miércoles. 12.06.2024
recortes_sanidad

Las comunidades autónomas que más invierten en la sanidad pública tienen gobiernos progresistas según se desprende del análisis realizado por la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) sobre la evolución de los presupuestos sanitarios autonómicos de la última década.

Aunque en el periodo analizado, de 2010 a 2023, se observa un alza generalizada del gasto destinado a sanidad, con un promedio per cápita del 34,56%, la FADSP destaca que el actual modelo de financiación autonómica permite una gran variabilidad entre las CCAA a la hora de la asignación presupuestaria a estas partidas (atención primaria, especializada, farmacia, etc.).

Las cifras muestran que algunas comunidades han hecho un esfuerzo en mejorar sus presupuestos sanitarios, mientras otras los han reducido.

Las desviaciones positivas (un presupuesto en 2023 mayor del estimado) más significativas son: Baleares (26,19% más), Asturias 7,34%, Extremadura 5,14% y Aragón 3.08%. Si bien -precisa la FADSP- Hay que tener en cuenta que no todas las que tienen cifras superiores a las estimaciones tienen un valor elevado, como es el caso de Baleares, porque parte de valores muy bajos en 2010.

Las desviaciones negativas más relevantes (presupuestos en 2023 inferiores a la estimación) son: Madrid 15,03% menos, Murcia 14,22% y Cataluña 5,85%, si bien, dos de ellas (Madrid y Cataluña) tienen prorrogados sus presupuestos para 2023, lo que podría explicar en parte la situación, aclara la asociación.

Pero lo que no parece dejar lugar a dudas es que las CCAA que desvían sus presupuestos al alza tienen gobiernos progresistas, mientras que las desviaciones a la baja se producen en dos comunidades gobernadas por el PP y una por los nacionalistas.

Por otro lado, se constata que durante el periodo analizado la excesiva variabilidad presupuestaria se mantiene, y por ello sería necesaria, según la FADSP, “una financiación finalista que disminuya las desigualdades presupuestarias que al final se traducen en desigualdad de las prestaciones sanitarias y de la accesibilidad de la población a las mismas”.

Las CCAA que más invierten en sanidad están bajo gobiernos progresistas