<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
lunes. 26.09.2022
sol_figuracion

La antropología de la religión es una rama de la antropología cultural que estudia el origen, desarrollo y evolución de los fenómenos religiosos en las distintas sociedades y grupos humanos. La antropología moderna adopta una completa continuidad entre el pensamiento mágico y la religión y que cada religión es un producto cultural creado por la comunidad que la practica.

  1. Aportaciones sobre el origen de la religión
  2. Clasificación de las religiones
  3. Preguntas sobre el sentido de la vida
  4. Funcionalidad de la religión

Aportaciones sobre el origen de la religión

Conocer el origen de la religión es muy complicado si no es imposible saberlo.

Hace mucho tiempo, Loisy (1934) afirmaba que: “seguramente, la percepción directa de los primeros orígenes de la religión y de la moral se nos escapa, y, probablemente se nos escapara siempre”.

Tylor considera que el animismo “es la base de la Filosofía de la Religión, desde la de los salvajes hasta la de los hombres civilizados”; la teoría del alma es la parte principal de un sistema de filosofía religiosa que une, en una ininterrumpida línea de conexión mental, al salvaje adorador de fetiches y al cristiano civilizado”

Para Spencer la religión se originó con el culto a los espíritus ancestrales. De la misma manera que el temor ante el conflicto y las demás dificultades de la vida cotidiana era el factor que había dado lugar al establecimiento del control político, el temor a la muerte había constituido según Spencer, el principio que había hecho posible la introducción del control religioso en la vida de las sociedades humanas.

Frazer (1928) cree que la religión se originó cuando los hombres se apercibieron que la magia, es decir, la manipulación de la realidad mediante sus propios esfuerzos no era suficiente para conseguir los bienes que deseaban. Además, establece tres etapas históricas en la evolución de la humanidad: la magia, la religión y la ciencia: La parte psicológica de su tesis contrapone la magia y la ciencia a la religión. En consecuencia: mientras el practicante de la magia y el científico, realizan sus operaciones con plena confianza en sus facultades, el sacerdote las realiza con temor.

Andrew Lang, tiene como aportación más original en la idea de un Dios creador, paternal y omnisciente, se percibe claramente en los pueblos más primitivos del planeta. Aunque opinaba que era imposible establecer científicamente el origen de la religión, afirmaba que el monoteísmo era cronológicamente anterior al animismo.

Marett afirma que el origen de la religión estaba relacionado con “la línea ortogenia de la evolución humana” más que con las peripecias históricas en un sentido convencional.

James refiere que es necesario situar el origen de la religión en el profundo sentimiento de soledad del ser humano ante el mismo y del mundo que le rodea. James, con su afirmación sobre el sujeto humano como centro capital de la religión, se opuso decididamente a la tesis defendida por Emile Durkheim según la cual el origen de la religión era primordialmente de carácter social.

Clasificación de las religiones

Hay que saber, que actualmente se puede encontrar muchas formas de clasificar a las religiones. Así, Duch, en su libro “Antropología de la religión” los clasifica en los siguientes modelos: Modelo de Antigüedad, Modelo Histórico, Modelo Geográfico y modelo Fenomenológico y Sociológico.

Por otro lado, el portal del mundo de religiones las clasifica en las siguientes maneras:

1. Por concepción teológica:

1.1. Teísmo: Es la creencia en una o más deidades. Dentro del teísmo cabe destacar: Panteísmo: Son aquellas que crean de que el Universo, la naturaleza y Dios son equivalentes.

1.2. No teístas: Son aquellas que rechazan la existencia de dioses absolutos o creadores universales, o bien les otorgan funciones menores o muy específicas. Como el caso del Budismo y el Taoísmo.

1.3. Politeístas: Son aquellas que creen en la existencia de diversos dioses organizados en una panteón o jerarquía, como ocurre en el Hinduismo, el Shinto japonés, o las antiguas religiones de la humanidad como la griega, la romana o la egipcia.

1.4. Dualistas: Son aquellas religiones que suponen la existencia de dos divinidades opuestos y enfrentados entre sí, pero uno de ellos merece ser venerado por sus fieles mientras que el otro se considera demoníaco o destructivo. Incluye en esta categoría el Maniqueísmo y el Catarismo.

1.5. Henoteístas: Se refiere a la creencia en un sólo Dios admitiendo la existencia de otras deidades, como sucedía en la antigua religión egipcia.

1.6. Monoteísmo: Son aquellas religiones que afirman la existencia de un solo Dios, que a menudo se considera como el creador del universo. Las religiones monoteístas más numerosas como: el Cristianismo, el Islam y otras mucho menos minoritarias como el Judaísmo y la fe Bahai.

2. Por revelación:

2.1. Las religiones reveladas, su fundamento es una verdad revelada de carácter sobrenatural desde una deidad o ámbito trascendente y que indica a menudo cuáles son los dogmas en los que se debe creer y las normas y ritos que se deben seguir.

2.2. Las religiones no reveladas, su origen no es un mensaje dado por deidades o mensajeros de ellas, aunque pueden contener sistemas elaborados de organización de deidades reconociendo la existencia de estas deidades y espíritus en las manifestaciones de la naturaleza.

 3. Por origen o familia:

3.1. Abrahámicas o semíticas.
3.2. Dhármicas o indicas.
3.3. Iranias.
3.4. Neopaganas.
3.5. Tradicionales africanas.
3.6. Tradicionales nativos americanas.
3.7. Sectas o nuevos movimientos religiosos

Preguntas sobre el sentido de la vida

En cuanto que construimos nuestra identidad en las relaciones interpersonales, al morir las personas que son importantes para nosotros, desaparece también una parte de nuestra biografía y sentimos la falta de fundamentación sobre la que vivimos.

Dependemos de los demás, con los que nos relacionamos, y por ello no somos indiferentes a sus presencias y ausencias en nuestra vida, que son también un anuncio de nuestra propia muerte. La pregunta acerca de qué es lo que quedará de nosotros nos lleva a interrogarnos sobre si la vida tiene sentido y si nuestras creaciones y acciones tienen algún valor.

Aquí es dónde las religiones juegan un papel determinante, en cuanto que ofrecen respuestas acerca del origen, significado y final de la vida. Son preguntas de todas las culturas y de todos los tiempos, respondidas por los distintos humanismos, éticas, filosofías e ideologías, y, sobre todo por las religiones.

Funcionalidad de la religión

La funcionalidad de una religión, aún bien adaptada a las necesidades personales y sociales de sus miembros, no es una garantía de su verdad. En realidad todas las religiones tienen componentes de ilusión y de figuración que, sin embargo, son esenciales para la vida.

Pero su adaptación a las necesidades sociales es una de las razones de la persistencia, universalidad y capacidad de supervivencia de las religiones. No hay ninguna sociedad histórica sin un sistema de prácticas y creencias religiosas. La religión es una posibilidad para el individuo, aunque es muy dudoso que no haya en él ninguna dinámica, pregunta o predisposición a la religión, por fragmentaria que sea, después de milenios de socialización religiosa y de una cultura impregnada por ella.

Esta funcionalidad de la religión es la que lleva también a que haya religiones, existan o no los dioses. La creencia en Dios puede ser discutible, aunque la pregunta por Dios surja en relación con el mundo y la sociedad, y se mantiene como una interpelación constante para el hombre.

Pero lo que no es discutible es la religión en cuanto hecho antropológico y sociocultural, tan viejo como el hombre, cuya persistencia se debe a necesidades y preguntas constitutivas de la existencia humana.

El vacío de las religiones es propicio a la irrupción de lo irracional en la forma de esoterismos, gnosticismos, misticismos, mientras que otras instancias como el nacionalismo asumen funciones de religiones seculares.

Y es que las necesidades existenciales del hombre, cognitivas y emocionales, facilitan el surgimiento de sistemas de creencias y prácticas que ofrecen estabilidad, seguridad emocional e imágenes del mundo, que facilitan la adaptación a una vida con sentido, identidad y coherencia. Por eso, aunque se ponga en duda que Dios exista, siempre subsistirán religiones y la muerte de unas conllevará el nacimiento de otras.

Por último, compartir esta reflexión de Víctor Hugo: “La tolerancia es la mejor religión”.

El fenómeno religioso: ilusión y figuración