domingo. 19.05.2024
Naturaleza
El Socialista, de abril de 1930 (número 6614)

@Montagut5 | Nos acercamos a una experiencia, sumamente sugestiva, sobre la importancia que la socialdemocracia en el centro de Europa desarrolló en favor del disfrute de la naturaleza por parte de la población, a través de la Sociedad de los Naturfreunde.

Los Amigos de la Naturaleza, el término en castellano de Naturfrende, nació en 1895 en Viena, en el ámbito socialdemócrata austriaco, de la mano del estudiante Karl Renner (futuro presidente de Austria), del maestro George Schmiedl, y del herrero Alois Rohrauer, cuyo fin consistía en llevar a los trabajadores y a la población en general a la Naturaleza, fomentando el incipiente turismo, con instalaciones de recreo, pero siempre respetuosas con el medioambiente, como un medio para el desarrollo de las personas, en favor de la paz y de la cooperación internacional, así como de los valores democráticos y sociales. Hoy sigue existiendo, después del paréntesis nazi, y con una clara vocación de turismo verde, fomentando la protección de la Naturaleza, y trabajando por los mismos valores fundacionales. Es una organización existente en distintos países.

Los Amigos de la Naturaleza, el término en castellano de Naturfrende, nació en 1895 en Viena, en el ámbito socialdemócrata austriaco

En nuestras investigaciones en el ámbito del movimiento obrero y socialista internacionales hemos encontrado un texto del año 1930 de Paul Richter, que era en ese momento consejero nacional austríaco y presidente de los Naturfreunde. Dicho texto es nuestra principal fuente de información. El Socialista lo publicó para los lectores españoles en abril de 1930.

El artículo explicaba los dos objetivos fundamentales de esta organización. En primer lugar, perseguía influir en el modo de vida de los obreros, como un contrapeso eficaz a la influencia del trabajo que amenazaba la salud (y frente al alcohol), la forma física y el bienestar. Por eso se planteaba un empleo juicioso del descanso y las vacaciones. En este programa de tiempo libre las mujeres estaban libres de las tareas domésticas, porque no debemos olvidar todavía en la época en la que nos encontramos. El programa defendía el hecho de que solamente un movimiento que fomentase las excursiones y salidas al campo daría libertad a la mujer, a la madre.

En segundo lugar, los Naturfreunde buscaban identificar a los “proletarios nómadas” de la ciudad y de la industria con el campo, con la Naturaleza, adquiriendo un modo de vida cercano a la misma, intensificar el sentimiento “atrofiado” por la belleza, suscitar la alegría de observar la Naturaleza, y despertar el deseo de ocuparse de las ciencias naturales. La comprensión de los fenómenos naturales y de la maravillosa regularidad de las leyes naturales creaba hombres más libres moralmente, y se liberaban de las tradiciones y las supersticiones.

Los Naturfreunde buscaban identificar a los “proletarios nómadas” de la ciudad y de la industria con el campo, con la Naturaleza

El texto señalaba como los comienzos de la Sociedad habían sido muy modestos, y parecía que el esfuerzo de atraer a los explotados trabajadores hacia la Naturaleza parecía condenado al fracaso, pero se habían superado las dificultades con creces, ya que a la altura de 1930 se contaba con 200.000 miembros en todo el mundo (80.000 solamente en Austria) y con 1.400 secciones locales, y la idea había calado en muchos países ya.

Los Naturfreunde contaban con 412 refugios, casas de vacaciones, chalets en los valles, cabañas para esquiadores, y almacenes propios que proporcionaba a buen precio los equipos necesarios para los asociados.

En 1930 se contaba con 200.000 miembros en todo el mundo (80.000 solamente en Austria) y con 1.400 secciones locales

La asociación organizaba conferencias con proyecciones para fomentar el conocimiento de otros países y en el ámbito de las ciencias naturales. Además, se impartían cursos de alpinismo, y se realizaban trabajos en común para profundizar en el conocimiento de la Naturaleza. Había grupos de remo, de fotografía, y de deportes de invierno. Además, se organizaban expediciones particulares y viajes colectivos para visitar países, que tenían como fin fortalecer la confraternidad con el proletariado de otros lugares.

Otro de los objetivos era atraer a la juventud obrera, con secciones particulares con cotizaciones reducidas, subvenciones, y suscripciones. La Sociedad animaba a los jóvenes a realizar excursiones. En este sentido, destacaba la Sección de Viena, que contaba con 5.000 jóvenes. También había una Sección de alumnos de Secundaria.

Hemos trabajado con el número 6614, de abril de 1930 de El Socialista. En la red podemos encontrar las páginas de los amigos de la naturaleza en distintos países.

Naturaleza y socialdemocracia: el caso austriaco