martes. 23.04.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

La incredulidad de uno puede llegar, incluso, al mismísimo diccionario de la Real Academia Española (DRAE). Veamos dos ejemplos que tienen que ver con la actualidad.

Uno: dice el DRAE que "Genocida" es el "Que comete genocidio", para, después, decir que "Genocidio" es el “Exterminio o eliminación sistemática de un grupo humano por motivo de raza, etnia, religión, política o nacionalidad".

Podríamos deducir, muy fácilmente, que un genocida es quien extermina o elimina sistemáticamente un grupo humano por motivo de raza, etnia, religión, política o nacionalidad. Por ejemplo, gazatíes. Pero, no. Israel, con su ejército mandado por Netanyahu, es un país amigo y España no tiene amigos genocidas. Disculpen las molestias.

Otro: El mismo diccionario dice que un "Terrorista" es el "Que practica actos de terrorismo" y "Terrorismo" es "Dominación por el terror" y, más concretamente, con una “Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror” o la “Actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos”.

De ahí, se podría deducir que un terrorista es alguien que quiere dominar por el miedo ejerciendo actos de violencia por sí mismo o mediante una banda organizada que pretende crear alarma social con fines políticos. Por ejemplo, organizando manifestaciones, con o sin tractores (por cierto, ¿"comprender" las justas reivindicaciones de los agricultores cuenta como "alentar" sus cortes de carreteras?), que paralizan las vías urbanas, o interurbanas, limitando los derechos ciudadanos. Pero no en todos los casos. Solo si se trata de Puigdemont, una actuación de ese tipo es terrorista. Menos mal, se puede seguir yendo a rezar el rosario nocturno a la calle Ferraz.

Lo peor de todo es la cara que se te queda cuando lees estas cosas. Sobre todo si no has pasado por la Escuela Diplomática o una facultad de derecho.

Dicen que Puigdemont es un terrorista y Netanyahu, un amigo