viernes. 19.04.2024
Murales con arte huichol decoran casa de cultura de Santiago de Galicia de Compostela de Indias o Compostela (Nayarit. México)
Murales con arte huichol decoran casa de cultura de Santiago de Galicia de Compostela de Indias o Compostela (Nayarit. México)

Los huicholes constituyen un grupo étnico formado por 60.000 indígenas que habitan lugares montañosos, que no han variado sus costumbres y su forma de vida, desde tiempos de la conquista española. Cuando los españoles invadieron México, el pueblo huichol huyó a la sierra, de difícil acceso, para conservar su autonomía, y esta independencia les permitió forjar una cultura con tradiciones y una estética muy particular.

  1. Artículos más tradicionales
  2. Exhibiciones de arte huichol
Madre huichola con su hijo
Madre huichola con su hijo

Los wixárika conocidos en español como huichol, son un grupo étnico mayoritario del estado de Nayarit que habitan en el oeste central del país, en la Sierra Madre Occidental y partes de la sierra de Jalisco, Durango y Zacatecas. 

Se autodenominan wixárikala gente, que proviene de la adaptación al idioma náhuatl del autónimo wixarika. Han recibido influencias mesoamericanas, lo que se refleja en que el huichol tiene rasgos típicos del área lingüística mesoamericana.

Su espiritualidad tradicional incluye la recolección y el consumo del peyote, un cactus que posee efectos alucinógenos debido a sus alcaloides, como la mescalina.

Está dividida en cinco grandes comunidades y llegaron a la región de la barranca de Bolaños después de los tepecanos. Los antropólogos e historiadores no están de acuerdo respecto a la fecha en la que llegó esta etnia a la región, pero los mismos wixárika reconocen en sus leyendas, que cuando llegaron a sus tierras actuales, ya había otra etnia que las habitaba. 

La historia oral de los tepehuanes afirma que algunas poblaciones actualmente habitadas por wixárika, fueron tepehuanas en el pasado. No existen relatos en la historia oral ni de los tepehuanes ni de los wixárika que hable de ninguna conquista o dominación de los wixárika por parte de los tepehuanes.

Cuando los españoles invadieron México, el pueblo huichol huyó a la sierra, lo que les permitió forjar una cultura con tradiciones y una estética muy particular

El peyote no crece en la región de los wixaritari, pero es abundante en San Luis Potosí, territorio que fue dominio central de los guachichiles antes de la llegada de los españoles. A los guachichiles se les reconocía como una etnia fieramente defensiva de su territorio. Que los guachichiles hubieran dejado pasar por su territorio a guerreros a cazar sin perturbarlos indica que los reconocían como parte de su misma etnia. Esto lo confirma la historia oral de los wixárika, ​así como la similitud entre el idioma de los wixárika, que tiene más similitud con la lengua de los guachichiles, ya extinta, que con la de los coras, sus vecinos actuales. 

Llegaron los wixárikas a la región de la barranca de Bolaños como refugiados y se asentaron entre los pueblos de los tepehuanes. Es probable que se mezclaran los pueblos, ya que es evidente que estas dos etnias compartían muchas tradiciones, rituales, como el del uso de chimales, o palos de oración, y del peyote en sus ceremonias, y se unían bajo un solo líder para defenderse de las incursiones españolas y para montar rebeliones contra el gobierno colonial español. Queda documentada una rebelión montada entre las dos etnias en El Teúl en 1592​ y otra en Nostic en 1702.

El mundo Huichol, está dividido en tres universos, el primero es el de la mitología, con la creencia de que la vida empezó en el océano, el segundo que la vida de todos los las tradiciones huicholes tiene como referencia al maíz, y el tercero tiene que ver con el misticismo que revela el mundo, el arte de sus rituales que los distingue, y les dan identidad como comunidad.

Según los arqueólogos, tanto ellos como sus vecinos lingüísticos, los coras, ya habían establecido sus raíces en esta zona cuando empieza la temporada clásica mesoamericana en los años 200 a 700 de nuestra era.

Se consideran descendientes de la perra negra, “tsuku mauyusauye”, que les ayudó durante el diluvio, aunque su origen no está claro. Los historiadores creen que provienen de diversos grupos que fueron asentándose con el correr de los años en la Sierra Madre Occidental y las hipótesis que se barajan indican que provienen de la rama yuto azteca y que fueron desplazados por algún imperio mesoamericano.

Su espiritualidad tradicional incluye la recolección y el consumo del peyote, un cactus que posee efectos alucinógenos 

En su mitología, se puede hallar elementos de tribus del norte como el ritual del peyote, y elementos de tribus del sur, que se puede observar en su creencia de que los dioses emergieron del mar. Su mitología explica el origen de una existencia estructurada donde el mar, el caos y el desorden aparentemente, son preexistentes.

Actualmente, los huicholes siguen defendiendo sus tierras de los abusos e invasiones de mestizos, de sangre india mezclada con la sangre española, como es la mayor parte de los mexicanos, u otros indígenas de la Sierra, quienes ejercen una constante presión para apoderarse de los recursos de su territorio.

La actividad central en la religión tradicional de los wixaritari es la recolección y consumo ritual del peyote, un cactus alucinógeno, en el lugar que ellos llaman wirikuta, que se ubica, en el estado de San Luis Potosí.

Arte huichol
Arte huichol

En sus actos religiosos suele hacerse uso del peyote. La siguiente es una descripción de lo que para ellos significa el uso de este cactus:

“Hay quienes tenemos alguna enfermedad física, del alma o del corazón o simplemente no hemos podido encontrar nuestra vida. En este desierto viviente y mágico, confín del mundo, el Venado Azul se nos revelará para encontrar nuestra vida, él nos enseñará, él será nuestra medicina. Una maximización del espíritu nos conducirá hasta el punto de la transformación temporal en transición a la exaltación espiritual, para encontrar las fuerzas del equilibrio. Esa capacidad inefable para aventurarnos sin temor en el angosto puente a través del gran abismo que separa el mundo ordinario del mundo del más allá. Para lograr estas fuerzas del equilibrio, debemos vencer nuestros miedos, quitar los malos pensamientos de nuestros corazones y unirlos. Los peregrinos debemos de estar limpios de todo mal de sentimiento, debemos de regresar al periodo de la vida en que éramos inocentes, antes de que fuéramos adultos, mundanos, ya que a esta tierra madre venimos a nacer. El pasar de este mundo al más allá podremos hacerlo, porque al recibir el Venado Azul, dejaremos de ser ordinarios, seremos transformados. Pero hay que recordar que es solamente temporal, porque somos solamente hombres y mujeres, y no dioses.”

La religión de los huicholes, sus creencias y las ceremonias y mitos, se basan en la veneración del peyote, el venado y el maíz, teniendo una gran relevancia en las representaciones que hacen de sus dioses.

Son prácticamente los únicos en México que cuentan con una población importante de fuertes creencias con un arraigo religioso prehispánico. Su religión consiste en cuatro principales deidades: maíz, águilas, ciervos y peyote, todas ellas descendientes del sol, “Tau”. Sus actos religiosos se llevan a cabo en un monte llamado “Quemado”, en el estado de San Luis Potosí, dividido en dos, un lado para las mujeres y otro para los hombres.

Con el “rito del tambor”, se protege a los niños a partir de su nacimiento hasta los cinco años de edad, en que aparece en el centro el Sol, cuya línea circular en rojo y amarillo, está coronada por una cornamenta de venado, y entre las astas sobresale el dibujo de un peyote. En torno a la simbolización del “abuelo fuego” están tejidos otros elementos religiosos importantes: rayos de sol, flechas, estrellas, flores, velas, el tambor ritual y un árbol cósmico integrado por uno o más ojos de Dios.

El “ojo de Dios” es la figura instrumental religiosa más conocida de la cultura huichola. Representa los cinco puntos cardinales del cosmos wixárika: oriente, poniente, norte, sur y centro. Un ojo de Dios equivale a un año en la vida de un niño y anualmente, después de su iniciación en la Fiesta del tambor su padre debe elaborar uno hasta que cumpla cinco años de edad, para que siempre esté protegido.

El arte huichol tiene una belleza enigmática y colorida, que nos acerca a sus orígenes más remotos y que constituye estilos tradicionales y actuales en las artes populares y folklóricas. Es una transcripción de las imágenes que visualizaron los chamanes provocada por la bebida ritual hikuri, de las cuales surgieron una cantidad de leyendas relacionadas con su cosmogonía. Una de sus características principales es la decoración llamativa y colorida de bocetos que se crearon hace varios siglos, que son en realidad las visiones que obtienen en sus rituales.

Actualmente, los huicholes siguen defendiendo sus tierras de los abusos e invasiones de mestizos, de sangre india mezclada con la sangre española

El origen del arte huichol radica en una tradición ancestral, donde se pasan de generación en generación, la transcripción física de las imágenes visualizadas por los chamanes huicholes y tiene su inicio en el arte ritual perteneciente a una práctica religiosa específica.

Se puede ver este arte como una forma de escritura, ya que a través de las creaciones, los huicholes nos cuentan sus historias y sus mitos, dejando un pedazo de su vida en cada obra que realizan. No hay otro grupo étnico en México que conserve tan profundamente sus creencias, cultos y tradiciones como los huicholes.

Su filosofía religiosa, como forma de expresión, se basa en un universo dividido por tres entidades: el venado, el maíz y el peyote. Esta tradición transmitida durante siglos, en forma oral y práctica, tiene como cualidad común, el uso del hilo de estambre para plasmar diversos símbolos con vistosas tonalidades. De esta manera, se emplean para decorar el tejido de cuadros, máscaras, y prendas de vestir, como cinturones, fajas o bolsos; e inclusive, son grabados en cuencos y en instrumentos musicales.

Cuando los huicholes elaboran sus artículos ceremoniales, le dan mucha importancia tanto a los materiales, como a los colores y diseños usados, debido a su significado sagrado relacionado con los dioses, como la madera del árbol de Brasil que se vincula con Tayau, o el padre sol, y la flor blanca de cinco pétalos, se asocia a las lluvias, las buenas cosechas, y a la salud. Sin embargo, los motivos más importantes están asociados con el venado y el maíz, como fuentes primarias de alimentación, y con el peyote, por ser el vínculo a la dimensión cosmogónica. Hoy en día los materiales utilizados han ido variando, y también los diseños que se han transformado poco a poco, aunque hay algunos símbolos que aún se tienen en cuenta por su significado importante que tiene en sus comunidades, creencias y tradiciones.

Sus cuadros de estambre, abalorios, bolsas, objetos de vestir y más, han tenido una gran aceptación tanto en el mercado mexicano como en el extranjero. Se elaboran sobre tablas de madera con cera, o las piezas que se trabajan forrando figuras con chaquira sobre bules, venados, violines, tortugas, etcétera. Las obras que están hechas con chaquiras ó con hilo, estambre, llevan motivos simbólicos, historias de la cultura y leyendas huicholes, de su cosmogonía que ofrecen un panorama de la sociedad huichol.

La producción y decoración de las obras de arte con abalorios o cuentas, no se inició con la entrada de abalorios de vidrio venidos de Europa, que fue lo que ocurrió con miles de culturas indígenas, sino que estos abalorios llevan siglos en la cultura huichol en la cual se utilizaban piedras, turquesas, arcilla, huesos, jades o semillas, entre otras cosas. Este arte poco a poco se hizo popular gracias a las pinturas de hilo. Sin embargo, los diseños que estas pinturas representaban eran diseños difíciles de imitar y muchos de los artistas huicholes tardaban incluso semanas en terminar un único diseño.

El arte huichol tiene una belleza enigmática y colorida, que nos acerca a sus orígenes más remotos

Sin embargo, este pueblo no tiene muchos espacios donde vender sus creaciones, y los intermediarios que compran su obra para revenderla, en ocasiones, ganan mucho más que los productores mismos.

La decoración colorida utilizando símbolos y diseños que datan de hace siglos es un elemento común a toda la producción de los huicholes. Los productos más frecuentes y comerciales son los “cuadros de estambre” que consisten en presionar estambre comercial en tableros cubiertos con cera y resina y son derivadas de una tabla ceremonial llamada “nearika”.

Los huicholes tienen una larga historia de trabajo con abalorios, haciéndolos de arcilla, conchas, corales, semillas y demás y usándolos para hacer joyería y decorar cuencos y otros objetos.

Arte huichol
Arte huichol

Los abalorios “modernos” usualmente consisten en máscaras y esculturas de madera cubiertas con pequeñas y coloridas cuentas comerciales sujetadas con cera y resina y aunque los materiales hayan cambiado y el propósito de los objetos haya variado de religioso a comercial, los diseños han cambiado muy poco y muchos conservan su significado religioso y simbólico.

La experiencia de la mayoría de los extranjeros con el arte huichol es como turistas en áreas como Tepic la Riviera Nayarit, Guadalajara y Puerto Vallarta, sin saber nada acerca de quién fabrica los artículos y acerca de los significados de los diseños. Existen algunos artistas huicholes notables. El arte huichol más conocido está hecho con artículos modernos producidos comercialmente como el estambre y pequeñas cuentas, que han remplazado muchos de los materiales tradicionales, como la arcilla, la piedra y los colorantes vegetales.

Las técnicas para fabricar y utilizar abalorios han estado vigentes desde mucho antes de eso, con cuentas hechas de huesos, arcilla, piedra, coral, turquesa, pirita, jade y semillas.

La vinculación de los cuadros de estambre y abalorios hechos actualmente, es la continuación de los patrones tradicionales utilizados durante siglos para representar y comunicarse con los dioses.

El uso de los materiales comerciales ha permitido la producción de diseños más elaborados y colores más brillantes, así como una mayor flexibilidad en cuanto a reproducción de los conceptos tradicionales, y producción del arte popular comercializada, así como de artículos estrictamente religiosos.

Estas pinturas de hilo modernas se hicieron populares rápidamente y fueron imitadas. Se han desarrollado en diseños complejos que pueden tardar semanas en terminarse. Los cuadros de estambre condujeron a la experimentación con otros materiales producidos comercialmente como las cuentas, las cuales han ocupado el lugar del hilo para muchos artesanos huicholes. Este trabajo con abalorios ha sido expandido para incluir la decoración de cabezas de jaguares, máscaras del sol y la luna y varias figuras animales.

Los abalorios “modernos” usualmente consisten en máscaras y esculturas de madera cubiertas con pequeñas y coloridas cuentas comerciales sujetadas con cera y resina

Este arte producido con fines comerciales ha proporcionado una importante y sostenible fuente de ingreso para los huicholes. A pesar de que se están usando nuevos materiales, se están conservando símbolos tradicionales y se están transmitiendo a las jóvenes generaciones. Sin embargo, la producción de artículos para el mercado comercial ha ocasionado la controversia de la “autenticidad” del arte con hilo y cuentas debido a los orígenes modernos de las figuras actuales.

Gran parte de la “autenticidad” de los trabajos modernos tiene que ver con el uso continuado de símbolos y diseños tradicionales, pero algunos artículos huicholes pueden ser catalogados como no tradicionales, o en el límite de lo tradicional, como la producción de decoraciones para árboles de Navidad, máscaras del sol y la luna, el uso del jaguar, y la incorporación en los diseños de imágenes modernas como aviones y edificios modernos.

Artículos más tradicionales

A pesar de que los cuadros de estambre y artículos decorados son las piezas más conocidas y vendidas, los huicholes continúan fabricando un número de otros tipos de arte popular y artesanías. Los urus, o flechas para rezar, son flechas ceremoniales creadas para ser lanzadas al aire y hacer una petición a los dioses por bendiciones especiales. En ocasiones se suelen dejar en ciertos lugares o arrojadas río abajo. Estas flechas se decoran con símbolos y diseños relacionados con la petición.

Una “kuka” es una máscara ceremonial tridimensional, que se decora con cuentas y surgen de pequeños cuencos de calabaza originalmente cubiertas con semillas, huesos, arcilla, coral y conchas, pero que han sido remplazados por cuentas producidas comercialmente. De estas máscaras se deriva la práctica moderna de cubrir escultural de madera con cabezas de serpientes, muñecas, animales pequeños y jaguares, otras formas.

Los “nearika” son objetos ceremoniales muy decorados, los cuales pueden ser circulares o con forma de diamante. Cuando Carl Lumholtz escribió sobre los huicholes, nombró a los circulares como “escudos frontales” y a los de forma de diamante, como “ojos”, dando nacimiento al concepto del “ojo de Dios”, aplicado a la cruz huichol. Los “nearika” son tablas de madera o baboo, que están con mucha decoración y puestas en ciertas áreas sagradas. La tradición de los cuadros de estambre derivó de estos, y los más tradicionales muestran la cara redonda de Tau, el Sol, en el centro.

Hay trabajos huicholes que han sido elegidos para ser mostrados públicamente, como los murales huicholes en el Aeropuerto Internacional Lindbergh en la Terminal 3

Hay trabajos huicholes que han sido elegidos para ser mostrados públicamente. Existe una exhibición permanente de doce murales huicholes en el Aeropuerto Internacional Lindbergh en la Terminal 3.

Un mural de abalorios huichol fue llevado al Metro de París en la estación de Palais Royal, Musée du Louvre. Fue donada por el Metro de la Ciudad de México a Francia, como un favor devuelto por el Art decó de la estación de Bellas Artes que fue una donación de Francia a México. La obra se llama “Pensamiento y Alma Huichol” y mide 2.4 por 3 metros.

Arte huichol
Arte huichol

Muchas de las piezas de los huicholes han llegado a ser consideradas piezas de culto entre los que entienden en profundidad esta cultura, de las piezas que representan un alto simbolismo religioso se encuentran la Muvieris, que son unas pequeñas flechas de bambú con plumas en uno de sus extremos; Niérika a base de tejidos circulares de estambre multicolor, con un hoyo en el centro, a veces con un espejo cubriendo el orificio; los Tacuats, mejor conocidos como los morrales bordados o con chaquira pegada, en cuyo interior los chamanes guardan los símbolos sagrado y el Uweni que es un equipal o pequeño sillón de uso ritual, y Tepo, un tambor de tronco de encino.

 El significado de algunos de los símbolos más vistos en el arte huichol, como son el peyote, el venado, el ojo de Dios, el fuego, el hombre con cuernos de venado, la lagartija y el águila. Se puede ver una representación en arte huichol de estos símbolos.

Ceremonia del peyote
Ceremonia del peyote

Para les huicholes, el peyote es una planta ritual que representa los lazos espirituales con la tierra y el universo. La comunidad huichol, lo equipara a un Dios y lo llaman Hikuri, el venado azul, de cuya carne extraen medicina para el cuerpo y el espíritu.

Venado. Es el animal medular en su mitología
Venado. Es el animal medular en su mitología

Aunque tiene varios usos medicinales y se le conocen propiedades curativas, su uso más extendido es en ceremonias religiosas del pueblo huichol. Es conocido como un maestro, ya que lleva a la conciencia a lugares de su pasado remoto a los que no habrías podido acceder de otra forma. Esto, puede provocar la sanación de heridas psíquicas olvidadas o una reconfiguración de traumas de la infancia.

A partir de éste se da la comunicación entre los hombres y los dioses, el portal mítico de su cultura, y significa el comienzo de la vida y el orden del mundo.

Cabe mencionar que hay institutos dedicados a la protección y al apoyo de la cultura huichol, ya que representa una parte importante de nuestro país, su historia y sus costumbres. Gracias a todo esto, algunos de los artistas huicholes reconocidos han logrado exhibir sus trabajos en galerías de México y el mundo.

Hombre con cuernos de venado o plumas de águila. Simboliza a Kauyumari, “el que no se ve”. Conocido también como el hermano mayor
Hombre con cuernos de venado o plumas de águila. 
Simboliza a Kauyumari, “el que no se ve”.
Conocido también como el hermano mayor

Exhibiciones de arte huichol

El Museo Zacatecano en la Ciudad de Zacatecas. Se muestra una de las exposiciones más completas y con excelente museografía de valiosas obras de arte y cosmovisión del Pueblo Wixárika.

El Museo de los Cinco Pueblos en Tepic, Nayarit. Se muestran algunos de los rituales más representativos del Pueblo Wixárika.

El Museo de Arte Popular en la Ciudad de México. Presentó una exhibición temporal en el 2009, comparando el arte de los huicholes con el de los aborígenes del norte de Australia, llamada “Mágica huichol: rito aborigen”.

Los Huicholes