#TEMP
lunes. 27.06.2022
2011887
Condena a un empresario de la construcción por impago de las cuotas de los trabajadores a la Seguridad Social entre 2016 y 2021

La Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado a tres años de prisión a un empresario de la construcción por no abonar entre 2016 y 2021 las cuotas a la Seguridad Social de los trabajadores que tenía empleados.

En una sentencia recientemente notificada, el tribunal considera al ahora condenado autor de un delito contra la Seguridad Social y junto a la pena de prisión le impone una multa del triple de la cuantía defraudada, lo que supone una cantidad de 1,2 millones de euros.

Asimismo, se le retira la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y el derecho a gozar de beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social por un periodo de tres años.

En concepto de responsabilidad civil, la Audiencia de Cantabria le condena a pagar a la Seguridad Social una indemnización de 403.441 euros, la deuda global generada a consecuencia de los impagos.

La sentencia, que puede ser recurrida ante la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, describe la actuación del acusado, empresario dedicado a la actividad de la construcción como persona física entre 2016 y 2017, y en su calidad de administrador de una empresa dedicada a la misma actividad a partir de esa fecha y hasta 2021.

A lo largo de esos años “incumplió de forma consciente y voluntaria sus obligaciones en materia de cotización social”, de modo que no abonó las cuotas de los trabajadores que tenía dados de alta y, en algunas ocasiones, no dio de alta a otros. Este proceder se mantuvo “incluso tras la presentación de la denuncia por la Tesorería General de la Seguridad Social”, explica la resolución.

El ahora condenado tampoco declaró operaciones con terceros ante la Agencia Tributaria entre 2016 y 2017, ni presentó el impuesto de sociedades en 2017 y 2018, “siendo inefectivos” todos los embargos de cuentas y facturación, así como las notificaciones realizadas para contactar con el empresario a efectos de solicitar un aplazamiento de la deuda.

Maniobras de ocultación

Para la Audiencia de Cantabria, el constructor “de manera intencionada ha procedido a una estrategia encaminada a evitar el pago de las cuotas de la Seguridad Social” y lo ha hecho a través de “maniobras de ocultación”.

En este punto, se refiere el tribunal a la inexistencia de facturación desde el año 2016, según los datos de la Agencia Tributaria, “a pesar de acreditarse la existencia real de actividad con trabajadores en plantilla”.

También alude a que “de forma sistemática y generalizada, salvo alguna excepción” no elaboraba nóminas a los trabajadores y el abono del salario se realizaba en metálico y sin justificante de recepción. La “labor de obstaculización” se completaba con la falta de presentación de las cuentas sociales en el Registro Mercantil.

Prisión y multa millonaria por no pagar durante años a la Seguridad Social