lunes. 22.04.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Vicente I. Sánchez | @Snchez1Godotx

Coincidiendo con la celebración de San Valentín, el Teatro La Latina ha inaugurado "50 sombras, el musical", un disparatado espectáculo inspirado en la famosa saga de E. L. James que parodia sin ningún tipo de complejo este universo lleno de seducción y vicio, todo desde el humor más loco y divertido.

El musical comienza con un club de lectura en el que tres amas de casa desesperadas se aburren y fantasean con una vida más apasionada y estimulante. Todo cambia cuando comienzan a leer "50 sombras de Grey" y se introducen en el peculiar mundo de amo y sumisa entre Anastasia Steele y Christian Grey. Así, como si fuera el resultado de la imaginación de estas señoras, nos adentramos en la historia de la novela, conociendo a sus personajes principales y adentrándonos en la esencia de la historia de E. L. James, pero todo ello desde el absurdo más descarado.

Un disparatado espectáculo que parodia sin ningún tipo de complejo este universo lleno de seducción y vicio, todo desde el humor más loco y divertido

Dirigida por Matteo Gastaldo y con la dirección musical de Fabio Serri, se trata de un espectáculo que da una vuelta total a la novela para jugar con los estereotipos del texto original, que ya de entrada daba bastante juego para el debate. Uno de los puntos más divertidos de la obra es la interpretación que hace Leo Riverade Stephan Gray, dando vida a un personaje presumido y totalmente desatado que se presenta perfecto para una comedia musical de enredos de este tipo. Suyos son también algunos de las canciones y momentos más épicos del espectáculo. Junto a él destaca una divertida Ana Herebia dando vida a Anastasia Steele, potenciando inicialmente su aspecto más inocente y virginal, para llevarla posteriormente hasta la locura y la excentricidad más total. Completa el reparto Flor LopardoPaule MallagaraiLucia AmbrosiniPaula DiazTatán Sellés y Carles Vallés para dar color a una historia que se presenta como una fiesta llena de color y purpurina perfecta para un plan con amigos.

Una parte interesante del espectáculo es que, aunque claramente es una parodia en la que el sinsentido es un elemento indispensable, los actores se lo toman muy en serio, y en ningún momento se alejan del texto ni se parten de risa ante las locuras que están pasando en escena. Lo cual ayuda de manera definitiva a meternos en la historia.

Un enfoque que proporciona interesantes reflexiones sobre el papel de la mujer y su empoderamiento, el maltrato y, sobre todo, los vicios ocultos de la sociedad

Gran parte del éxito se debe a la música y letra de Albert SamuelsAmanda B. DavisJoseph SheltonAshley Ward y Dan Wessels, con números sencillos pero llenos de dobles lecturas y con algunas canciones muy afiladas que son simplemente desternillantes. Un interesante apartado musical que se desarrolla en un escenario que huye de complicaciones y que se muestra correcto en todo momento, si bien los personajes aluden en varios momentos que para ciertas escenas debemos tirar de imaginación.

La obra llega al Teatro La Latina tras cosechar un importante éxito en Estados Unidos, gracias sobre todo a un sentido del humor muy disparatado que acaba retorciendo el imaginario de la obra para darle un enfoque mucho más actual, proporcionando interesantes reflexiones sobre el papel de la mujer y su empoderamiento, el maltrato y, sobre todo, los vicios ocultos de la sociedad. Lo cierto es que entre broma y broma se introducen elementos que dan para un debate posterior mucho más sosegado.

"50 sombras, el musical" podrá verse en el Teatro La Latina hasta el 31 de marzo.

50 sombras, el musical: seducción, risa y empoderamiento en La Latina