DEFORESTACIÓN INDONESIA

Un escándalo más con el insostenible aceite de palma

El gigante Wilmar se comprometió a detener la deforestación y lo que hizo fue crear empresas para seguir haciéndolo a escondidas.

Hace pocos meses Greenpeace hizo pública una investigación donde se exponía que la empresa Wilmar International, la mayor distribuidora de aceite de palma del mundo, seguía destruyendo la selva tropical de Indonesia, casi cinco años después de haberse comprometido a detener la deforestación).

Este gigante industrial pillado in fraganti haciendo trampas en el mercado internacional, es el proveedor de aceite de palma a grandes marcas internacionales como Colgate-Palmolive, Hershey, Kellogg’s, L’Oréal, Mars, Mondeléz, Nestlé, PepsiCo, Procter & Gamble, PZ Cussons, Reckitt Benckiser y Unilever.

aceite-palma-2Wilmar engañaba a todos estos productores suministrándose de aceite de palma a través de una empresa tapadera, Gama Plantation, dedicada también a la producción de aceite de palma y dirigida por altos ejecutivos de Wilmar y miembros de su familia. Como Wilmar se había comprometido con políticas de deforestación cero, había delegado el trabajo sucio a Gama Plantation. Esta empresa Gama, ha deforestado más de 25.000 hectáreas en la provincia de West Papua (Indonesia) desde 2013, año en el que Wilmar se comprometió a poner fin a sus vínculos con la deforestación.

Como consecuencia del escándalo, el pasado 4 de julio se supo que el cofundador de Wilmar había dimitido de su cargo, justo una semana después de que Greenpeace revelara sus vínculos con Gama Plantation. Su cuñado, Hendri Saksti, máximo responsable de Wilmar en Indonesia y gerente de Gama Plantation, una empresa relacionada con el aceite de palma responsable de la deforestación masiva en Indonesia también ha dimitido.

Wilmar pertenece a la Mesa Redonda para el Aceite de Palma Sostenible (RSPO), un sistema de certificación del aceite de palma que hasta la fecha ha hecho muy pocos progresos para evitar la deforestación. Greenpeace ha solicitado a este organismo una respuesta contundente contra la empresa.

También coincidiendo con este escándalo, tan sólo dos días más tarde de la denuncia de Greenpeace, el 27 de junio, el RSPO suspendió la membresía de la empresa Nestlé. Nestlé no había reportado sus progresos en la compra de aceite de palma “sostenible” (supuestamente sostenible habría que decir).

aceite-palma-3

En los últimos años, Greenpeace ha denunciado al menos 5 casos de miembros de la RSPO que han destruido la selva tropical, incluidas empresas que forman parte de la junta de gobierno de la RSPO y su panel de resolución de conflictos. Y la RSPO no ha tomado ninguna medida contra ellos. Y ahora suspende a Nestlé por no comprar suficiente aceite de palma RSPO. Esto demuestra que la RSPO se preocupa más por recaudar dinero que por proteger los bosques.

Ni el RSPO ni los grandes productores como Wilmar están dando pasos claros y decididos para hacer creíbles sus promesas. Es necesario que las empresas que destruyen los bosques se queden fuera de la cadena de suministro.

Ante este panorama, estamos pidiendo a las marcas y comerciantes de aceite de palma que suspendan sus negocios con Wilmar hasta que esta empresa aborde seriamente las violaciones de su política de no deforestación, comenzando por hacer públicos los mapas de sus concesiones forestales de todos los grupos de productores dentro de su cadena de suministro.