miércoles. 19.06.2024
PSICOCOECOLOGÍA

Relación de la masculinidad tóxica con la mala interpretación del consentimiento sexual

Los hombres con rasgos de 'masculinidad hostil' o 'masculinidad tóxica' ven a menudo las respuestas pasivas de las mujeres como consentimiento.
SOLO_SI_ES_SI

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

“Masculinidad tóxica” es un término que ha ganado prominencia en los últimos años a medida que la sociedad participa en debates sobre las normas de género y sus consecuencias, según el psicólogo A. Salas, del Centro Internacional de Salud Sexual de Costa Rica. Arraigada en los estereotipos tradicionales de masculinidad, la masculinidad tóxica se refiere a un conjunto de normas y expectativas culturales que prescriben una definición estrecha y dañina de la masculinidad.

La masculinidad tóxica abarca una variedad de comportamientos y actitudes que refuerzan las nociones estereotipadas de lo que significa ser hombre. Estos pueden incluir rasgos como suprimir (o reprimir) emociones, exhibir agresión y dominio y rechazar la vulnerabilidad. Los expertos sostienen que estas expectativas pueden ser perjudiciales no sólo para los propios hombres sino también para sus relaciones interpersonales y su bienestar general.

Más específicamente, la masculinidad tóxica a menudo desalienta a los hombres a expresar emociones más allá de la ira o el estoicismo, lo que lleva a la represión de otras emociones importantes como la tristeza o la vulnerabilidad. Esta supresión emocional puede manifestarse en varios aspectos de la vida, incluidas las relaciones íntimas y las experiencias sexuales.

'No' significa 'no' cuando se trata de sexo. Pero ¿qué sucede cuando una mujer responde de manera más pasiva a una insinuación sexual?

Según una nueva investigación de la Universidad de Binghamton, Universidad Estatal de Nueva York, los hombres difieren en la forma en que interpretan este tipo de respuestas, y los hombres que muestran una masculinidad hostil, conocida comúnmente como "masculinidad tóxica", tienden a actuar sobre ellas independientemente de si piensan o no que es consensuado.

Una respuesta pasiva a una insinuación sexual es un indicador normativo de consentimiento, pero también podría reflejar angustia o miedo

Un equipo de investigadores, entre los que se encuentran el profesor de psicología de Binghamton Richard Mattson y el estudiante de posgrado Michael Shaw, pidió a hombres de entre 18 y 25 años que respondieran a situaciones hipotéticas de relación sexual en las que una mujer responde pasivamente a un avance sexual, lo que significa que la mujer no expresa ninguna respuesta verbal o conductual abierta para indicar su consentimiento para aumentar el nivel de intimidad física.

Luego, el equipo encuestó qué tan consensuado percibía cada hombre la situación, así como cómo probablemente se comportaría.

"Una respuesta pasiva a una insinuación sexual es un indicador normativo de consentimiento, pero también podría reflejar angustia o miedo, y era importante explorar si los hombres son capaces de diferenciar entre los dos durante una relación", dijo Mattson.

El equipo encontró que los hombres variaban en su percepción de las respuestas pasivas en términos de consentimiento y que el nivel de consentimiento percibido estaba fuertemente relacionado con una mayor probabilidad de continuar o avanzar en el comportamiento sexual.

"La conclusión más importante es que los hombres diferían en la forma en que interpretaban una respuesta femenina ambigua a sus avances sexuales con respecto a su percepción del consentimiento, lo que a su vez influyó en sus decisiones sexuales", refiere Mattson.

"Pero ciertos tipos de hombres (por ejemplo, los que tienen un alto contenido de rasgos masculinos tóxicos) tendían a ver las situaciones como más consensuadas e informaron que aumentarían el nivel de intimidad sexual independientemente de si pensaban o no que era consensuado".

Los investigadores anotaron que la masculinidad hostil es distinta de la masculinidad tóxica. La masculinidad hostil es un perfil patológico específico de actitudes masculinas y rasgos de personalidad que se ha relacionado repetidamente con la conducta sexual inapropiada.

"En general, esta forma de masculinidad se refiere a individuos que experimentan una necesidad de dominio sexual sobre las mujeres, que se inclinan hacia la violencia y las actitudes hostiles hacia las mujeres, y aceptan los mitos de la violación, que son creencias estereotipadas sobre la agresión sexual y por qué ocurre", dijo Shaw.

"Las personas con altos niveles de masculinidad hostil desconfían de los demás en las relaciones románticas y priorizan los comportamientos interpersonales agresivos y 'masculinos' para su propia seguridad.

Otros rasgos como la psicopatía, el narcisismo y las orientaciones insensibles o poco emocionales hacia los demás tienden a presentarse regularmente en individuos con masculinidad hostil. Como resultado, las personas con masculinidad hostil corren un alto riesgo de sufrir agresiones sexuales".

Aunque las respuestas pasivas que indicaban tensión o el uso de alcohol condujeron a estimaciones más conservadoras del consentimiento, los hombres no parecieron descartar por completo aumentar el nivel de intimidad sexual en cualquiera de los casos, dijo Mattson.

Además, los mayores niveles de intimidad ya alcanzados y el consumo compartido de alcohol se asociaron con mayores estimaciones de consentimiento, lo que sugiere que la forma en que se interpreta una respuesta pasiva puede estar influenciada por las características de la situación.

"Las percepciones de consentimiento tenían menos que ver con las circunstancias existentes, y mucho más que ver con el tipo de hombre que tomaba la decisión", dijo Mattson.

Más específicamente, aquellos que tenían rasgos masculinos tóxicos o que favorecían el sexo impersonal tendían a percibir la situación como más consensuada, independientemente de lo que estuviera ocurriendo específicamente. Además, las características masculinas tóxicas predijeron fuertemente la toma de decisiones de los hombres, independientemente de si percibían o no que la situación era consensuada.

Una respuesta sexual pasiva de una mujer puede ser interpretada de manera muy diferente en términos de consentimiento por diferentes tipos de hombres y en diferentes situaciones

"Considerada en conjunto, una respuesta sexual pasiva de una mujer puede ser interpretada de manera muy diferente en términos de consentimiento por diferentes tipos de hombres y en diferentes situaciones. Esto es importante porque estas percepciones parecen influir en la toma de decisiones sexuales de los hombres, pero nuestros hallazgos respaldan la noción de que, en muchos casos, los hombres son transgresores a sabiendas", dijo Mattson.

Mattson también dijo que es importante diferenciar la masculinidad tradicional de su contraparte tóxica. "El primero implica una serie de rasgos (por ejemplo, resiliencia emocional) y expectativas de rol (por ejemplo, proveedor) que pueden ser bastante positivas; mientras que este último es un conjunto estrecho de características que incluyen tendencias psicopáticas, hostilidad hacia las mujeres y la necesidad del hombre de afirmar su buena fe masculina a través de la dominación de individuos más débiles o más vulnerables", afirma Mattson.

"Considerados en conjunto, es la preferencia por las relaciones jerárquicas egoístas, la falta de preocupación por el bienestar de los demás y la necesidad de demostrar que uno es un 'hombre de verdad' lo que vincula la masculinidad tóxica con todas las formas de agresión, incluida la agresión sexual".

Los investigadores están llevando a cabo más trabajos en este ámbito en el futuro. Shaw está llevando a cabo una investigación que utiliza la estimulación cerebral y los enfoques de imágenes para probar experimentalmente los modelos teóricos de la toma de decisiones sexuales con un enfoque en las vías emocionales.

Datos clave del estudio:

  • Mala interpretación: Los hombres con rasgos de masculinidad hostil a menudo ven las respuestas pasivas como consentimiento.
  • Influencia conductual: Estos hombres intensifican el comportamiento sexual independientemente del consentimiento real.
  • Perspectiva del estudio: Las percepciones de consentimiento están más influenciadas por los rasgos del hombre que por la situación.

Por último, compartir esta reflexión de Virginia Wolf:

"Es obvio el que los valores de las mujeres difieren con frecuencia de los valores creados por el otro sexo y sin embargo son los valores masculinos los que predominan".

Relación de la masculinidad tóxica con la mala interpretación del consentimiento sexual