martes. 16.07.2024
delreves 1

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

James Fernández Cardozo | 

del_reves_2_portada

Las emociones son respuestas cargadas de sentimientos que experimentamos ante diversos estímulos, influyendo en nuestro estado de ánimo. En la película "Intensamente 2", o "Del revés 2" en España, las emociones de la protagonista Riley se personifican y cobran vida propia, lo que permite una exploración más profunda de cómo interactúan y afectan su desarrollo personal.

El psicólogo Paul Ekman estudió las expresiones faciales en diferentes culturas y en 1972 concluyó que existen emociones básicas o biológicamente universales en los seres humanos: alegría, ira, miedo, tristeza y desagrado. Estas emociones primarias sirvieron como base para la primera película estrenada en 2015 y admirada a nivel mundial por su distintiva aproximación pedagógica a las emociones.

Esta nueva entrega ofrece lecciones valiosas para aplicar en la vida real y lograr un mejor equilibrio emocional

La franquicia ha continuado explorando la complejidad de la vida emocional, con la reciente secuela, ahondando en cómo la adolescente Riley aprende a manejar y balancear sus diversas emociones durante una etapa crucial de su desarrollo. Esta nueva entrega ofrece lecciones valiosas que pueden aplicarse en la vida real para lograr un mejor equilibrio emocional.

El conflicto axiológico

En este nuevo film la adolescente Riley experimenta un proceso de transición, lo que desencadena la aparición en su mente de las nuevas emociones complejas de Ansiedad, Envidia, Vergüenza, y Aburrimiento, reflejando la importancia de las emociones en los procesos de desarrollo y cambio en la vida de los seres humanos, como la infancia, la adolescencia, la adultez y la vejez.

Las emociones también nos acompañan en delicados procesos de transición de los seres humanos como el que ocurrió por causa de la pandemia del COVID-19, que nos hizo enfrentar nuevos desafíos y reestructurar nuestra propia identidad.

Muy pronto las emociones de base, dirigidas por la emoción “Alegría”, se ven en situación de inhibición por parte de las emociones complejas, lideradas por la emoción “Ansiedad”. En este conflicto la emoción Alegría encarna el valor axiológico de que Riley debe centrarse en aceptarse, divertirse y ser fiel a sí misma, mientras que la emoción Ansiedad representa el antivalor que se le opone: la presión social de tener éxito, encajar y ser aceptado por los demás.

El conflicto entre las emociones de base y las emociones complejas refleja la lucha interna que muchos adolescentes enfrentan entre la necesidad de ser auténticos y la de hacer frente a la presión social por encajar y tener éxito, lo que puede generar sentimientos de ansiedad, envidia y vergüenza.

El conflicto entre las emociones de base y las emociones complejas refleja la lucha interna de muchos adolescentes

Este enfrentamiento nos recuerda que el conflicto es el motor de todas las historias. En este caso el conflicto se da entre dos bandos de emociones que actualizan sentimientos encontrados de empatía o aversión (ecpatía) en el espectador. Todo autor de una historia busca que nosotros los espectadores nos alineemos axiológicamente con unos personajes mediante la empatización, y tomemos distancia de aquellos personajes con quienes no empatizamos. Es una toma de partido por unos u otros personajes de la historia, sobre la cual se desenreda la trama. A lo largo del film observamos cómo las estrategias de influencia por parte de cada bando de emociones ejercen sobre Riley efectos dramáticos en su recorrido narrativo y en la formación de su identidad personal.

Así, el bando de emociones lideradas por Alegría busca que los recuerdos negativos terminen en el fondo de la mente de Riley, que esta se divierta y sea auténtica, y tratan de convencer a Ansiedad que no es necesario que Riley deje de ser ella misma para tener un futuro mejor. La acción más audaz de este bando de emociones es la de buscar lograr la transformación positiva de Riley para que forme un nuevo y variado sentido de sí misma a partir de todos sus recuerdos. En el film la emoción de la Alegría y el grupo de emociones que lidera, buscan convencer a la emoción de la Ansiedad que Riley puede ser auténtica y a la vez tener éxito, lo que refleja la importancia de encontrar un balance saludable entre ser fiel a uno mismo y adaptarse a las expectativas sociales.

del_reves_2

La ansiedad como emoción compleja

La representación de la emoción de la Ansiedad y su dominio sobre Riley permite una analogía con las experiencias de ansiedad y estrés que muchas personas experimentamos durante la pandemia del COVID-19, lo que nos ayuda como espectadores a identificar y empatizar con los desafíos emocionales que Riley enfrenta.

Entre esas experiencias de ansiedad, que en muchas partes del mundo aún no terminan, se encuentra la preocupación constante y excesiva por el futuro, la evitación de situaciones percibidas como peligrosas o amenazantes, los pensamientos catastróficos y finalmente las dificultades para relajarse y desconectarse de las preocupaciones. El excesivo control por parte del personaje Ansiedad hizo que una avalancha de malos recuerdos afectara a Riley produciéndole un ataque de pánico, que nos hizo sentir a los espectadores compasión por ella y por este tipo de emoción dramática.

La estrategia del personaje Alegría es un ejemplo inspirador para los espectadores sobre cómo lidiar en la vida real con la ansiedad y otras emociones complejas de manera saludable, informándonos de fuentes confiables y no de aquellas que promueven noticias alarmantes, manteniendo rutinas diarias que incluyan tiempo para el trabajo, el descanso, el ejercicio, la alimentación saludable, practicar técnicas de relajación como la meditación, la respiración profunda o la atención plena, mantener el contacto social con familiares y seres queridos, practicar actividades que nos den felicidad y placer como hobbies, lectura música o arte, y si es del caso, acudir a terapia profesional.

El aprendizaje emocional

En esta historia, a diferencia de la mayoría de historias en que el conflicto se resuelve con el triunfo del valor que encarnan los héroes y heroínas, el conflicto entre las emociones enfrentadas se resuelve mediante la conciliación entre los dos bandos. En el abrazo final de todas las emociones, Riley logra encontrar un equilibrio entre ser auténtica e integrase positivamente con los demás. Esto le permite formar su sentido de identidad a partir de una combinación de experiencias positivas y negativas, en lugar de tener que suprimir o eliminar las emociones "complejas" como la ansiedad o la vergüenza.

La principal lección que aprendió Riley fue la de aprender a reconocer y aceptar todas sus emociones sean de un bando o del otro. El film, al igual que el anterior, se convierte así en una positiva pedagogía emocional que nos invita a reflexionar sobre las siguientes pautas para lograr el equilibrio en la experimentación de nuestras emociones:

Aceptar todas las emociones. Al igual que Riley, es importante que reconozcamos y aceptemos la existencia de tanto las emociones "positivas" como las "negativas" en nuestra vida. Negar o reprimir emociones como la ansiedad, la envidia o la vergüenza no las hace desaparecer, sino que puede empeorar los problemas.

Encontrar un balance saludable. El conflicto entre las emociones de base y las emociones complejas puede generar desequilibrio. En la vida real, debemos buscar formas de equilibrar nuestras necesidades de autenticidad e integración social, en lugar de dejar que una emoción nos domine completamente.

Desarrollar autocompasión. En el film, Riley aprende a mirarse a sí misma con más compasión, especialmente hacia su ansiedad. Esto es fundamental para poder aceptar y manejar nuestras emociones de manera más sana, en lugar de juzgarnos duramente.

La película ilustra cómo nuestras emociones pueden evolucionar y cambiar a lo largo del tiempo, especialmente durante transiciones importantes

Cultivar flexibilidad emocional. La película ilustra cómo nuestras emociones pueden evolucionar y cambiar a lo largo del tiempo, especialmente durante transiciones importantes. Desarrollar la habilidad de adaptarnos y ajustar nuestras respuestas emocionales es clave para navegar la vida con más resiliencia.

Conectar con los demás. Finalmente, la película resalta la importancia de las relaciones interpersonales y el apoyo social para procesar nuestras emociones. Compartir nuestras luchas emocionales con personas de confianza puede ayudarnos a sentirnos comprendidos y acompañados.

Las emociones, incluyendo las más desafiantes, son aliadas fundamentales en nuestros propósitos de vida. Al observarlas, aceptarlas y procesarlas con un espíritu compasivo hacia nosotros mismos, podemos transitar mejor los caminos del cambio y el crecimiento personal, manteniendo nuestra autenticidad y libertad.

Aplicar estos principios puede ayudarnos a convertirnos en mejores "capitanes" de nuestras propias vidas emocionales.

James Fernández Cardozo / PhD Análisis del Discurso

“Capitanes de nuestras emociones”