Miércoles 26.06.2019
30.000 DESAPARECIDOS EN ARGENTINA

A 43 años del golpe cívico militar

Reproducimos la entrevista que un periodista holandés realizó a las madres de Plaza de Mayo el 1 de junio de 1978.

El gobierno militar persiguió, detuvo, interrogó, torturó y ejecutó a 30 mil personas, instaló centros clandestinos de detención y allí muchos de ellos se convirtieron en desaparecidos

En el marco del nuevo aniversario del golpe de Estado más sangriento que vivió Argentina, los organismos de Derechos Humanos enfatizaron en el recrudecimiento de las políticas represivas que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri, la demora en los juicios a los genocidas y el negacionismo histórico que caracteriza los discursos de los miembros del oficialismo.

Cientos de miles de personas se concentraron en la mítica plaza en la que Madres y Abuelas cerraron el acto expresando el repudio a las políticas del gobierno nacional en materia de Derechos Humanos. “Estamos en esta Plaza para seguir defendiendo la democracia, porque hoy está en peligro. No tener derecho al trabajo, a la alimentación, a la salud, a la educación y a la vivienda, entre otros derechos fundamentales, genera pobreza y hambre. La pobreza hoy alcanza cifras alarmantes: lo indican los millares de comedores sociales en escuelas, barrios, municipios e iglesias. Nuestro país, que es potencialmente rico, ha sido empobrecido adrede por este Gobierno. Hoy la Argentina lidera las cifras de crecimiento de la pobreza en América Latina. Por eso convocamos a la unidad para que decir "Nunca Más" a la pobreza y el hambre”, sostuvieron desde el palco las Madres de Plaza de Mayo, en uno de los párrafos más salientes del texto leído ante la multitud.

El 24 de marzo de 1976 las fuerzas armadas depusieron al gobierno de María Estela Martínez de Perón e instalaron en su lugar un gobierno de facto conocido como la junta militar, gobernada por los comandantes de las tres fuerzas armadas: Jorge R. Videla, Emilio E. Massera y Orlando R. Agosti. La excusa de los militares fue que el país estaba viviendo una violencia creciente entre las facciones de izquierda y derecha. Con esa excusa realizaron el golpe de Estado, que no fue más que un plan sistemático de tortura y desaparición de quienes se opusieron al modelo económico de hambre que instauró la dictadura.

El gobierno militar persiguió, detuvo, interrogó, torturó y ejecutó a 30 mil personas, instaló centros clandestinos de detención y allí muchos de ellos se convirtieron en desaparecidos. Miles de ellos fueron asesinados, enterrados en fosas comunes o arrojados al mar en aviones de las fuerzas armadas.

Hoy, a 43 años del inicio de aquella etapa de terrorismo de Estado, los organismos de derechos humanos consideran urgente recordar que desde el inicio del gobierno de Mauricio Macri, las políticas de Memoria Verdad y Justicia “fueron blanco de una agresión deliberada del Poder Ejecutivo, especialmente en la Secretaría de Derechos Humanos a cargo de Claudio Avruj, quien cerró programas y redujo la planta de trabajadores y trabajadoras que las sostenían a través de retiros voluntarios, jubilaciones, despidos arbitrarios, pases y renuncias por presiones. En este marco, la falta de presupuesto para los sitios y espacios de memoria se refleja en problemas de mantenimiento y la organización de actividades, formas silenciosas de vaciamiento, y la falta de conservación y preservación. En definitiva, el máximo responsable del retroceso de las políticas de Estado en los espacios de memoria es Avruj”.

Parafraseando la “Miseria Planificada” -la carta que el periodista desaparecido Rodolfo Walsh enviara a la Junta Militar- las Abuelas expresaron que “la vulneración del Estado de derecho se ha ido incrementando cada día con este Gobierno y por eso convocamos a seguir defendiendo la democracia. Los tres poderes del Estado están implicados, porque el programa económico del macrismo es la miseria planificada”.

Entrevista a Madres y Abuelas en Plaza de Mayo el 1 de junio de 1978.

La entrevista fue realizada para un documental holandes el primer día del Mundial de 1978.

Por la repercusión de éste documental, la dictadura argentina respondió con una supuesta carta del jugador holandes Ruud Krol.

A 43 años del golpe cívico militar
Comentarios