martes 21/9/21
CRÓNICA DESDE BUENOS AIRES

El debate presidencial en Argentina apenas dio respuestas

Scioli calificó las propuestas de Macri como un peligro; Macri negó que vaya a hacer un ajuste.

debate-electoral-argentina

@jgonzalezok / Argentina celebró este domingo el primer debate presidencial, entre los dos candidatos que pasaron a la segunda vuelta, Daniel Scioli (Frente para la Victoria) y Mauricio Macri (Cambiemos). Con un formato muy rígido, sin posibilidad de interrumpirse, los dos candidatos protagonizaron un debate de un voltaje mayor del que se esperaba. Pero en el que, básicamente, no se contestaron las preguntas que ambos tenían derecho a plantear, después de una exposición general en cuatro bloques con temas previamente acordados: desarrollo económico y humano, educación e infancia, fortalecimiento de la democracia y calidad institucional, con un último turno para una declaración final.

El candidato oficialista, Daniel Scioli, mucho más serio y tenso que su rival, comenzó haciendo una afirmación fuerte, al señalar que las ideas de Macri son un peligro para el conjunto de la sociedad, lanzando la pregunta –que repetiría varias veces a lo largo del debate- de quién iba a pagar el ajuste. Para ello dio por sentado que Macri haría un ajuste económico, con una megadevaluación y la quita de los subsidios al transporte, el gas y la luz.

Mauricio Macri, que parte favorito en las encuestas, pero que en la primera vuelta sacó 2,93 % menos votos que Scioli, le respondió: “hace varios días que haces de vocero (portavoz) de lo que yo haría, pero en realidad no voy a hacer. Yo no hablé nunca de ajustar, ustedes ajustaron, por eso hace cuatro años que no crecemos”. Y le reprochó a su antiguo amigo: “en qué te has trasformado, Daniel en qué te han trasformado”, haciendo alusión a la campaña del miedo lanzada en las últimas semanas y a su dependencia de la presidente Cristina Fernández.

El discurso de Scioli, en efecto, mostró al candidato oficialista alineado con la estrategia del kirchnerismo duro, a pesar de que al mismo tiempo venía tratando de instalar que él era el candidato, no Cristina Fernández, y que tendría autonomía para gobernar sin la sombra de su antecesora ni el control político de La Cámpora, los guardianes del proyecto (kirchnerista).

Scioli venía repitiendo que en el tramo final de la campaña iba a ser más Scioli que nunca, tratando de rescatar la imagen que le valió tanto respaldo en su carrera política, como un hombre tranquilo y dialogante. Pero en el debate fue más Cristina que nunca.

Según la mayoría de los observadores, Macri fue el vencedor del debate. Tuvo la tranquilidad necesaria para mostrarse como el favorito y se mostró sereno y seguro, aunque deslizó también acusaciones contra su rival que resultaron inesperadas. Ante las acusaciones de Scioli de que era el candidato del pasado, y de que no era el cambio, Macri retrucó: “Vos no sos el cambio, elegiste ser la continuidad, elegiste estar con Zannini, con Aníbal Fernández, con Milagro Sala, con Axel Kicillof”. Hacía referencia a su candidato a vicepresidente, que es el hombre de máxima confianza de la presidente, al derrotado candidato a gobernador de Buenos Aires, a una controvertida dirigente social de Jujuy y al todavía ministro de Economía.

Scioli insistió: “levantar el cepo (cambiario), dejar librado el tipo de cambio, eso, le quiero decir a cada trabajador que representa un recorte salarial”. Y pretendió establecer una ecuación entre Macri, el Fondo Monetario Internacional y los fondos buitre. La respuesta del candidato opositor fue que el mayor devaluador fue el kirchnerismo, que en sus 12 años de gobierno llevó el dólar de 3 a 15 pesos. Y que el principal problema es la inflación, que solo se resuelve con un gobierno que garantice la confianza.

Macri fue el que hizo más promesas concretas. Entre ellas, promover que a Venezuela se le aplique la cláusula democrática en el MERCOSUR y derogar el memorándum de entendimiento con Irán.

El debate, que se hizo en la Facultad de Derecho y fue organizado por un grupo de personalidades, ONGs y universidades, fue transmitido por la gran mayoría de los canales de televisión, tanto en abierto como por cable. Casi todas las radios también se sumaron a la transmisión. En la televisión tuvo picos de audiencia del 53 %, casi lo mismo que en la final de la última copa mundial de fútbol en Brasil.

En la primera vuelta hubo otro debate en el que participaron cinco de los seis candidatos, todos menos Scioli. Antes de comenzar se hizo un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de los atentados de París, con las banderas de Francia y Argentina proyectadas tras los atriles de los candidatos.

La elección será el próximo domingo, 22 de noviembre y el vencedor asumirá el 10 de diciembre. Todos los sondeos previos al debate le dan una ventaja bastante sólida al candidato Mauricio Macri, variando las previsiones entre 4 y 11 puntos de ventaja. Cabe señalar, no obstante, que en la primera vuelta las encuestas fracasaron en sus pronósticos. En cualquier caso la caza del voto está en el electorado de Sergio Massa, que salió tercero en la primera vuelta y que cosechó más de cinco millones de votos. Entre ellos hay muchos que son votantes peronistas pero sumamente críticos del kirchnerismo.

El debate presidencial en Argentina apenas dio respuestas
Comentarios