sábado. 15.06.2024
Blas Cabrera Felipe
Blas Cabrera Felipe

Recientemente, se ha renombrado el Instituto Nacional de Química-Física, perteneciente al CSIC, que llevaba el nombre de Gregorio Rocasolano, falangista que estaba en el tribunal de depuración universitario franquista, tras la guerra civil. Era una vergüenza, que iba contra la Ley de memoria histórica, que fue aprobada en el año 2007.

Han puesto como sustituto, el nombre del gran físico, Blas Cabrera Felipe, que fue el introductor de grandes teorías científicas en España. Su figura ha sido ya estudiada, desde hace tiempo, con una extensa bibliografía.

Fue también el encargado, junto a otros miembros de la Junta Para Ampliación de Estudios (JAE) de la construcción del emblemático edificio Rockefeller, en 1932, donde se encuentra el actual Instituto.

En esas fechas, ya había sido suprimida lo de "real" de las academias, por un decreto del presidente de la II República, Niceto Alcalá Zamora

Lo que quiero comentar, es el video que acabo de ver (2), sobre el homenaje con motivo del renombramiento del edificio, concretamente me refiero al minuto 42, y el ponente, es el profesor de física de la Universidad de la Laguna, Jorge Méndez Ramos. Ya nos da una idea de cómo enfoca el profesor el tema de la Guerra Civil, pues dice "los dos bandos, los rojos, etcétera…". Pero concretamente es esto:

"...el 26 de enero de 1936, es miembro de la Real Academia Española (RAE) pues Blas Cabrera sustituye a Ramón y Cajal, que había fallecido en 1934..."

El conferenciante, insiste "Real Academia española de la lengua..." por si alguien no se había enterado.

El tema es que, en esas fechas, ya había sido suprimida lo de "real" de las academias, por un decreto del presidente de la II República, Niceto Alcalá Zamora, (Gaceta de Madrid, del 21 de abril de 1931).

En el año 2019, en enero, se restituyo a siete científicos, la medalla que les había sido retirada por los franquistas, como académicos, ya que como argumentaban los propios académicos franquistas: si las Reales academias, habían perdido lo de reales, y finalmente disueltas, durante la República, ahora tenían que hacer un juramento fascista, para ser readmitidos. Uno de ellos, fue Blas Cabrera Felipe, junto a otros de la JAE, como Enrique Moles, e Ignacio Bolívar.

Este solemne acto, que estuvo presidido por la vicepresidenta, Carmen Calvo, en la Real Academia de Ciencias, sí reconoció indirectamente la legalidad republicana.

En el vídeo, también sale la foto de la ex ministra Mercedes Cabrera Calvo Sotelo, que en realidad no es la nieta de Blas Cabrera, sino su sobrina nieta, cuando no salen ninguno de los numerosos nietos que este tuvo. Al final, sale también en el video, las investigaciones que sobre Blas Cabrera está haciendo el Historiador de la Ciencia, José Manuel Sánchez Ron, académico y Vicerrector de la Real Academia de la Lengua. 

A la presentación del video, en el salón de actos del Instituto Química-Física, no asistió la presidenta del CSIC, pero sí algunos nietos del físico. 

Hace años, en el 2010, a la entrada del edificio, conseguimos un grupo de familiares relacionado con la Institución Libre de Enseñanza, poner una placa, en honor de la JAE, que ponía como comienzo 1907 y como final 1939. Antes ponía indebidamente 1938.



Lo hicimos en aplicación de la Ley de la memoria histórica. Ahí, sí se reconoce la legalidad republicana, lo que contradice lo que el profesor canario, Jorge Méndez, dice en el video.

Yo, personalmente, hubiera preferido que se pusiera al edificio, el nombre del otro gran protagonista de este lugar, el gran químico, Enrique Moles Ormella, que defendió la legalidad republicana, y que luego tuvo que pasar 4 años en la cárcel (le habían condenado a muerte). Él no fue cesado por la II República, como Blas Cabrera, pues sí apoyó la legalidad republicana, sin ningún tipo de duda, como hizo también otro gran científico de la JAE, el eminente cardiólogo, Luis Calandre Ibáñez. La nieta de ambos, Beatriz Moles Calandre, mi prima, no está ya para defenderlos, lo tengo que hacer yo.

Y aunque recientemente se inauguró un pequeño museo del laboratorio histórico, en ese mismo edificio, con sus aparatos. La fecha finaliza en 1936, cuando durante los años 1936-39 siguió funcionando el laboratorio, tanto como investigación, como fabricando material para la II República.

Como consecuencia, les hicieron los franquistas, un Consejo de Guerra Sumarísimo colectivo, por auxilio a la Rebelión.

Rocasolano ya no preside el emblemático edificio creado por la JAE republicana en 1932, pero queda un tufillo monárquico-franquista, que no me gusta nada.

Honran al gran físico Blas Cabrera Felipe, pero deshonran la legalidad republicana