<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
sábado. 01.10.2022
COMUNIDAD DE MADRID

El Defensor del Pueblo recibe “numerosas quejas” por el cierre de las urgencias extrahospitalarias

La institución considera “insuficiente” la respuesta dada por la Consejería de Sanidad justificando el cierre de los SUAP en Madrid.

urgencias atencion primaria

El Defensor del Pueblo sigue a la espera de que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid le remita “la memoria justificativa o documento que incluya los datos detallados que prueben la conveniencia de mantener suspendido el servicio de las urgencias extrahospitalarias (SUAP)” en la región y detalle el diseño del nuevo modelo adoptado.

Así lo ha comunicado la institución que dirige Ángel Gabilondo a uno de los colectivos en defensa de la sanidad pública de los que está recibiendo “numerosas quejas” tras la decisión del Gobierno regional de derivar la atención de los pacientes que eran atendidos en las urgencias de atención primaria a un centro coordinador que opera a través de los teléfonos 112 y 061 y la atención domiciliaria del SUMMA.

En el escrito, fechado el pasado 17 de agosto y al que tenido acceso Nuevatribuna, el Defensor del Pueblo informa a la Plataforma de Apoyo a la Atención de Pinto que ya solicitó información al SERMAS sobre el cierre de las urgencias.

UN TOQUE DE ATENCIÓN A LA CONSEJERÍA

De hecho, en una recomendación del 30 de junio de este año, la institución insta al Gobierno de Isabel Díaz-Ayuso que, una vez pasado la fase aguda de la pandemia de covid, “se adopten, a la mayor brevedad posible, todas las medidas necesarias de reorganización que aseguren una correcta atención urgente presencial en los centros sanitarios extrahospitalarios” de la Comunidad de Madrid, para “cumplir con los principios básicos de accesibilidad y atención de proximidad” y “reducir el exceso de carga asistencial que vienen soportando crónicamente los servicios hospitalarios de urgencias, particularmente en periodos como el estival".

El Defensor del Pueblo considera que la información aportada hasta ahora por la administración madrileña justificando el cierre de los SUAP es “insuficiente” por “no detallar los datos en los que se apoyan los criterios aplicados” para dicha decisión.

La Consejería detalla en su respuesta que, según datos de 2019, los SUAP atendieron un 1% de emergencias, un 26% de urgencias y un 73% de patrologías “perfectamente demorables para ser atendidas con cita previa en un centro de salud”.

Al respecto, el Defensor del Pueblo considera que, ante dichas “patologías demorables”, no puede obviarse el acusado incremento del tiempo de espera en atención primaria y la presión asistencial que afecta a la mayoría de los centros de salud de la Comunidad de Madrid: “Esta institución ha recibido numerosos escritos en los que los interesados acreditaban una espera que superaba los 14 días”, señala.

También dice que “parece digna de tenerse en cuenta la atención” a ese 26% de pacientes cuyas patologías son calificadas por la propia Consejería como “urgentes” si se estima el número total de casos a los que se aplica ese porcentaje, un dato que no ha sido facilitado por la administración sanitaria. Según datos de 2015, en el SUMMA se atendió a más de 500.000 pacientes con recursos móviles y más de un millón en centro de urgencia de atención primaria.

Respecto a la disminución de las urgencias en hospitales a la que alude la Consejería en 2021, el Defensor del Pueblo considera que “no deberían descartarse situaciones de usuarios con patologías urgentes de menor complejidad” que ante el cierre de SUAP, “hayan desistido de recibir atención en su domicilio o en un centro hospitalaria más alejado”, o personas que no acudieron a los hospitales en el periodo 2020-2021, por la situación derivada de la emergencia sanitaria por la pandemia.

El Defensor del Pueblo también menciona una queja recibida por parte de una asociación de trabajadores del SUMMA asegurando que la capacidad del servicio no puede rebasar la atención de 24 avisos en 24 horas, por lo que dicha estimación “hace considerar la inviabilidad de que se hubieran llevado a cabo a domicilio las más de 1,2 millones de actuaciones programadas de enfermería en los SUAP según recoge la propia Consejería.

“Sustituir la atención en los SUAP por la asistencia a domicilio de pacientes que se encuentran en situación de personarse en el centro sanitario parece ocasionar un esfuerzo innecesario al profesional y una falta de aprovechamiento de un tiempo que podría emplear en la atención de otro usuario”, afirma la institución.

El Defensor del Pueblo recibe “numerosas quejas” por el cierre de las urgencias...