lunes. 26.02.2024
barrio_pobre

Condiciones de vida del vecindario y neurodesarrollo cerebral

El neurodesarrollo se define como la secuencia ordenada y orquestada de cambios que experimenta nuestro sistema nervioso durante la vida que da lugar a la adquisición de nuevas y más complejas habilidades funcionales. Estos cambios resultan de procesos en que participan variables de la naturaleza (biológicas) y de la crianza (ambientales), en interacción recíproca y plástica. Tienen una base genética que interactúa recíprocamente con el ambiente a través de la experiencia y de la epigenética y ocurren en períodos críticos y períodos sensibles; la estructura del cerebro se construye a través de la experiencia y nunca es independiente de ella.

El neurodesarrollo está basado en la plasticidad del sistema nervioso, la capacidad biológica, dinámica e inherente del sistema nervioso central de experimentar cambios adaptativos estructurales y funcionales en respuesta a demandas del ambiente.

Vivir en barrios desfavorecidos afecta al neurodesarrollo cerebral

Multiplicidad de factores ambientales afectan el neurodesarrollo: características del ambiente físico, adversidad temprana, estrés prenatal, nutrición, inmunidad, entre otros; muchos de ellos relacionados con la pobreza.

Vecindario desfavorecido

Entre los factores ambientales que influyen en el neurodesarrollo, según una investigación de la Escuela de Medicina David Geffen de UCLA, está vivir en un vecindario desfavorecido que puede afectar la elección de alimentos, el aumento de peso e incluso la microestructura del cerebro.

El estudio, que aparece en Communications Medicine de este mes, encuentra que la mala calidad de los alimentos disponibles, el aumento de la ingesta de calorías de alimentos ricos en ácidos grasos trans y los entornos que no fomentan la actividad física, todos prevalentes en vecindarios desfavorecidos, interrumpen la flexibilidad del procesamiento de información en el cerebro que está involucrado en la recompensa, la regulación de las emociones y la cognición.

Vivir en un área desfavorecida puede cambiar áreas específicas del cerebro que desempeñan diferentes roles

Investigaciones anteriores mostraban que vivir en un vecindario desfavorecido puede afectar la salud del cerebro, pero en este estudio, los investigadores hicieron un análisis detallado de la corteza cerebral para determinar cómo vivir en un área desfavorecida puede cambiar áreas específicas del cerebro que desempeñan diferentes roles.

"Encontramos que la desventaja del vecindario se asoció con diferencias en la estructura fina de la corteza del cerebro. Algunas de estas diferencias se relacionaron con un mayor índice de masa corporal y se correlacionaron con una alta ingesta de los ácidos grasos trans que se encuentran en la comida rápida frita", dijo Arpana Gupta, PhD, codirectora del Centro Goodman-Luskin y directora del Neuroimaging Core. "Nuestros resultados sugieren que las regiones del cerebro involucradas en la recompensa, la emoción y la adquisición de conocimiento y comprensión podrían verse afectadas por aspectos de desventaja del vecindario que contribuyen a la obesidad". “Esto resalta la importancia de abordar los problemas de calidad de la dieta en los vecindarios desfavorecidos para proteger la salud del cerebro”.

La desventaja del vecindario se define por una combinación de factores tales como bajos ingresos medios, bajo nivel de educación, hacinamiento y falta de condiciones físicas de aseo completa.

Este estudio incluyó a 92 participantes, 27 hombres y 65 mujeres, del área metropolitana de Los Ángeles. Se recopiló información demográfica y del índice de masa corporal, y se evaluó la desventaja del vecindario en cuanto a su índice de privación de área (IPA) utilizando el Atlas de Vecindarios de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wisconsin.

La desventaja del vecindario se define por una combinación de factores: bajos ingresos medios, bajo nivel de educación, hacinamiento y falta de condiciones físicas de aseo

Como se ha comentado, estudios anteriores han encontrado que las personas que viven en vecindarios desfavorecidos tienen un mayor riesgo de obesidad debido a la mala calidad de los alimentos disponibles, el aumento de la ingesta de calorías de los alimentos ricos en ácidos grasos trans y los entornos que no fomentan la actividad física.

En este estudio, los investigadores se centraron en la relación entre la IPA y los resultados de neuroimagen en cuatro niveles de la corteza cerebral para investigar con más detalle las conexiones entre la desventaja del vecindario y la estructura cerebral. Los participantes se sometieron a dos tipos de imágenes de resonancia magnética que, cuando se analizan en combinación, proporcionan información sobre la estructura, señalización y función del cerebro.

"Existen diferentes poblaciones de células en diferentes capas de la corteza, donde hay diferentes mecanismos de señalización y funciones de procesamiento de información", dice Lisa Kilpatrick, PhD, investigadora del Centro de Microbioma Goodman-Luskin que se centra en las firmas cerebrales relacionadas con la desregulación cerebro-cuerpo, la primera autora del estudio. Examinar la microestructura en diferentes niveles corticales proporciona una mejor comprensión de las alteraciones en las poblaciones celulares, los procesos y las rutas de comunicación que pueden verse afectados por vivir en un vecindario desfavorecido".

La alta ingesta de ácidos grasos trans de los alimentos afectó directamente áreas específicas de la corteza cerebral

Según los resultados, las peores calificaciones de IPA se asociaron con cambios en la comunicación en las regiones del cerebro que son importantes para la interacción social. Otros cambios ocurrieron en regiones involucradas en la recompensa, la regulación de las emociones y los procesos cognitivos superiores, y estos cambios parecieron verse afectados por la ingesta de ácidos grasos trans.

Juntos, los hallazgos sugieren que los factores prevalentes en los vecindarios desfavorecidos que fomentan una dieta deficiente y un aumento de peso poco saludable "interrumpen la flexibilidad del procesamiento de la información involucrado en la recompensa, la regulación de las emociones y la cognición".


Datos clave del estudio

1. Los vecindarios desfavorecidos pueden conducir a cambios en la corteza cerebral relacionados con la recompensa, la emoción y la cognición debido a los malos hábitos alimenticios.

2. El estudio incluyó a 92 participantes y utilizó imágenes de resonancia magnética avanzadas para estudiar la estructura cerebral en relación con el índice de privación de área (IPA).

3. La alta ingesta de ácidos grasos trans de los alimentos, común en estos vecindarios, afectó directamente áreas específicas de la corteza cerebral.

Por último, compartir esta reflexión de Nelson Mandela:

“Erradicar la pobreza no es un acto de caridad, es un acto de justicia”.

Vivir en barrios desfavorecidos. ¿Cómo afecta la pobreza al desarrollo cerebral de las...