#TEMP
miércoles 18/5/22
agua potable

Una de las peores sequías en la historia reciente está azotando a la ya golpeada región del Cuerno de África. Como consecuencia de ello, más de 13 millones de personas en Etiopía, Somalia y Kenia se enfrentan a la inseguridad alimentaria y escasez de agua severa. Así lo ha advertido el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), que llama a tomar medidas urgentes para evitar que la situación sea aún más crítica. Por lo pronto, jefes de Estado de todo el mundo, representantes del sector privado y organizaciones de la sociedad civil, se reunirán en Dakar entre el 21 y 26 de marzo, en el marco del Foro Mundial del Agua, para analizar las urgentes acciones necesarias para alcanzar el Objetivo 6 de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, que aboga por garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos. 

Si hay algo en lo que coinciden los expertos y autoridades es que hay que actuar ya. Así lo afirma el coordinador subregional para África oriental de la FAO, David Phiri, quien insiste en que las graves consecuencias de la sequía se están profundizando. Las cifras son alarmantes. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), aproximadamente 5,5 millones de niños menores de cinco años en el Cuerno de África sufren malnutrición “aguda” debido a la severa sequía, los conflictos en curso y la pandemia de Covid-19. Entre ellos, se estima que 1,4 millones sufren desnutrición aguda grave y lo que es aún peor, los pronósticos revelan que las cifra podría aumentar en un 50% si la escasez de agua se mantiene durante los próximos tres meses.

Mientras la región se enfrenta a la cuarta temporada sin lluvias, las comunidades locales intentan medidas desesperadas para sobrevivir. La sequía ha causado importantes pérdidas en las cosechas y ha causado la muerte de numerosas cabezas de ganado. Las cifras de la Agencia de Gestión de la Sequía de Kenia indican que más de 1,4 millones de animales han muerto como consecuencia de la escasez de agua. Situación que ha obligado a muchas familias dependientes de esta actividad, a abandonar sus hogares en busca de alimentos y agua. Lo que a su vez, incrementa el riesgo de tensiones y violencia intercomunitaria debido a la escasez de recursos básicos disponibles.

Los pronósticos son particularmente preocupantes ya que la región aún sufre las consecuencias de la crisis ocurrida en 2011. Ese año estuvo marcado por una terrible hambruna que se cobró la vida de más de 250.000 personas en Somalia, en lo que se convirtió en una de las mayores tragedias de la historia. Por ende, cualquier indicio que demuestre que esto pueda volver a repetirse, debe ser seguido de cerca con especial atención. Sobre todo, porque está en riesgo la vida de millones de personas. 

“Millones de vidas penden de un hilo”, asegura el director regional de Unicef para África Oriental y Meridional, Mohamed M. Fall. Y son los niños los más afectados por las consecuencias de esta crisis hídrica. Es por ello que en este contexto desolador, el Foro Mundial del Agua se presenta como una oportunidad única para abordar este problema y pasar a la acción. Además, el hecho de que esta sea la primera vez que el evento se realice en el África subsahariana, implica un importante mensaje de apoyo a la región.

Organizado conjuntamente por el Consejo Mundial del Agua y el gobierno de Senegal, la novena edición del Foro Mundial del Agua, promete ser el escenario internacional en el que se gestará el compromiso político con una causa impostergable: la seguridad del agua. Como lo indica el lema de esta edición, ‘Seguridad hídrica para la Paz y el Desarrollo’, el evento girará en torno a cuatro ejes: seguridad hídrica y saneamiento; agua para el desarrollo rural; cooperación y herramientas y medios. Cada uno de estos, incluirá temas relevantes como por ejemplo, la financiación, gobernanza, gestión del conocimiento e innovación en el sector del agua. Pero sin dudas, el foco estará puesto en lograr resultados concretos y buscar soluciones a los desafíos a los que se enfrenta la comunidad internacional. 

"Estamos muy orgullosos de reunir a los gobiernos, el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil para fortalecer la implementación de las acciones necesarias para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible", declaró Abdoulaye Sene, Secretario Ejecutivo del 9º Foro Mundial del Agua. Lo cierto es que la audiencia de alto nivel que se dará cita en Dakar para el mayor evento global relacionado con el agua, tendrá la responsabilidad de activar su compromiso con las cuestiones críticas del agua. Por ende, todas las miradas estarán puestas en el desenlace de este evento, para seguir de cerca los acontecimientos.

Las cifras hablan por sí mismas y los llamados a la acción no pueden ser desatendidos. Por si la situación no fuera suficientemente compleja, las advertencias son aún más preocupantes. La directora general adjunta de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Beth Bechdol, ha advertido que “los ciclos de sequía se están intensificando y ocurren cada vez con más frecuencia”. Por ende, queda claro que no hay más tiempo que perder. Millones de vidas están en juego y su suerte no puede estar echada al azar. Es hora de buscar soluciones y empezar a actuar.

Foro Mundial del Agua: la urgente necesidad de reforzar la seguridad hídrica