martes. 23.04.2024
José Ramón Gómez Besteiro

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Nadie duda desde hace años de la engrasada maquinaria electoral del PP gallego. Son famosos sus acarreos de votantes en las zonas rurales y todas y todos hemos podido ver ancianas y ancianos conducidos por monjas a votar al PP y otras lindezas que tal vez debieran ser documentadas y llevadas a la justicia, claro, si tuviéramos justicia independiente. Pero aun así la victoria popular conservadora estaría asegurada. Esta vez se pudo soñar y el BNG lo intento seriamente. Pero el BNG solo no llegaba. El problema es que el resto de fuerzas de izquierda se hundió e incluso el PSOE tuvo el peor resultado de su historia. Su electorado muy hecho al voto útil, emigró al BNG que sin duda era y es el voto útil, permítaseme la cacofonía.

Claro, si varias fuerzas de izquierdas se presentan es porqué tienen alternativas diferentes aun siendo todas ellas progresistas, sino el esfuerzo no solo es inútil, sino que divide fuerzas. Para eso líderes inteligentes favorecen las coaliciones y bloques, pero no es el caso.

El problema es que el resto de fuerzas de izquierda se hundió e incluso el PSOE tuvo el peor resultado de su historia

Lo que han hecho Sumar y todavía más Podemos, es dividir, pero aun así los resultados de Podemos son tan malos que ni siquiera ha llegado a hacer daño. Podemos en este momento es una caricatura de lo que fue y no aporta nada, pues su discurso muy radicalizado, ahora, no señala nada nuevo ni ninguna alternativa diferente más allá de palabras, porqué Podemos ya ha gobernado, ha tenido ministras y ministros y por tanto a sido y es responsable de las acciones de gobierno de su época de coalición, es decir hablando de Galicia, la parroquia ya lo conoce. Es además un partido antipático, sectario y hosco. Nada que ver con lo que fuera el PCE de la post transición con sus cantantes, poetas y expresos políticos y auténticos líderes sindicales. Podemos es un ejemplo más de las izquierdas woke internacionales, que al final acaban luchando solo de verdad en terrenos identitarios y tribales, fuera de las necesidades reales de las clases trabajadoras y que las doctrinas liberales y globalistas, también apoyan en este caso por negocio. Podemos no es útil.

Sumar debe estudiar muy bien su situación, también debería mirar la experiencia pasada del PCE que tras quemar su etapa de clandestinidad y su prestigio resistente, acabó aportando votos y militantes al PSOE excepto en la etapa de Anguita que remontó con otras propuestas fundamentalmente de acoso al PSOE felipìsta, pero que no pudo evitar ir de crisis en crisis.

El problema generalizado y en el caso del PSOE de forma especial es que no se dan alternativas reales a una sociedad mercantilizada y sometida ideológicamente por la industria cultural y la filosofía neoliberal, al pan y circo, pero que ni llega a fin de mes, ni tiene su futuro asegurado y en la que los únicos que dan fuerte son las extremas derechas encontrando enemigos externos. 

La sumisión de las izquierdas a la Unión Europea y a la monarquía es su pozo en mi opinión. Deberían mirar al BNG que se declara además de nacionalista y de izquierdas, republicano y que cuestiona al menos, muchas medidas de la Unión Europea que castiga por cierto a Galicia de forma especialmente dura y estas cuestiones tan importantes no le han impedido subir como la espuma al BNG, tomen nota los aparatos socioliberales y acompañantes.

La Unión Europea nos mete en guerras, hace lo que le dicen los EEUU y está enviando miles de millones de euros a una Ucrania corrupta y sin control

La Unión Europea y la burocracia de Bruselas son en estos momentos el enemigo de los y las agricultoras, pescadores, clase obrera industrial… Pues ha destrozado la industria pesada española y la ubicada en Galicia la ha dañado seriamente y no aporta nada nuevo más allá de placas solares. La Unión Europea nos mete en guerras, hace lo que le dicen los EEUU y está enviando miles de millones de euros a una Ucrania corrupta y sin control, en lugar de apoyar los sistemas productivos europeos etc etc, y todo esto también lo defiende y ejecuta el PP, luego si todos dicen lo mismo, quien tiene más capacidad de engrasar la maquina electoral mediante acarreos, pagas y subvenciones el día anterior, gana las elecciones. Además hay algo que se analiza poco y es que las Comunidades Autónomas son difíciles de cambiar entre otras cosas porque siempre se escudan para lo malo en el gobierno central o en “Europa” y además Hacienda no depende de ellas. Eso sin contar los caciquismos y oligarquías locales muy activos y conservadores excepto en muy pocos casos.

La única reflexión que yo vuelvo a aportar es que necesitamos una izquierda que no sea globalista ni woke, que sepa cuáles son las necesidades reales de las clases populares sufridoras y explotadas de mala manera y que “Europa” es una pura solución de mercado, para los mercaderes, por cierto no solo europeos ni mucho menos, un apéndice de la anglosfera y un ente liquidador de la industria y la agricultura europeas cuajada de tesis globalistas, belicista y profundamente conservadora. Eso para comenzar. Sin olvidar la necesidad de democratizar el estado español y federalizarlo de verdad y con derecho a decidir, para lo cual la monarquía es un obstáculo pues garantiza la permanencia de todos los tics, leyes y aparatos y castas franquistas que nos siguen dominando. La corona consagra el poder real de las grandes empresas depredadoras y que viven como ellos a costa del estado e impide el progreso y el avance social y democrático y esto hay que decirlo alto y claro. Sin ambas premisas no hay izquierda que cambie y transforme y para hacer lo mismo que Biden o el Partido Demócrata de los EEUU o Macron, no necesitamos partidos de izquierdas. Necesitamos apuesta por la soberanía popular, el socialismo y la republica de las y los iguales, eso o vamos hacía Italia.

Galicia, elecciones, izquierdas