miércoles 8/12/21
1

Debido a los bajos tipos de interés, es un gran momento para contraer una hipoteca. Si estás pensando en comprarte una casa y no sabes bien cómo buscar el mejor crédito hipotecario presta atención a las claves que, a continuación, te acercamos.

Por qué es un buen momento para firmar una hipoteca

El mercado de la vivienda se está recuperando de los meses más duros de la pandemia a marchas forzadas, rompiendo mes tras mes récords de operaciones cerradas. Un dato que es indicativo de la buena salud del sector, pese al gran parón que experimentó hace poco más de un año. Entre los motivos principales está el hecho del gran atractivo que supone firmar ahora un crédito. Estas son algunas claves del porqué. 

Gran oferta de crédito y ‘barato’

Sin lugar a dudas, un indicador que puede llevar al optimismo es la situación favorable que se está dando dentro del sector hipotecario. Es una evidencia que los bancos cuentan con liquidez y necesitan prestar dinero, para captar clientes se busca, especialmente, ser competitivo a través de las ofertas que se ofrecen. Esto se ve de un modo claro a través de la guerra de tipos de interés así como de la financiación a largo plazo. 

En la actualidad, las entidades bancarias están ofreciendo préstamos hipotecarios a tipo fijo y con un plazo a devolver de 30 años con un interés que se encuentra por debajo del 1%. Con estas ofertas y ante tal competencia negociar unas condiciones favorables es mucho más sencillo.

Buscar y comparar es fundamental

Es fundamental, precisamente, para beneficiarse de esta coyuntura comparar. Para ello, y previamente a desplazarte a algunas entidades bancarias, puedes recurrir a los mejores portales comparativos del sector y ver, por ejemplo, cuáles son las mejores hipotecas variables. A partir de ese momento, cuando veas los tipos de interés que te ofrecen por defecto, ya podrás hacerte una idea de las entidades que pueden acabar negociando un interés más ajustado.

Ir a cada una de ellas, tras tu preselección, te ayudará a lograr ofertas personalizadas y ver las diferentes variables, como pueden ser las vinculaciones, que te ofrecen para determinar qué oferta será la mejor para ti en función de tus intereses.

Escenario favorable para subrogar

Este escenario también hace que sea un gran momento para buscar mejores condiciones a la hipoteca que ya tienes. La subrogación, pasar un crédito a otra entidad a cambio de unas condiciones más ventajosas, está en un momento esplendoroso precisamente por la guerra de tipo de interés que mantienen los bancos. Existe un interés real de los bancos por captar negocio a través de las subrogaciones. 

El obstáculo mayor: el ahorro necesario para acceder al crédito

No obstante, a pesar de la situación favorable para acceder a una hipoteca, hay un aspecto que todavía supone un gran desafío y que pasa por necesitar la cantidad de ahorro previa para poder ir a cualquier entidad a solicitar el préstamo. Se trata de una situación especialmente grave entre los más jóvenes, que, aunque pueden tener un trabajo indefinido y, por tanto, unos ingresos estables, no tienen demasiada capacidad de ahorro ni tampoco una cantidad inicial que les permita acceder al préstamo, más allá de que sus condiciones laborales sí hicieran posibles, por sí mismas, que pudieran tener un préstamo hipotecario. 

A raíz de la última gran crisis, iniciada en 2008, tanto el Banco de España como el BCE, tuvieron claro que no se podía prestar a cualquier persona y para la concesión de una hipoteca hay una estrecha supervisión porque lo que se busca es que, aunque el dinero se deje barato, los requisitos para acceder a él sean garantistas. De ahí, por ejemplo, que se requiera contar con el 20% del dinero que supone la compra de la vivienda más los gastos de notaria e impuestos.  

Un gran hándicap si se tiene en cuenta que en la actualidad ningún banco español está ofreciendo un nivel de crédito por encima del 80% del valor de compra. Eso sí, siempre es aconsajable ir a negociar con la entidad de crédito porque hay supuestos en los que se podrían hacer excepciones. Por ejemplo, si se adquiere una vivienda del banco o el valor de tasación es superior al de compra de manera notable, etc.

Cómo negociar la mejor hipoteca y por qué hacerlo ahora