viernes. 01.03.2024

No me interesa para nada lo que haga o diga, Isabel Díaz Ayuso (IDA), como persona, si me preocupa porque marca la pauta de la línea ideológica del PP, y no sería descabellado que llegase a ser presidenta del Gobierno de España, vista la ineptitud de Feijóo, que ha quedado suficientemente demostrada en estos pocos meses de “liderazgo” entre los populares. Sin lugar a dudas, IDA por lo que hace y por lo que dice es un auténtico peligro para nuestra democracia. No hace falta extrema derecha con ella.

Acabo de leer en este medio la carta de protesta del anterior rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Berzosa dirigida al rector actual Joaquín Goyeche por la concesión del título de “alumna ilustre” a IDA. La protesta está más que justificada, ya que IDA además de  estar destrozando los servicios públicos de sanidad-nada más hay que contemplar lo que está ocurriendo en los Centros de Atención Primaria y con la huelga de los sanitarios- de  la enseñanza, incluida la universidad.

Y también por su ignorancia, mostrada en su negacionismo climático y en sus nulos conocimientos sobre la Historia de España, en contra de toda la investigación realizada por muchos historiadores. Especialmente una muestra palpable de este desconocimiento o falseamiento de nuestra Historia es el discurso que pronunció el pasado 2 de mayo y otras declaraciones que ha realizado sobre la II República. Producen vergüenza. Más adelante me detendré en este discurso.

Pero, añadiría alguna razón más a las expuestas  por parte de Carlos Berzosa contra esta distinción. Es su carácter provocador, que no hace más que sembrar cizaña y ponzoña a la convivencia de nuestra sociedad. Yo no sé si es consciente de lo que dice, o se limita a recitar, cual si fuera un ventrílocuo, lo que le escribe un político de triste recuerdo y cuyo nombre no quiero ni citar. 

Por si alguno cuestiona mis juicios, ahí van algunas de sus palabras recientemente pronunciadas. En una alocución con motivo del Día de la Memoria del Holocausto y Prevención de los Crímenes Contra la Humanidad, IDA comparaba el inicio de la Shoa, término que en hebreo significa Holocausto, con la situación que se vive actualmente en España. Sigue diciendo auténticas barbaridades, como: Todo tiene un origen. La Shoa no comenzó con la Solución Final. Empezó con el señalamiento, la criminalización, la deshumanización y la discriminación. Ejerciendo y fomentando desde el poder público y con los recursos del Estado. Como sigue pasando hoy por todo el mundo, también en España, en escuelas públicas, en entornos vecinales, en algunas calles, plazas". Esto es sobrepasar el límite de lo razonable. Si es así como dice, actúe, y presente una denuncia ante la justicia.

Insisto en su ignorancia. El 28 de abril de 2021 le realizó una entrevista en su programa de Onda Cero, Carlos Alsina, y además de oírla, tuve la paciencia de trascribirla por completo. De verdad, es una muestra  de una indigencia cultural  y de una pobreza  de expresión, que deberían avergonzar a todos los madrileños.  Por ello, publiqué en este medio el 2 de mayo de 2021 el artículo La libertad en Madrid para Isabel Díaz Ayuso es, entre otras cosas, que “puedes cambiar de pareja y no encontrarla nunca más”.

Merece la pena fijarse en su concepción peculiar  de la libertad y la democracia. No me cabe la menor duda que pronto se estudiará en las Facultades de Ciencias Políticas de las mejores universidades del mundo por su profundo calado ideológico. Enhorabuena por tu contribución a la ciencia política. Reproduzco una parte, la totalidad puede leerse en el artículo citado.

Carlos Alsina (CA)- ¿Qué es la libertad?

Isabel Díaz Ayuso (IDA)- Bueno la libertad es entre otras, muchísimas cosas, la sociedad que nos hemos dado en la Comunidad de Madrid. La libertad es todo ello, el poder decir cómo queremos.

CA- ¿Todo eso no existe fuera de Madrid?

IDA- No digo que no exista fuera de Madrid, lo que digo es que ahora está amenazado, todas esas personas vienen a España y nos dicen, yo ya he perdido un país, no quiero perder otro, o hagan caso a los venezolanos que venimos del futuro, no hay que ir a Venezuela a hablar de estos temas, ya vienen ellos solos.

CA- ¿No estará comparando la situación política actual de España con la de Venezuela?

IDA- La democracia está por encima de la libertad y de la ley, cuando una democracia sin ley se convierte en otra cosa.

CA- Pero estaremos de acuerdo, supongo, que la libertad, escuchándola, llego a la conclusión de que España no es una democracia plena, porque hace usted una descripción de las amenazas que existen  a la libertad  en todos los lugares que no gobierna el Partido Popular, que me intranquiliza un poco, entiéndame, yo pensaba que España era una democracia plena, veo.

IDA- Absolutamente, eso lo es, pero cuando estamos hablando de libertad en estas elecciones, estamos hablando de lo que nos hemos dado y, sin embargo, de lo que podría ocurrir, si según que políticas entran en el motor económico de España. Sin embargo, creo que las políticas que se están aplicando desde Moncloa contra empresas, contra economía, y no digamos por parte de los socios del gobierno, sí que atentan contra la libertad, del mismo modo que atentan contra la libertad el entorno de ETA, o pactando con el entorno independentista, están ahí, puesto que España es una democracia plena del mismo modo que es un país seguro, esas cosas que se pongan en cuestión en campaña me parece un absurdo…

Retorno a su  discurso de profunda enjundia histórica pronunciado el 2 de mayo pasado, con motivo de la fiesta de la Comunidad de Madrid. Lo analice en profundidad y lo califique como falaz y reaccionario. Me sorprendió que desde las universidades madrileñas y sus departamentos de historia no salieran en tromba a desmentir semejantes majaderías.

Antes de analizar la parte histórica mostraré algunos adjetivos extraídos del discurso: Madrid es una España abierta, solidaria, tierra de acogida, la España de todos, que no se ahoga en identidades, acogedora, comprensiva, plural y universal, que se niega a la confrontación ideológica, una España de todos, y quien quiera tolerancia que mire a Madrid.  ¿Cómo se conjuga su negativa a la confrontación ideológica, cuando su discurso se ha construido básicamente frente al gobierno de Sánchez? Hace falta tener cuajo.

Todas estas palabras son una muestra de cinismo, hipocresía y desvergüenza. ¿Cómo se conjuga que su Madrid es abierto, tierra de acogida para todos con sus palabras en Castilla y León de Socialismo free (libre de socialismo)? Tal mensaje no es algo anecdótico, ya que busca instalar en el ambiente la idea de la extirpación del otro por pensar distinto. Durante el Tercer Reich, los nazis acuñaron la expresión para determinados territorios Judenfrei (libre de judíos). ¿Cómo se conjuga un Madrid solidario siendo de facto un «paraíso fiscal» dentro de España, que supone una competencia desleal con el resto de las comunidades y que impide el equilibrio interterritorial? 

Usted, Sra. Presidenta,  que está siempre con la palabra “constitución” en la boca le recomiendo que lea su  artículo 2: “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas. 

Y también el Estatuto de la Comunidad de Madrid (Artículo 1) 1. Madrid, en expresión del interés nacional y de sus peculiares características sociales, económicas, históricas y administrativas, en el ejercicio del derecho a la autonomía que la Constitución Española reconoce y garantiza, es una Comunidad Autónoma que organiza su autogobierno de conformidad con la Constitución Española y con el presente Estatuto, que es su norma institucional básica. (…) 3. La Comunidad de Madrid, al facilitar la más plena participación de los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social, aspira a hacer realidad los principios de libertad, justicia e igualdad para todos los madrileños, de conformidad con el principio de solidaridad entre todas las nacionalidades y regiones de España.

Pasemos a la parte histórica del discurso de IDA Dixit: “Napoleón estuvo ciego cuando intentó invadir una nación con dos milenios de Historia: desde la romanización, la monarquía visigótica, la «España perdida» por la invasión musulmana, que nos hace perseverar durante casi ocho siglos para seguir siendo europeos, libres, occidentales; el Camino De Santiago, las Cortes de León, la Unidad Nacional que logran los Reyes Católicos, el Descubrimiento del Nuevo Mundo, la Escuela de Salamanca, la Monarquía católica, es decir, universal...”

Habló de la España perdida por la invasión musulmana, lo que supone eliminar todo el legado musulmán, además del judío. Inconcebible. Dinamitemos La Alhambra, La Mezquita de Córdoba, La Aljafería de Zaragoza. Y ya de paso, todo el arte mudéjar, entre ellas las Torres mudéjares de Teruel, que, por cierto, ha sido declarado por la UNESCO “Patrimonio de la Humanidad”. Los musulmanes como los judíos eran tan españoles como los cristianos, ya que llevaban siglos viviendo en la Península Ibérica.

Además, tan extranjera era la religión cristiana como la musulmana o la judía. Todas vinieron de fuera. Mas, IDA y muchos españoles siguen considerando solo «españoles» a los celtas, los íberos, los celtíberos, los cartagineses, los romanos y los visigodos, pero no a los musulmanes y judíos, aunque hubieran nacido durante generaciones en la península. Esta es la opción de los que columbran con auténtico frenesí en el pasado una España eterna, heredera de Tubal, nieto de Noé, y católica desde antes de Cristo y recitan con fruición –ya se preocupó de ello nuestra escuela franquista– la lista de los reyes godos, de Ataulfo a don Rodrigo.

Pasemos ahora a la antigüedad de la nación española. Para Esperanza Aguirre es de tres milenios, Rajoy la redujo a 500 años. Ahora IDA cuadriplica la cifra. Hace dos milenios la actual España no era más que una «conjunto de territorios dispersos», una sucesión de diferentes «pueblos». Hispania era una provincia romana. Y el reino visigodo tampoco puede entenderse como una nación. Para Álvarez Junco, el nacionalismo español nace a inicios del XIX ligado al liberalismo, y va a seguir los avatares del liberalismo. La derecha española, la derecha católico-conservadora en general, va a ser antinacionalista en aquella primera fase. Ellos defienden la religión, al monarca absoluto, pero no defienden a España, ni mucho menos la soberanía del pueblo español.

En cuanto a la unidad nacional de los Reyes Católicos, el mismo Álvarez Junco señala que ni Isabel ni Fernando tenían idea de la «unidad nacional», ni les importaba. No están logrando la unidad nacional, como decían las historias que nos enseñaban durante el franquismo. Lo que les importaba era reunir cuantos más territorios podían, como a cualquier gran señor feudal, monarca o emperador de la época.

En 2006 se celebró una exposición con motivo del V Centenario del matrimonio de Fernando, tras enviudar de Isabel, con Germana de Foix. El andorrano y catedrático de Literatura Española de City University of New York Ángel Alcalá Galve sobre tal matrimonio: "¿Dónde quedaban, sino en el retrete de sus ambiciones personales sus presuntas ambiciones de lograr al fin de 800 años la definitiva unión nacional de España, que habría sido la meta de su matrimonio con Isabel?"

En cuanto a la Monarquía católica y universal. Ella fue la culpable de uno de los mayores genocidios de la Historia Moderna: la expulsión de los moriscos. Pero, esto no es historia. Sra. Presidenta, lea el Quijote y especialmente  el capítulo LIV, donde se narra el emocionado encuentro de Sancho con Ricote, el morisco de su lugar, que vuelve a su aldea de incógnito, disfrazado, por no poder hacerlo tras haber sido expulsado y vivir un tiempo en Francia y finalmente en Alemania, donde había recalado. Ricote le dice a Sancho: “Fuimos castigados con la pena del destierro, blanda y suave al parecer de algunos, pero al nuestro la más terrible que se nos podía dar. Doquiera que estamos lloramos por España, que, en fin, nacimos en ella y es nuestra patria natural; en ninguna parte hallamos el acogimiento que nuestra desventura desea”.Y el capítulo LXIII, donde no menos dolor por la expulsión expresa Ana Félix, hija de Ricote.  De verdad, produce sonrojo que una presidenta de la Comunidad de Madrid pueda emitir tal discurso.

Dejemos sus conocimientos históricos. Mas, hay otras cuestiones a considerar sobre la actuación política de IDA. Muy graves. Para ello, quiero referirme a un artículo que escribí en este medio, el 5 de enero de 2015, Crímenes económicos contra la humanidad., en el cual señalaba: “Entre los artículos leídos en los últimos tiempos, hay uno que me impactó  poderosamente y que he releído en numerosas ocasiones “Crímenes económicos contra la humanidad”  de Lourdes Benería y Carmen Sarasúa. Es claro y contundente, además de rabiosa actualidad. Para la Corte Penal Internacional, crimen contra la humanidad es "cualquier acto inhumano que cause graves sufrimientos o atente contra la salud mental o física de quien los sufre, cometido como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil". Desde la II Guerra Mundial nos hemos familiarizado con este concepto y con la idea de que, no importa cuál haya sido su magnitud, es posible y obligado investigar estos crímenes y hacer pagar a los culpables”.  Situaciones como las que ha generado la crisis económica han hecho que se empiece a hablar de crímenes económicos contra la humanidad. El concepto no es nuevo se usó en los debates sobre las políticas de ajuste estructural promovidas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial durante los ochenta y noventa, que acarrearon gravísimos costes sociales a la población de África, América Latina, Asia (durante la crisis asiática de 1997-98) y la Europa del Este. Muchos analistas señalaron a estos organismos, a las políticas que patrocinaron y a los economistas que las diseñaron como responsables, especialmente el FMI, que quedó muy desprestigiado tras la crisis asiática.

¿Cómo podría definirse una decisión gubernamental que privatizara servicios públicos sanitarios en un contexto de gran pérdida de poder adquisitivo y como consecuencia de ello empeorase la salud, o incluso perdieran la vida muchas personas?  ¿Cómo podría definirse la venta de viviendas públicas a fondos buitres, para que al día siguiente estos obliguen a los inquilinos a marcharse por una subida brutal del alquileres y por ello, alguno se suicida?  Podríamos poner otros muchos ejemplos.

Este concepto de crímenes económicos contra la humanidad, que finalmente tendrá que recogerlo la legislación, no es un brindis al sol, de hecho hay muchas publicaciones y artículos que tratan de ello. Incluso se celebran Jornadas específicas sobre el tema. En julio de 2023, se impartieron los 8º Cursos de Verano universitarios de Torres (Jaén) bajo el título Crímenes económicos y financieros. ¿Nuevos crímenes de lesa majestad? Estaban coordinados por Baltasar Garzón.

Juan Torres  señala que es  plenamente consciente de que casos, como las muertes por falta de asistencia sanitaria o por desahucios, y otros muchos parecidos, que se podrían poner sobre le mesa, son más difíciles de encajar en el concepto habitual de crímenes contra la humanidad que otros que se manifiestan en torturas, ataques militares, persecuciones, deportaciones, etc., porque determinar su naturaleza exacta y sus motivos o incluso la secuencia que provoca los daños es más complicado y menos explícito. Pero cree que esa dificultad no justifica que se deje de lado su estudio y que se avance hacia una tipificación internacional de los crímenes de lesa humanidad, que se pueden estar cometiendo por razones o mediante acciones de tipo económico.

Sigue diciéndonos, Juan Torres, sin ánimo ninguno de entrar en la problemática jurídica que eso puede comportar, simplemente quisiera señalar que hay una serie de connotaciones asociadas a determinadas conductas o políticas de naturaleza económica que a su modo de ver permiten que éstas puedan ser consideradas como verdaderos crímenes de lesa humanidad.  A medida que las vayan leyendo, ruego examinen si estas conductas o políticas de naturaleza económica se pueden observar en la sanidad pública madrileña.  Son estas:

Las principales me parece que son las siguientes:

  • Producen daños directos y también indirectos o colaterales.
  • Son daños a grandes masas de población.
  • Los daños que se producen se pueden conocer de antemano y a pesar de ello se llevan a cabo.
  • Los daños forman parte de un balance de efectos muy asimétrico.
  • Las conductas y políticas económicas que producen este tipo de daños son el resultado de presupuestos ideológicos.
  •  Se llevan a cabo con premeditación y con conciencia del daño que producen.
  • Son conductas o decisiones de carácter político y no técnicas.

Es evidente que el deterioro de la sanidad pública madrileña ha provocado y sigue provocando un gran daño a una gran parte de la sociedad madrileña, además quienes llevan a cabo estas prácticas son conscientes de ello, y a pesar de ello prosiguen. Son una opción política motivada por determinada ideología. Ni tampoco responde a cuestiones técnicas. Y, por último, benefician a conciencia a unas minorías en detrimento de la gran mayoría. El ejemplo más claro es la privatización de la sanidad pública. Insisto es una opción política, pero podrían ser otras.

Es conocida la política fiscal llevada a cabo por la Comunidad de Madrid por parte de los populares. Rebajas o eliminación de impuestos propios, cuyos máximos beneficiarios son las clases más ricas. Los datos son del año 2017, extraídos del Informe Madrid: capitalidad, economía del conocimiento y competencia fiscal, por parte de  El Laboratorio de Análisis de Políticas Públicas (IvieLAB) creado en 2018 por el Ivie en colaboración con Presidencia de la Generalitat Valenciana (GVA).

Más de la mitad se concentra en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (2.663 millones de euros) y también son muy importantes las minoraciones de ingresos en el Impuesto sobre el Patrimonio (996 millones) y el IRPF (504 millones). Lo que supone un total de 4111 millones a los que renuncia el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Los beneficios fiscales diseñados por la CM operan de manera que se concentran considerablemente en los contribuyentes de mayor renta y riqueza. El 7% de los contribuyentes con rentas superiores a los 60.000 euros se benefician del 42% de las minoraciones de las cuotas líquidas en el IRPF. Es claro que con esos 4.111 millones solo en el 2017 se podrían atender mucho mejor las necesidades educativas, sanitarias, de asistencia social… Pero, han renunciado  a esta opción. Y las secuelas están ahí. Veamos algunos de esos efectos. 

Lo más grave ocurrido durante la pandemia han sido los protocolos de la vergüenza (PV) en la CM, que eran de obligado cumplimiento para todo el personal dependiente de Sanidad. Produce auténtico pavor el pensar en la muerte que tuvieron algunos de estos ancianos, al no ser llevados a los hospitales. Este hecho lo han denunciado. El periodista Manuel Rico en su libro ¡Vergüenza! El escándalo de las residencias analiza lo ocurrido en las residencias en la primavera de 2020, desvelando los fallos estructurales del modelo de residencia. Las administraciones ni regularon adecuadamente, ni inspeccionaron ni castigaron a las empresas, que, movidas por el exclusivo beneficio, incumplieron la legislación vigente. Y también menciona los PV de la CM, que, según Médicos Sin Fronteras, provocaron que algunos ancianos «encerrados bajo llave, golpeaban la puerta o se dejaban morir».

Y otro libro Morirán de forma indigna de Alberto Reyero, exconsejero de Políticas Sociales de la CM por Cs. La portada es una esquela, acompañando al título de por sí ya impactante. Repasa las directrices seguidas en uno de los mayores escándalos de nuestra historia política, al dejar tirados a miles de personas abandonadas sin atención médica. Reyero ya criticó, durante la primera ola de la pandemia, los PV de la CM. De ellos dijo que le parecían poco éticos y posiblemente ilegales, y por estos desacuerdos morales con las decisiones del Gobierno de la CM, presentó su dimisión como consejero, el 2 de octubre de 2020. El pasado 26 de septiembre en la Cadena Ser en el programa de Hora 25, Aimar lo entrevisto durante 26 minutos. Su audición estremece. Mas, Isabel Díaz Ayuso ha vuelto a negar en la Asamblea de Madrid que su Gobierno elaborase los PV.

¿Cuántas muertes se habrían podido evitar en la sanidad pública si hubiera estado dotada adecuadamente? Recursos los hay. Mas, no se quiso hacer. Los motivos parecen claros, tampoco hace falta insistir más.

 En definitiva,  lanzo una pregunta, ¿Lo ocurrido en la sanidad pública de la  CM podría calificarse como delitos y crímenes contra la humanidad? 

Isabel Díaz Ayuso: la Shoa ya ha empezado en España