lunes. 26.02.2024
feijoo_pamplona

Hace muy pocos días toda la prensa, radios y televisiones españolas centraban su atención en la moción de censura planteada por diversos grupos políticos en Pamplona para quitar de la alcaldía a Cristina Ibarrola de UPN y elegir a Joseba Asirón de BILDU.

Los atacados por esta decisión no eran los concejales de Bildu,Geroa Bai y Contigo Zurekin, que después han formado el gobierno municipal, sino los del Partido Socialista de Navarra. Parecía que se iba a acabar el mundo y una nueva traición a España y sus votantes se había producido por parte de los socialistas.

A la famosa plaza del Ayuntamiento de Pamplona (A Pamplona hemos de ir con una media, con una media, a Pamplona hemos de ir con una media y un calcetín)  se desplazó el líder del PP Núñez Feijóo y la plana mayor presente y pasada de UPN.

La principal de todas ellas según el líder de UPN Javier Esparza era “abandonar la Federación Navarra de Municipios y Concejos” por parte de los Ayuntamientos en los que está gobernando su formación política.

Pasadas unas semanas ningún Ayuntamiento de Navarra ha iniciado ese proceso. Por el contrario los más importantes ya han manifestado que no lo han hecho ni  lo harán y además han comenzado a dialogar con el PSN para sacar adelante sus presupuestos, participar en las reuniones de la Federación y pedir conversaciones con el gobierno de la Comunidad Autónoma presidido por la socialista María Chivite, para preguntar lo normal:“¿Qué hay de lo mío?”.

Tanto las alcaldesas del Valle de Egüés, Xuriñe Peña como la de Estella, Marta Ruiz de Alda ya han manifestado que no van a abandonar la FNMC, entre otras cosas porque sus alcaldías en minoría dependen de la actitud del PSN. Otro Ayuntamiento importante como el de Tudela que actualmente encabeza Alejandro Toquero con mayoría absoluta de UPN, también ha confirmado que seguirá como vicepresidente de la FNMC y que mantendrá una relación normalizada con el gobierno de Navarra al que ya ha solicitado una reunión para hablar de los temas comunes.

Conviene conocer que en las elecciones municipales celebradas en el año 2023 Bildu obtuvo 345 concejales por 246 de UPN y 227 del PSOE. En la actualidad es presidente de la FNMC, Xabier Alcuaz Andueza, de Bildu, Alcalde de Tafalla.

Desde las últimas elecciones municipales UPN gobierna con mayoría absoluta en 13 municipios (Ablitas, Andosilla, Arguedas, Azagra, Cadreita, Cascante, Cintruénigo, Cortes, Fitero, Tudela, Funes, Valtierra y Lazagurría) y en otros 7 lo hace en minoría (Valle de Egüés, Estella, Barañáin, Noáin, San Adrián, Lerín y Castejón). En estos últimos municipios se están manteniendo reuniones para tratar de aprobar los presupuestos y evitar que una parálisis en el funcionamiento normalizado de pie a mociones de censura como la aprobada en Pamplona que ha supuesto la salida de Cristina Ibarrola. Resulta obvio que esos alcaldes y alcaldesas no quieren que les apliquen la misma medicina.

Los ataques contra el Partido Socialista por llegar a acuerdos con fuerzas nacionalistas periféricas como PNV, Bildu, Junts, ERC, Coalición Canaria o BNG es normal que se produzcan por parte del Partido Popular y Vox que se han visto privados de formar un gobierno en España que veían ya al alcance de sus manos.

Lo que no es normal es que sectores del propio partido socialista como el representado por Emiliano García Page se opongan a todas las medidas que el PSOE y el gobierno de coalición están alcanzando con dichas fuerzas calcando e incluso en algunas ocasiones superando la agresividad y verborrea contra dichos acuerdos.

Son conocidas sus posturas de preferir que gobiernen las derechas, o de un acuerdo entre el PSOE y el PP antes que un gobierno entre PSOE y Sumar, pero una vez tomadas las decisiones mayoritariamente por los órganos de dirección de su partido, y avalada con claridad esta posición política por sus militantes, entiendo que lo correcto por su parte sería apoyarlas, o cuando menos guardar un respetuoso silencio. Nada se castiga más por parte del electorado de izquierdas que los enfrentamientos internos de sus partidos, la desunión y la falta de lealtad entre sus miembros.

Como se ha podido ver en estas pocas semanas de gobierno de coalición las decisiones sobre pensiones, salario mínimo interprofesional, empleo público, bienestar social y otras son abiertamente favorables a millones de trabajadores y jubilados.

Lo que Emiliano García Page y los que defienden sus posturas deben reconocer cuando menos es que con un gobierno de PP y VOX estas medidas no se hubieran aprobado ya que han votado en contra de todas ellas. Sería interesante ver que los medios de comunicación que sólo le sacan cuando ataca las decisiones del gobierno de Pedro Sánchez le den la misma difusión a sus palabras de apoyo (Si es que alguna vez las dice). 

Por todo ello conviene diferenciar el ruido de los mítines y ruedas de prensa, los fuegos artificiales de los insultos en las redes sociales y las algaradas de unos cuantos energúmenos (cada vez menos) ante las sedes del PSOE, de la realidad cotidiana de los millones de españoles que se ven favorecidos por las decisiones progresistas que este gobierno está aprobando.

El Ayuntamiento de Pamplona y las amenazas de UPN y PP