lunes. 04.03.2024
Nefarious

Sarahi García | @Sarii15G

Llega a los cines españoles 'Nefarious: cuando habla el diablo' basada en la novela A Nefarious Plot de Steve Deace, dirigida por Cary Solomon y Chuck Konzelman.

Una nueva cinta que se sitúa entre el género de terror y el thriller, y que magistralmente los directores consiguen que todo esté bien equilibrado, con su dosis correspondiente según la escena del momento.

Sinopsis

El día de su ejecución, un asesino en serie se somete a una evaluación psiquiátrica para ver si finalmente va a ser ejecutado. Durante la prueba afirma que es un demonio, y además afirma que antes de que acabe su tiempo, el psiquiatra cometerá tres asesinatos propios.

***

Jordan Belfi da vida al psiquiatra que hace la evaluación a Edward, el convicto, interpretado por Sean Patrick Flanery. El personaje de este último requiere doble actuación pues por un lado interpreta el personaje Edward y por otro lado está el demonio en el cuerpo del asesino. La complejidad de su doble papel no es un reto para Flanery porque consigue desenvolverse espléndidamente en esos dos mundos, convirtiendo su actuación digna de ser recordada como una de las mejores de su carrera. La película en ocasiones recuerda a La Milla Verde (1999) de Frank Darabont, e incluso a Venom (2018) donde dos personajes diferentes viven en un mismo cuerpo.

nefarious-cartel

Es cierto que se hace algo pesada la primera media hora de la cinta porque si no has visto el tráiler no te haces a la idea de antemano de lo que puedes llegar a ver. Prácticamente en la hora y media de duración del film tiene como escenario principal la zona que les habilitan dentro de la cárcel para hacer la evaluación. Todo un reto para los directores que tienen que hacer todo lo posible a fin de no cansar al espectador, por lo que ponen plena confianza en los diálogos y de esta forma lograr enganchar al espectador. Hay algunos pequeños respiros, bien medidos, donde nos muestran el cielo y el exterior de la prisión con el objetivo de despejarnos unos segundos para volver de nuevo a esa atmósfera agobiante, lleno de preguntas e interrogatorios que poco a poco se van resolviendo.

La película tal vez no sea para el gusto de todos, sobre todo para aquellos que busquen en estos géneros acción, sustos, vómitos, engaños, palabrotas, etc. Muestra una alternativa fresca sobre cómo enfocar la religión, una lucha entre el bien y el mal, sin importar si eres creyente o no, llegando a alcanzar incluso el sermón. Solo el final del film y la curiosidad de cómo desencadenará todo merecerá la pena verla sobre una butaca con tus palomitas sin riesgo a desperdiciarlas por la inexistencia de sustos.

 

'Nefarious': la lucha entre el bien y el mal