miércoles. 29.05.2024

Hablar de hipotecas es hacerlo del principal responsable del sostenimiento del crédito de la sociedad contemporánea. Y no sólo hablamos de su función como mecanismo con el que cceder a la compra de vivienda, sino también del gran movimiento económico que generan a su alrededor. Así de simple y rotundo. No obstante, en pocas ocasiones nos paramos a pensar en las compañías y, más concretamente, en los préstamos con garantía hipotecaria para empresas y PYMES. Requisitos, beneficios, cómo conseguirlos, etc. Que no cunda el pánico, en este texto os contamos todo lo que debéis saber si estáis pensando solicitar una hipoteca para vuestra empresa. 

  1. Beneficios de las hipotecas para empresas
  2. Garantía hipotecaria
  3. Muchos menos requisitos
  4. Hipoteca exprés
  5. Cuotas a la carta

Beneficios de las hipotecas para empresas

A estas alturas todos sabemos que, a pesar de los altos intereses, conseguir una hipoteca no resulta, ni muchísimo menos, un camino sencillo. Por fortuna existen webs como Financia-T. Un intermediario entre quienes necesitan hipotecas para empresas y no pueden conseguirlas por la vía bancaria, y el capital privado que dispone de liquidez para realizar préstamos. Surgiendo, de esta forma, la principal ventaja de los préstamos hipotecarios de capital privado: su independencia con respecto al sistema bancario. A continuación, os enumeramos el resto de beneficios de esta incipiente vía de financiación y obtención de capital por parte de pequeñas y grandes empresas.

Garantía hipotecaria

Lo más importante a la hora de realizar cualquier tipo de préstamo es que nos aporte confianza y un respaldo de propiedad. Por fortuna, este tipo de préstamos para empresas cuentan, precisamente, con garantía hipotecaria. Es decir, pueden ser usados con los mismos fines que cualquier tipo de hipoteca. Aunque en el caso que aquí nos ocupa el bien objeto de la garantía no puede estar hipotecado.

Muchos menos requisitos

Las entidades bancarias suelen cubrirse bien las espaldas con multitud de requisitos como la no presencia en ningún fichero de morosos (ASNEF, RAI, CIRBE, BADEXCUG, ICIRED, etc.), certificados de deudas, nota simple de la propiedad a usar como aval, situación con la Seguridad Social, certificados tributarios, declaración del impuesto de sociedades, balances de cuentas, etc. Afortunadamente, los préstamos con garantía hipotecaria para empresas cuentan con muchas menos exigencias a tener en consideración. Destacando, eso sí, la necesidad de contar con una propiedad inmobiliaria que sirva de garantía.

Hipoteca exprés

La necesidad de disponer de efectivo en el menor tiempo posible suele ser una tónica habitual a la hora de acudir a cualquier tipo de préstamo. Y los hipotecarios no iban a ser la excepción. Por desgracia, los embarragosos trámites bancarios hacen que el proceso pueda demorarse durante semanas. Algo que, como os podéis imaginar, no ocurre con las hipotecas privadas para empresas. Comenzando a estudiarse cada caso al momento y obteniendo respuesta en tan solo unos días.

Cuotas a la carta

Otra de las grande ventajas de los préstamos con garantía hipotecaria para empresas es la flexibilidad de sus pagos. No en vano, las cuotas son pactadas entre las partes, sin la rigidez de los productos bancarios, y con periodos de aplazamiento de capital de hasta 1 año. Y, sin ningún atisbo de duda, esta es una grandísima ventaja para cualquier empresa que se precie. Para finalizar, y a todos los factores anteriores nos remitimos, nos encontramos ante una interesante alternativa para aquellas empresas que necesiten liquidez de forma inmediata.

¿Quieres pedir una hipoteca para tu empresa? Todo lo que debes tener en cuenta