sábado. 13.04.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Hace pocos días los medios regionales de comunicación acogieron con sorpresa un informe de la Federación de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), que atribuía a Asturias un porcentaje muy bajo de gastos sanitario en Atención Primaria (AP), el 13,26% del total presupuestado, el tercero por la cola en el conjunto de las CC.AA. El dato llama la atención porque Asturias, con respecto a la inversión total en sanidad, está con Navarra y el País Vasco en el pelotón de cabeza.

Para poder valorar adecuadamente esta información, hay que empezar por los presupuestos de la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias previstos para el año 2024, presentados y aprobados en sede parlamentaria el pasado mes de diciembre. En la sección 15 que corresponde a la Consejería de Salud, se especifican diversos subconceptos contables (gastos de personal, gastos en bienes corrientes y servicios, transferencias corrientes…). Subconceptos que no hacen referencia alguna al gasto asignado a los distintos sectores que conforman el sistema sanitario. Es decir, a través de los presupuestos no podemos conocer cuánto dinero se invierte en Atención Primaria, Atención Hospitalaria, Salud Mental, Salud Pública…

Asturias, con respecto a la inversión total en sanidad, está con Navarra y el País Vasco en el pelotón de cabeza

Y sin embargo es una información fundamental para poder conocer y valorar las inversiones que se realizan en el ámbito de la salud. Podemos decir que con esta forma de presentar la información, la Consejería de Salud hace un flaco servicio a la transparencia porque además del presupuesto global, lo más importante es conocer como esa cuantía se reparte entre los distintos sectores del sistema sanitario.

Es verdad que estos datos se dan a posteriori, a través de la comparecencia de la Consejera en sede parlamentaria o a través de sus declaraciones a los medios de comunicación; pero la información suele ser poco sistemática, siempre incompleta y en algunos casos, como el que nos ocupa, con un baile de datos que no nos permiten conocer la realidad del gasto sanitario presupuestado.

Conocer cuánto dinero se adjudica a la Atención es una de las claves, porque es el sector que vertebra la sanidad pública y porque su situación es muy precaria después de haber sufrido el mayor maltrato en términos de subfinanciación. Para tener una referencia, la Organización Mundial de la Salud ha recomendado que la inversión en la Atención Primaria debería suponer -en términos porcentuales- el 25% del total del presupuesto sanitario.

La asignación de gasto a la Atención Primaria en Asturias es muy baja, prácticamente la mitad de lo que se reivindica por el sector

Pues bien, según consta en la Consejería de Hacienda (1) el gasto previsto en la AP es de 393,3 millones de euros, lo que significaría que el porcentaje del gasto destinado a la AP es del 16,9%

Sin embargo, la Consejera de Salud declaró a los medios de comunicación que el gasto total en la AP era de 628 millones de euros (2), incluyendo el gasto farmacéutico en recetas. Si descontamos las recetas, el porcentaje de gasto dedicado a la Atención Primaria es prácticamente el 13,26%, lo mismo que dice la FADSP. En fin, un lio de números que esperamos resolver porque hemos solicitado información a la Consejería para conocer el gasto sanitario sectorizado.

Dos conclusiones para terminar: Uno, presentaremos una reclamación ante el Consejo de Transparencia de Asturias para que los próximos presupuestos incorporen el gasto sanitario sectorizado. Y dos, todo indica que la asignación de gasto a la Atención Primaria en Asturias es muy baja, prácticamente la mitad de lo que se reivindica por el sector, un primer problema que la Consejería debería resolver cuanto antes.


NOTAS
(1) Proyecto de Presupuestos Principado de Asturias 2024 
(2) Fuente: EFE, 4 de diciembre. 2023 “Salud destinará 628 millones a robustecer la Atención Primaria"


Carlos Ponte | Asociación para la defensa de la Sanidad Pública

El gasto en atención primaria por debajo de las recomendaciones de la OMS