sábado 22.02.2020

El temporal Gloria hace estragos en un litoral castigado por la construcción

La urbanización descontrolada de la costa, que sigue aumentando cada año, agrava los daños causados por los temporales como el que está azotando estos días la costa de levante
Chalé del Ministro.(Xavia) Construida en los años 60 por Mariano Navarro Rubio, entonces ministro de Hacienda con Franco en dominio público marítimo. El temporal Gloria derriba sus muros.
Chalé del Ministro.(Xavia) Construida en los años 60 por Mariano Navarro Rubio, entonces ministro de Hacienda con Franco en dominio público marítimo. El temporal Gloria derriba sus muros.

La destrucción de los ecosistemas litorales (como las dunas) reduce la capacidad de estos de adaptarse y hacer frente a eventos destructivos como el temporal Gloria, tal y como Ecologistas en Acción ha señalado desde hace años en su informe Banderas Negras.

Ecologistas en Acción ha denunciado en numerosas ocasiones la mala gestión de muchos tramos costeros en el litoral español, fundamentalmente en cuestiones urbanísticas. Ahora sus consecuencias se han hecho visibles tras el paso del temporal Gloria, que azota a las comunidades del Mediterráneo con un mar con alto nivel energético.

Decenas de playas han desaparecido temporalmente y otras han perdido parte de la arena debido a la sobreelevación del nivel del mar, que en lugares como Gandía, ha batido el récord con más 80 centímetros. O el propio Delta de l’Ebre, que se ha visto anegado por el agua, después de que el mar penetrara 3 km tierra adentro y cubriera temporalmente buena parte del delta, con unas consecuencias que se extienden también a la economía rural.

La organización ecologista ha declarado que, en este punto, no es posible anticiparse a si hemos empezado una nueva etapa de récords, o si se trata de un caso puntual. Lo que sí es posible anticipar mediante evidencias científicas, es que los temporales cada vez son más frecuentes y energéticos.

Asimismo, y pese a que aún no se pueda relacionar directamente el temporal Gloria al cambio climático, Ecologistas en Acción ha manifestado que es prioritario denunciar la situación de vulnerabilidad de decenas de playas de nuestro litoral, así como obras de defensa costera que no son capaces de amortiguar correctamente la energía del oleaje.

La pérdida de arena de una playa no es un acontecimiento irregular. Es más, forma parte de la dinámica propia de los ciclos de erosión y sedimentación de los entornos arenosos. El problema de fondo es otro, denunciado en numerosas ocasiones por Ecologistas en Acción: la modificación del entorno natural, fundamentalmente debida a construcciones y urbanizaciones en primera línea de costa.

Las construcciones han supuesto más de un 25 % de destrucción de enclaves vitales (como dunas y deltas). Su destrucción supone un importante desequilibrio, al tratarse de una parte fundamental de un sistema dinámico, que empezó hace décadas con el boom turístico, y cuyas consecuencias vemos muy frecuentemente con episodios como los de este último temporal.

Ecologistas en Acción lleva años denunciando no solo el urbanismo desenfrenado en nuestras costas, sino otros aspectos que en su conjunto han generado un escenario vulnerable ante este tipo de eventos: la ocupación de zonas de inundación, zonas de influencia de los temporales, zonas estratégicas para la dinámica litoral, mala gestión de arribazones, fondeos irregulares, ampliaciones portuarias, etc.

Clara Megías, portavoz de Ecologistas en Acción, ha declarado: “Debido a los altos niveles de destrucción de nuestras costas, es más probable que gran cantidad de playas vean su final por temporales muy energéticos como este, que por efectos de la subida del nivel del mar por el cambio climático. Sin entrar en detalle de las evidentes consecuencias del cambio climático, está claro que el deshielo y el calentamiento global propician la subida del nivel del mar y favorece una mayor frecuencia e intensidad de los temporales”.

Por todo ello, la organización ecologista ha solicitado a los gobiernos central y regionales que desarrollen con urgencia planes de prevención ante la recién declarada emergencia climática. “No nos podemos quedar esperando a ver cómo es el próximo temporal y cómo siguen desapareciendo playas y generando destrozos de la fachada marítima. Existen soluciones, pero es necesario que las administraciones tomen conciencia y apuesten por implementar soluciones a largo plazo, y no solo parches que arreglen los desperfectos causados por este temporal pero que volverán a ser destruidos por el siguiente”, ha recalcado Megías.

El temporal Gloria hace estragos en un litoral castigado por la construcción