miércoles 28/7/21
PÁJAROS EN LA CABEZA

Limícolas en migración

PAJAROS 1
Gaviota reidora. Dibujo de Irene Maira

Devesa del Saler septiembre 2020

Día 16:

Vi un ave desconocida, en la ribera norte de la Gola del Puchol, encima de las últimas piedras grandes de la escollera, debajo de la duna. Su tamaño se aproximaba al de un mirlo. Tenía el abdomen blanco y el dorso y la cabeza oscuros. No me dio tiempo a observarla con los prismáticos. La vi fugazmente desde la orilla opuesta.

Para un buscador de aves aficionado - yo soy eso- encontrar a un ave desconocida, es una sensación maravillosa. Todos tus sentidos se agudizan y tratas de captar todos los detalles que te permitirán identificarla: tamaño, colores, formas, pico, ojos, cola, patas, movimientos, sonidos, proporciones, actitudes, medio ambiente, etc.

Las aves, viven en su ambiente, repiten sus posaderos, buscan su comida en los mismos lugares, viven su territorio. Si ves un ave en un determinado lugar y hora, y quieres reencontrarte con ella, vuelve los días siguientes a la misma hora y lugar. Es probable el reencuentro. A veces esto no funciona, son aves de paso, o aves migrantes.

Día 17:

Panchote y yo estábamos en la ribera sur de la Gola, a la altura de los matorrales espesos y redondeados más cercanos al mar. Observábamos a una garceta común, que nos dejó acercarnos a unos veinte metros de distancia. Estaba picoteando el suelo encima del ribazo de una pequeña playita fangosa, la más alejada del mar.

Vimos dos aves acicalándose al borde del agua. Limpiaban sus plumas con el pico. Para hacerlo levantaban un ala y metían la cabeza por debajo. El dorso, debajo de las alas, era de un blanco puro resplandeciente; con las alas plegadas, era oscuro, con zonas que aparentaban “calvas” en el plumaje.

Las observamos durante diez o quince minutos, personas y aves en silencio: nosotros observando con los prismáticos, la garceta comiendo entre las hierbas bajas, y detrás las dos aves, de la misma especie desconocida, tranquilas y confiadas aseaban sus plumajes con esmero.

Nos acercamos un poco más, y la garceta salió volando. Detrás lo hicieron las aves, paralelas al ribazo, a un nivel inferior al nuestro y hacia la mar. Pasaron a tres o cuatro metros.

El instante del cruce fue memorable. Resplandecían los blancos y negros del dibujo que formaban sus dorsos y sus alas.

Panchote inmediatamente las buscó y encontró en su libro. No había dudas era una pareja de vuelve piedras comunes. (1)

El libro dice que son infrecuentes en el Mediterráneo. No parece muy acertado ese comentario. Las vimos varios días.  Son migratorias. Nidifican en áreas costeras en torno al Ártico. En invierno se las ve en zonas costeras de España, sobre todo en la bahía de Cádiz y en las costas asturiana y gallega. También en algunas zonas de las costas mediterráneas: Mar Menor y delta del Ebro.

Día 18 o 19.

Un vuelvepiedras en la playa fangosa que da cara al islote pequeño del lago artificial, al sur de la Gola. Estaba en las proximidades de otros limícolas, muy ocupado, a lo suyo, comiendo detrás y debajo de una pequeña piedra.

Día 23.

Probablemente los mismos dos ejemplares de vuelvepiedras en la banda sur de la Gola, en la siguiente playita hacia el mar. El más grande, el macho, comía las entrañas de un gran pez muerto. Las pequeñas ondas arrastraban al pez alternativamente a la arena y al agua. El vuelvepiedras solo comía cuando el pez estaba en seco. Cuando se sumergía se retiraba, y esperaba a la siguiente onda. La más pequeña, hembra, en tonalidades blancas y negras no participó en el banquete y se marchó pronto. El macho continúo comiendo un buen rato.

Día 24.

A las nueve de la mañana llegó Panchote y salimos a “batir” nuestra zona habitual.

El acontecimiento del día fue el reencuentro con la pareja de vuelvepiedras común.

La vimos alrededor de las doce de la mañana, a punto de cerrar nuestro recorrido. Le habíamos dado la vuelta al lago dejándolo a la derecha de la marcha. Estaban en la zona arenosa limitada para aves limícolas, cercana al sendero que llega desde el puente sobre la Gola del Puchol.

La menor, hembra, con diseño parecido al macho, pero en blanco y negro, volvía piedras y comía sin cesar. El macho de bello colorido, se lo tomaba con más calma.

Allí estaban, al lado de las limícolas y aves marinas más usuales: Chorlitejos patinegro y chico, cigüeñuelas, correlimos y charrancitos. Todos iban a lo suyo, sin conflictos aparentes.

PAJAROS 2

Vuelvepiedras común macho (Arenaria interpres) (2)

Aspecto:

La descripción que hice poco después de ver a los vuelvepiedras fue la siguiente:

Macho:

Tamaño similar al de un mirlo pero con la cola muy corta.  Aspecto un poco rechoncho. Cabeza más bien pequeña. Pico negro, de mediano tamaño, en cuña. Cabeza en gris jaspeado, con manchas geométricas negras. Babero negro terminado en semicircunferencia con una cuña entrante blanca en su parte inferior.

En el dorso bandas de color miel jaspeado, sobre un fondo oscuro, casi negro. A cierta distancia las partes negras parecen “calvas” bajo el color miel. Vientre blanco puro. Patas mas bien cortas color zanahoria. “Rodillas” un poco negras. El dorso, debajo de las alas es blanco puro con forma de elipse. Destaca sobremanera al volar, cuando se la ve desde arriba. Hembra: Más pequeña que el macho. El dibujo, similar, es casi totalmente negro y blanco.

Vuelve piedras común.                                                                                   Mirlo común

Longitud ( L )            21-24 cm.                                                                       24-25 cm.  

Envergadura ( E )    43-49 cm.                                                                        34-39 cm.

Relación E/L            2,05                                                                                  1,42

Nota: La relación Envergadura/ Longitud tiene que ver con la capacidad de vuelo. El tamaño y formas de la cola incide en la capacidad de maniobra cuando vuela.

El vuelvepiedras es un migrador de larga distancia.  Es costero y de tundras. Necesita alas grandes. La cola puede ser pequeña, no necesita maniobras y giros bruscos en distancias cortas.

El mirlo es mayoritariamente sedentario. Vive en zonas cubiertas por árboles y arbustos.

Su cola es larga, necesita maniobrar entre los árboles. Su relación envergadura/longitud es mediocre.

PAJAROS 3

Vuelvepiedras en vuelo (3)

Día 26:

He escrito en mis comentarios:

“Orilla norte de la Gola del Puchol, hacia el lado de tierra de la escollera, debajo de la duna en una pequeña zona de arena, a las doce de la mañana vi un ostrero euroasiático. Todavía no sabía lo que era”.

Compartía espacio con dos vuelvepiedras comunes. Era mucho más grande que ellos. Me llamó la atención la fuerte cabeza y el poderoso pico. A esa distancia no le vi el color de los ojos. Cabeza y dorso negros, abdomen blanco puro. Pico naranja, muy largo y fuerte.

Por la tarde.

Dos ostreros en el lago, en el lugar de costumbre. Descansaban con las gaviotas, de tamaño parecido. Conviven bien.

Ostrero euroasiático (Haematopus ostralegus)

Orden: Charadriiformes; Familia: Haematopodidae

PAJAROS 4

(4) Ostreros euroasiáticos

Dimensiones: Lo comparo con la gaviota común o reidora.

Ostrero euroasiático:                                                        Gaviota común o reidora:

Longitud 39-44 cm.                                                           34-37 cm.                              

Envergadura 72-83 cm.                                                    100-110 cm.

Relación E/L  1,85                                                             Relación E/L  2,94

Una parte de la población del ostrero es migradora, y pasa el invierno en las costas meridionales del continente europeo, incluida la Península Ibérica. Durante la época de paso es habitual en las costas cántabro-atlánticas. No es habitual en las costas valencianas (mapa de la SEO).

Se reproduce en el norte de Europa: Islandia, norte de Noruega, Finlandia, y en torno al Mar Negro.

De acuerdo con esta descripción de la SEO, tuvimos mucha suerte al verlos.

Arturo Maira
Dibujo, Irene Maira

junio de 2021


(1) Guía de aves. España, Europa y región mediterránea. Segunda edición. Ediciones Omega.  Texto y mapas Lars Svensson. Ilustraciones y leyendas Killian Mullarney Dan Zetterstrom.
(2) Arenaria interpres3 - Arenaria interpres - Wikipedia, la enciclopedia libre
(3) File:Arenaria interpres flying.jpg - Wikimedia Commons
(4) Haematopus_ostralegus_Norway.jpg (2414×2071) (wikimedia.org)


Más entregas de 'Pájaros en la cabeza'


Limícolas en migración