martes. 21.05.2024
evo

La tecnología móvil es imprescindible en nuestro día a día, eso es algo que ya sabíamos. Sin embargo, en 2020 se ha vuelto más crucial que nunca, debido a la situación derivada por la pandemia del Covid-19, que obliga a mantener el distanciamiento social y priorizar todo tipo de transacciones y encuentros digitales.

Esto, traducido al mundo de las finanzas y la banca tiene un ganador claro: la banca online. Las entidades financieras, conscientes de que el mundo actual es digital y se dirime a través de los dispositivos móviles, trabajan desde hace años en desplazar a sus clientes hacia ese escenario.

En España, por ejemplo, el número de oficinas bancarias ha decrecido entre 2008 y 2018 en torno al 40%. Esto ha provocado, de manera indirecta, que el número de usuarios de banca online crezca hasta alcanzar el 53% de internautas totales.

2021, un año con cifras récord para la banca online

El estudio Orange sobre “Transformación Digital de la Banca” indica que a nivel mundial se alcanzarán los 3.000 millones de usuarios de banca online en 2021, lo que supone un incremento de más del 50% que en la actualidad. Estos usuarios acceden a los servicios financieros principalmente desde sus móviles, pero también desde tablets y ordenadores.

El Índice de Economía y Sociedad Digital (DESI) muestra también que las operaciones más comunes en la banca digital son la consulta de saldo y de movimientos, las transferencias y el pago de facturas y recibos.

No obstante, en los últimos años los bancos online también han ido introduciendo mejores servicios, de ahí que cada vez más usuarios se interesen por solicitar productos financieros, obtener información y hacer transacciones de todo tipo.

En España, el futuro de  la banca pasa sin duda por el entorno digital. La fusión de Caixabank y Bankia puede que se traduzca posiblemente en más movimientos entre entidades, lo que puede llevar a reestructuración de las oficinas y a una apuesta más decidida por los servicios de banca digital.

¿Cómo atraer clientes a este nuevo formato de banca digital?

Los mejores bancos online son conscientes de que el cliente digital no solo busca con su app de finanzas hacer transferencias, pagar facturas o conocer su saldo. Se trata de clientes muy exigentes y que manejan el entorno digital con soltura, pues es su escenario habitual.

Esto obliga a las entidades a introducirse de lleno en este ámbito pero sin dejar de lado también la banca presencial, pues siguen existiendo muchos consumidores que dependen de las sucursales físicas.

La realidad, por tanto, se encamina hacia un futuro en el que la banca online se mueva en un ciclo de constantes innovaciones, ofreciendo así mejores soluciones para los clientes. EVO es un claro ejemplo de apuesta por la mejor banca online, pues esta entidad es pionera en la utilización de tecnologías como la inteligencia artificial y el machine learning, todas ellas encaminadas a mejorar los servicios prestados a los clientes.

Bancos online: banca fintech y bancos tradicionales que dan el salto digital

En España existen en la actualidad más de una docena de bancos digitales. Algunos son digitales como tal, mientras que otros son divisiones digitales de bancos tradicionales a modo de marca comercial, pero que no tiene ficha bancaria propia.

Las entidades de banca fintech son aquellas que operan íntegramente a través de internet. Este tipo de empresas se caracterizan por ofrecer aplicaciones intuitivas encaminadas a mejorar la experiencia del cliente digital. Algunas de ellas incluso permiten operar con criptomonedas. Por lo general, la banca fintech ofrece tarifas muy económicas, bajas comisiones y transferencias internacionales muy baratas.

La banca tradicional, consciente de esta nueva era digital también ha captado el mensaje de la sociedad. Algunos de sus productos en sus enseñas digitales están diseñados al perfil de cliente que se mueve en este entorno, de modo que podemos encontrar buenos ejemplos de banca online en estas propuestas.

Desde su aparición, la banca online se ha caracterizado por su capacidad de atraer a clientes y la continua adaptación a los cambios tecnológicos. Las cuentas corrientes sin comisiones y sin vinculación, productos asociados son coste, descuentos externos en compras y repostaje de gasolina o depósitos muy rentables son algunas de las razones que explican por qué el usuario general está cada vez más dirigido hacia este formato de banca.

¿Será 2021 el año de asentamiento definitivo de la banca online?