viernes 23/10/20

Patria, banderas y violencia

banderas

Patria, Del lat. patria.

  • 1. f. Tierra natal o adoptiva ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos.
  • 2. f. Lugar, ciudad o país en que se ha nacido.

Bandera, De banda.

  • 1. f. Tela de forma comúnmente rectangular, que se asegura por uno de sus lados a un asta o a una driza y se emplea como enseña o señal de una nación, una ciudad o una institución.

De donde podemos extraer que “patria” es únicamente donde naces, por ende, no la eliges, y que la bandera es su representación en tela, vamos, que tampoco la eliges.

Hablando el otro día del “milagro económico” de Donald Trump al presuntamente pagar solo 750 euros de impuestos, escuchaba a Guillermo Fesser decir desde Nueva York algo así como que, mientras la prensa y los políticos corean continuamente esa canción de “La Yenka” que casi con toda seguridad ustedes recuerden y que decía -izquierda, izquierda, derecha, derecha, delante detrás, un dos tres-, hay algo que nunca engaña, los números, y digo algo así porque no como Sabina que a sus cuarenta y pocos tacos está igual de flaco e igual de calaveras, yo a mis cuarenta y pocos tacos la memoria ya me falla algo y no puedo reproducir con exactitud la frase en cuestión.

Miren que se hicieron memes con el “pacto de las banderas”, pues nada, 53000, por si las 24 de Ayuso eran pocas.

Madrid, capital de España, una España dentro de España que diría Ayuso, con un índice de calidad del aire de 71 en algunos lugares, siendo a partir de 101 según la EPA un nivel poco saludable para grupos sensibles, más nos valdría la plantación de 53.000 arboles en lugar del pisoteo masivo que ha recibido el césped del Parque Roma cercano a la M-30, para colocar la horterada del mes, 53000 banderas, cada una de ellas con la misma utilidad que un botijo alicatado por dentro, pero a quien se le ocurriría pedir a los negacionistas del cambio climático la plantación de árboles que no sean en los jardines de sus lujosos chalets.

El uso de “la patria” no es de ahora, la lastima es que esta palabra siempre esté vinculada a la violencia, desde los fenicios pasando por los sarracenos, hasta los que tienen la desfachatez de decir que en España se fusiló con amor

Los 53.000 fallecidos por Covid-19 que anuncia la Asociación Nacional de Víctimas y Afectados por Coronavirus -ANVAC-, los he buscado en páginas oficiales y no he encontrado resultado alguno que se acerque, por lo que imagino que ese abultado número está basado en un estudio realizado por sus huevos morenos.

Resulta cuanto menos curioso que ANVAC el día anterior no estuviese reclamando en la Puerta del Sol una “Ley de Residencias”, será que no había ancianos que fallecieron de Covid-19 estando en residencias de mayores y habiéndoseles negado el traslado a hospitales en plena pandemia, resulta cuando menos curioso que dicha asociación no mostrara apoyo a los sanitarios en ninguna de las concentraciones que se dieron lugar en la puerta de hospitales y centros de atención sanitaria durante la pandemia, resulta cuanto menos curioso que dicha asociación no muestre su apoyo los ciudadanos de distritos madrileños que más sufren contagios por cada 100.000 habitantes, resulta cuanto menos curioso que dicha asociación no muestre apoyo a los médicos del Summa 112 que denuncian estar un 20% por debajo en facultativos médicos, resulta cuanto menos curioso que dicha asociación no mostrara su apoyo a los docentes de la escuela pública cuando han denunciado en la puerta de los colegios la falta de medios tanto materiales como humanos, a pesar de ser anunciados a bombo y platillo pero que ni están ni se les espera.

La recogida de las banderas no se puede dejar sin citar, los videos en redes sociales vislumbran el poco respeto a las víctimas y a la propia Covid-19 cuando no se cumplen las medidas básicas de sanidad en cuanto a distancia de seguridad se refiere, llegando incluso a llevar a menores al acto en cuestión, exponiendo a estos a un contagio masivo, ¿será que tienen todos anticuerpos españoles? ¿recogerlas supone no haber cometido ninguna infracción?

- Ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos y Gestión de Residuos:

- Artículo 14. Actuaciones prohibidas

k) Abandonar muebles, enseres, electrodomésticos y trastos viejos, bolsas, envases o similares en los espacios públicos.

No contentos con el esperpéntico y bochornoso acto en Madrid, lo han vuelto a hacer en Valencia, si Valencia, esa Comunidad Autónoma donde en un “accidente” de Metro fallecieron 47 personas y resultaron heridas otras 43, esa Comunidad Autónoma donde la educación de los menores es impartida en aulas contenedor, esa Comunidad que acumula una deuda pública de 300 millones de euros, esa Comunidad Autónoma que tira a la basura equipos de Radio Terapia que funcionan perfectamente.

Pues eso, saquemos banderas.

 ¿A quién ampara entonces dicha asociación?, tengo la ligera sospecha que a nadie ni a nada que no sea a la cuenta corriente de la misma viendo, que lo primero que se encuentra uno al visitar su web son ostentosos carteles pidiendo donaciones junto a un número de cuenta bancaria, lo que no se es para que son esas donaciones que no sea para la compra de más banderas, ya que a pesar de anunciar apoyo legal a las víctimas, tan solo parece ser que tienen convenios con dos clínicas que ofrecen apoyo psicológico, y ningún bufete de abogados. No es de extrañar que parezca sospechoso que se trate de un “chiringuito” con el que obtener subvenciones y donaciones, de esos tan criticados por los “patriotas”, aunque viendo el pastizal cobrado por quien gestionara la “Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social” por no doblar el tirante, pues eso, piensa mal y acertarás. Algo de relación digo yo que tendrán los patriotas y los chiringuiteros cuando parece ser que el presidente de ANVAC es Jaime Sánchez Bermúdez, incluido en las listas del partido “salva patrias” por Santander.

Los primeros documentos que encuentro que incluyen la palabra “Patria” datan incluso de antes de Cristo. Tito Livio en el 59 a.C. hacía mención de un escrito del 219 a.C. en donde se citaba la ciudad de Sagunto como “Patria”.

  • Hinc spes, hinc desperatio animos inritat, Poeno cepisse iam se urbem, si paulum adnitatur, credente, Saguntinis pro nudata moenibus patria corpora opponentibus nec ullo pedem referente, ne in relictum a se locum hostem immitteret.
  • De este lado la esperanza, de este lado, el coraje de la desesperación, Los fenicios creyeron la ciudad por sí mismos, pero si se basarán en, porque supone, que no hay ninguno al pie de la ciudad de Saguntum- Sagunto- en el movimiento de los opuestos sus cuerpos despojados de sus murallas, un lugar para él, ni siquiera en la izquierda uno a uno que el enemigo había abandonado.

En el año 760 d.C. vuelve a aparecer “Patria” en documentos donde se relata acerca de la repoblación de la ciudad de Lugo, por aquel entonces Obispado de Lugo.

  • Surrexerunt quidam gentes Hysmahelitarum et tulerunt ipsam terram a Christianis et uiolauerunt Sanctuarium Dei, et Christicolas miserunt in captiuitatem et ad iugum seruitutis, et Ecclesias Dei destruxerunt et fecerunt Nos Exules a patria nostra, et fecimus moram per locas desertas multis temporibus.
  • Algunas personas se levantaron y quitaron la tierra a los cristianos y violaron el santuario de Dios, y los cristianos fueron capturados y enviados al yugo de la servidumbre y las iglesias del freno y nos hicieron refugiados en nuestro país, y esperamos en el desierto muchas veces.

Como ven el uso de “la patria” no es de ahora, la lastima es que esta palabra siempre esté vinculada a la violencia, desde los fenicios pasando por los sarracenos, hasta los que tienen la desfachatez de decir que en España se fusiló con amor. Mi tía, natural de Camarena, de donde tuvo que huir a Cataluña por los continuos bombardeos del régimen me decía el otro día, “Jenner, cuando las banderas se ondean con tanto ímpetu, detrás de ellas viene la violencia”.

Y es que muy lejos de estar en algo de acuerdo en asuntos de independencia con el inhabilitado ex President del Govern, pero claramente convencido de que las urnas son el principio básico de la democracia, poco podemos esperar de un país donde se pena colgar una pancarta, pero se concede ser diputados a quienes tienen orden de busca y captura por Inglaterra.

Que digo yo que lo mismo hacen más falta 53.000 sanitarios en nuestros centros de salud o 53.000 profesores para desdoblar las aulas que 53.000 banderas, pero claro, yo solo soy un simple opinador que coincide plenamente con Roberto Iniesta - Robe -, “Las banderas de mi casa son la ropa tendía”.

Patria, banderas y violencia
Comentarios