#TEMP
lunes. 15.08.2022
ccoociudadreal
Foto: Twitter CCOO Ciudad Real

En USA es habitual hacer públicas las Estadísticas de Accidentes de Trabajo en la Memoria final y pública de las Grandes Obras. Dato interesante, aunque sólo sea por conocer “el otro coste”, el coste en vidas humanas y en sufrimiento que se producen a lo largo de la construcción de grandes proyectos que transforman la vida de las ciudades y de sus ciudadanos. 

Esta experiencia se siguió en nuestro país sólo en casos muy especiales y concretos. En la construcción de la Ciudad Olímpica de Barcelona y en la Expo de Sevilla, si no estoy equivocado. 

Al inicio de las obras del parque de la Warner en San Martín de la Vega, el alcalde del momento, del PSOE, nos comentó en una reunión que mantuvo a propuesta de CCOO de Madrid con el Ayuntamiento, que ese proceder era un “mal fario” para los futuros visitantes. Sin duda, eso hubiera producido un deslucimiento para las máximas autoridades en el momento de la inauguración y corte de la cinta, con la ciudadanía y la prensa presentes. 

En las minas asturianas un cartel a la entrada de la mina actualizaba diariamente los accidentes que se habían producido ese año

Pero las autoridades deben de estar para las duras y para las maduras y dar contestación a los porqués. Más, cuando se trata del sufrimiento y la vida de los que han levantado la obra. En otros países se levantan placas conmemorativas con los nombres de las víctimas de las grandes construcciones. Pero parece que aquí las autoridades sólo están para las celebraciones, la autocomplacencia; para la ocultación de las responsabilidades y no para el reconocimiento y conocimiento público de los verdaderos artífices. 

En las minas asturianas un cartel a la entrada de la mina actualizaba diariamente los accidentes que se habían producido ese año. Hasta hace poco en España se alzaba la bandera en un edificio en construcción cuando se tejaba. Con ese acto se simbolizaba la culminación de una obra sin accidentes graves. Como decimos ahora se visibilizaban los accidentes laborales. Ahora se ocultan.

Un ex consejero de Economía de la Comunidad de Madrid acosaba a CCOO y UGT cuando denunciábamos en los medios la muerte de trabajadores en accidentes. Los empresarios hacen todo lo posible por ocultarlos. Algunos incluso dejan tirado al accidentado a las puertas del Hospital. Nadie quiere identificar a las víctimas laborales. Todas las demás salen en la tele y sus familiares, amigos, compañeros de trabajo. Todo lo cual denota la conciencia última de responsabilidad de todos.

Y es que, se nos engaña mostrando el rostro amable de las cosas y escondiendo el oscuro. Ya lo comenta nuestra presidenta de Madrid: “la izquierda, siempre sacando la cara fea de las cosas”. Debe de ser que la cara fea la ponemos los demás y ellos sólo la bonita. 

Siguen en este caso una tradición antigua de la Historia: reseñar sólo lo importante para los poderosos. Los historiadores sociales han dado un vuelco a esa tradición y se preocupan por analizar cual es el papel que han jugado y juegan los explotados, los que nunca salen en la foto, excepto cuando mueren en circunstancias trágicas. Y ni aún así, por lo que vemos últimamente.

Pero no sólo adoptan esta posición algunas instituciones públicas y muchos empresarios. Las hemerotecas y otros soportes de análisis, noticias y datos tienen un valor extraordinario para el historiador que los debe de valorar y explotar adecuadamente. Los modernos hablan de minería de datos. Pues bien, desde hace pocos años, los medios de comunicación siguen una rutina consistente en ponerse en contacto, cada vez que hay un accidente mortal, con el médico del 112 que ha acudido y recoger únicamente la información sanitaria.

Antes se acudía más a los gabinetes de prensa sindicales que, frecuentemente, se habían presentado en el lugar del accidente; habían reconocido muchas de las condiciones en las que se había producido y el relato de algunos compañeros del accidentado. 

Un juez ya fallecido decía que los jueces deben de iniciar el interrogatorio de los testigos en el lugar de los hechos y en el momento del levantamiento del cadáver. Se pierde si no una información muy relevante para el procedimiento, para la defensa, la actuación policial, judicial y la investigación, el análisis y la valoración del lector y el registro.

¿Se ha abandonado el trabajo de campo por parte de sindicatos y medios de comunicación?

Para datos puede consultarse: Confederación Sindical de CC.OO. 20/04/2022
Análisis de las estadísticas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales en España en 2021


Nota del autor sobre bel título: Me he permitido, como Antonio Skármeta pone en boca del cartero de Isla Negra, adueñándose de la poesía de Neruda, para escribir a su amada, utilizar el título del interesante libro de Andrés Rubio "España Fea. El caos urbano, el mayor fracaso de la democracia". Pienso que viene a cuento con tantas inauguraciones y tantas alharacas del “Todo va bien”.

La España fea de las condiciones de trabajo