domingo. 03.03.2024

Ya he escrito varios artículos sobre las elecciones locales y la cada vez menor influencia política de los municipios. En su declive han tenido mucho que ver los aparatos de los partidos parlamentarios puesto que los utilizan a su antojo y para financiarse y para ello necesitan llenar sus candidaturas de personas sumisas, con carencias profesionales y políticas dispuestas a todo.

La nueva casta de políticas y políticos locales se enroca en el poder pues está profesionalizada en la peor expresión del término y su objetivo –en demasiados casos- es mantenerse en el poder es decir en su curro bien remunerado y hacer lo que se les ordene con tal de poder seguir. Claro que hay excepciones, sobre todo donde peor o nada se paga o donde por su tamaño se puede ser visible y dar el salto a otras ocupaciones “superiores”. No niego, no obstante que no haya y las hay, personas honradas y abnegadas en política la política local.

Ante esta situación, bastante o muy generalizada, la reacción ciudadana en muchos casos es armar candidaturas locales, localistas y de vuelta a las raíces o de orgullo local. Quede claro que lo local y/o regional es muy importante, pero si lo local carece de visión global es negativo. Si se abandona la lucha de clases por localismos entonces es una derrota. Lo localista y el nacionalismo de plaza no nos llevan a ningún sitio más allá de crear nuevas élites locales sobre todo de derechas, conservadoras aunque en la mayoría de los casos se autodenominen independientes casi siempre y que mienten, mienten miserablemente pues toda opción política tiene ideas e intereses detrás, lo importante es saber qué intereses se defienden.

Veamos. Las candidaturas de la “España vaciada” y similares de defensa rural, deben saber que la causa real de sus males es la PAC y las nefastas políticas de la Unión Europea durante años arruinando la agricultura y ganadería o la pesca. Malas políticas a las que estas candidaturas se deben enfrentar o apoyar, en cuyo caso ya se definen. O con la economía neoliberal o por la soberanía alimentaria, la reforma agraria y la política en favor de las mayorías. Lo rural son las reservas indias del siglo XXI en Europa/UE zona OTAN gracias a la PAC y al monocultivo del turismo.

Las candidaturas locales deben saber y/o reivindicar la autonomía local y la suficiencia fiscal de los ayuntamientos o bien no van a tener posibilidad alguna de apoyar las reivindicaciones ciudadanas.

Las candidaturas, todas ellas se deben manifestar o no por una auténtica democracia local. Fórmulas de participación y de elaborar los presupuestos de forma participada o seguir con lo de siempre. Asambleas vecinales o no. Es decir al final podemos ver quienes defienden solo intereses personales, de los cacicatos locales o intereses gremiales de un sector productivo determinado. Ante esto candidaturas ciudadanistas, y de clase, socialistas, por la autonomía local y la asamblea de electas y de electos.

Pero incluso en el caso de ser candidaturas radicalmente democráticas van a tener que asumir y manifestarse ante las políticas globales, la guerra, el cambio climático, la igualdad entre hombres y mujeres, razas o procedencias. La vida de las vecinas y vecinos no es ajena a la ausencia de una sanidad pública de mala calidad y privatizada, la ausencia de escuelas públicas, las pensiones de sus mayores, falta de empleo o de seguridad.

Nada es ajeno a un mundo en guerra, una constitución caduca que no recoge derechos sociales ni democrátcos o la ausencia de políticas de vivienda. Por todo esto y más los municipios no son islas, están en el mundo y sus ediles deben tener el mundo en la cabeza o engañan a sus habitantes.

La guerra va a provocar pobreza, alzas de precios de los alimentos, mucho sufrimiento y por tanto habrá que apoyar también desde los ayuntamientos las posiciones de una clase trabajadora que lo pasa muy mal y que se verá sin esperanza, sin sentimientos de cambio en un mundo que necesita esperanza en un futuro digno y que por haber renunciado las izquierdas tanto oficiales como postmodernas al socialismo abre las puertas a la extrema derecha de par en par. Socialismo o barbarie. El socialismo también se construye en los ayuntamientos.

Elecciones municipales 2023 autonomía local o mentira