<------ PlayOnContent--------> <------ END PlayOnContent--------> #TEMP
martes. 09.08.2022
cat

La nueva normalidad ha modificado nuestros hábitos de vida y de consumo. Las reuniones y eventos han reducido drásticamente su aforo, mientras que otros sectores, como el comercio electrónico, han visto cómo su demanda aumentaba de manera exponencial. Entre ellos, la hostelería y el turismo son dos de las actividades más afectadas por este cambio.

Aunque las recientes noticias sobre la vacuna parecen indicar que la nueva normalidad tiene los días contados, algunos cambios que hemos experimentado han llegado para quedarse. Entre ellos, el modo de vivir las vacaciones se ha transformado y los consumidores han apostado durante el 2020 por actividades íntimas y en consonancia con la naturaleza. Por ejemplo, alquilar un barco se ha convertido en una tendencia al alza, ya que ofrece una gran cantidad de oportunidades a diversos precios, y en total seguridad: es la mejor manera de disfrutar del mar respetando la distancia social.

Razones por las que alquilar un barco

Existen numerosas razones por las que esta actividad, a diferencia de otras, ha incrementado su demanda en los últimos tiempos. Entre ellas, la intimidad que ofrecen los barcos alquilados es una de las principales.

  1. Medidas de seguridad

En los tiempos del coronavirus mantener las recomendaciones sanitarias es lo esencial. Por ello, este tipo de actividades son perfectas para realizar con un grupo reducido de amigos y/o familia. A diferencia de otras alternativas vacacionales, el uso de embarcaciones permite acceder a infinidad de lugares y realizar multitud de actividades manteniendo la distancia interpersonal en todo momento.

  1. Gran diversidad de barcos

Por ejemplo, en Click&Boat, una de las empresas con mayor demanda del sector náutico, se pueden encontrar más de 35.000 barcos, lo cual permite el alquiler de catamaranes, lanchas o veleros, entre otros. Esta diversidad en la oferta permite que los precios oscilen desde los económicos hasta las embarcaciones de lujo, dependiendo de las personas interesadas en el alquiler o las actividades que se quieran realizar, así como el destino o el tipo de barco. Así, una lancha es una buena oportunidad para realizar excursiones diarias, mientras que un velero o un catamarán serán más adecuados para vivir una experiencia a bordo de varios días, permitiendo pasar la noche en alta mar.

  1. Recorrer el país de forma única

Numerosos usuarios consideran que el alquiler de barcos es una alternativa que tan solo debe barajarse durante los meses estivales. No obstante, la playa puede ser un lugar maravilloso para pasar cualquier época del año.

Durante los meses de invierno, las zonas costeras de España (Mallorca, Ibiza, Jávea…) no albergan el turismo al que están acostumbradas durante julio y agosto. Esta circunstancia abre la puerta a realizar ciertas actividades de manera relajada, una oportunidad que debe tenerse en cuenta en la situación actual.

Por ello, mediante el uso de ciertos barcos se puede rodear y visitar varios lugares de la costa española de una manera diferente.

  1. Naturaleza inaccesible

Si de lugares únicos de la costa española hablamos, el viaje en barco abre la posibilidad de visitar numerosos rincones escondidos de nuestro litoral. Como decimos, a diferencia de los meses estivales, durante el invierno las calas no se encuentran abarrotadas de turistas tomando el sol. Como consecuencia, es posible disfrutar de la naturaleza en todo su apogeo, sin interrupciones.

Además, recorrer rutas por el mar o dormir en medio del océano es una de las mejores experiencias que existen. Se trata de lugares donde no existe contaminación lumínica y, por lo tanto, son fáciles de fotografiar o simplemente disfrutar con la familia o amigos. Además, algunas empresas, como Click&Boat, operan en más de 50 países, por lo que se pueden contratar embarcaciones fuera de nuestras fronteras: desde Menorca... ¡A Maldivas!

  1. Tranquilidad del estrés cotidiano

Como hemos comentado, el coronavirus ha supuesto un cambio de mentalidad colectivo. En este sentido, no es casual que el turismo rural se haya disparado durante los meses de junio, julio y agosto, ya que la población ha comprendido la importancia de encontrar paz y tranquilidad durante las vacaciones.  

Por esta razón, muchos viajeros cambiaron sus destinos tras el confinamiento. Y es precisamente en mitad del mar, lejos de las masas, los gritos y los ruidos, donde mayor tranquilidad se puede encontrar. Como consecuencia, alquilar barcos se ha convertido en un recurso perfecto para hallar la creatividad, reflexionar sobre ciertos asuntos o, simplemente, disfrutar de aquellos privilegios de los que antes no éramos conscientes.

  1. Gastronomía de costa

Por último, y dado que la mayoría de las embarcaciones alquiladas rodean el litoral, quienes optan por esta alternativa suelen acercarse en alguna ocasión a la costa para disfrutar de las ciudades, puertos o chiringuitos de playa. En estos lugares se puede disfrutar de la comida típica de nuestro país a un precio increíblemente económico.

Las playas, desiertas durante estos meses del año, también son excelentes lugares en los que encontrar la quietud o deleitarse de buena compañía. No obstante, recuerda dejar la playa como te la encontraste y, sobre todo, respetar las medidas de seguridad en todo momento.

Alquilar un barco: la nueva tendencia para las vacaciones