Angius, V. “Città e villaggi della Sardegna dell'Ottocento”. 2006. Nuoro 2006.
Delussu, F. ”L'incontro tra Sardi e Romani in Barbagia: l'evidenza del sito di Tiscali, in Sardegna Mediterranea”. 2009.
LO SCHIAVO F., Lo Scavo, F. “La voragine di Tiscali-Oliena, in Sardegna centro-orientale dal neolitico alla fine del mondo antico”. 1978. Sassari.
Moravetti, A. “Serra Orrios e i monumenti archeologici di Dorgali, Sardegna Archeologica. Guide e itinerari, 26, Sassari 1998, pp. 97-105.
Moravetti, A. “Carbonia-Fonni, in La Sardegna. I Tesori dell’Archeologia”. 2011. La Biblioteca della Nuova Sardegna, vol. 3, Sassari.
Pais, E. “Tiscali nel Nuorese, in Rivista d'Italia”. 1911.
Taramelli, A. “Edizione archeologica della Carta d’Italia”. 1929. Firenze.
Taramelli, A. “Dorgali (Nuoro) Esplorazioni archeologiche nel territorio del Comune, in Notizie degli Scavi. 1933.


[1] Un tholo es, en la arquitectura de la antigua Grecia, una construcción de forma circular.

La cultura Nurágica