martes. 23.04.2024
Julian Ariza Rico

Con motivo de la presentación de su libro "El precio de la libertad. Recuerdos de un antifranquista" Julián Ariza  ha recibido un cálido homenaje por parte de sus compañeros y amigos en el Auditorio de Comisiones Obreras situado en la calle Lope de Vega de Madrid. El acto estuvo dirigido por Fernando Lezcano Presidente de la Fundación Primero de Mayo y por Empar Pablo secretaria de comunicación de CC.OO.

En el mismo, bien de forma presencial o a través de un video, intervinieron dirigentes sindicales y sociales como Salce Elvira, Nicolás Sartorius, Natividad Camacho, Eduardo Saborido, Cristina Almeida, Juan Moreno, José María Zufiaur, y Unai Sordo que concluyó el acto con unas emotivas palabras:

"Julián Ariza es uno de los nombres imprescindibles de CCOO, de la lucha obrera y de la democracia". “Este es un homenaje que pretende ser, ante todo y sobre todo, un reconocimiento a una trayectoria sindical y política, pero también a una trayectoria vital. Julián Ariza, con toda seguridad, es una de las biografías imprescindibles de CCOO, y me atrevo a decir que es una de las biografías imprescindibles de la historia democrática de España” “No habrá un relato de la historia de CCOO que no sitúe a Julián Ariza como uno de los principales, de los imprescindibles, de la historia de nuestra organización”

Al acto asistió personalmente Francisco Acosta dirigente de Sevilla de Comisiones Obreras, uno de los presos del proceso 1001, así como José María Fidaldo e Ignacio Fernández Toxo ex-secretarios generales de Comisiones Obreras con los que Julián Ariza trabajó durante sus mandatos.

Estuvieron presentes los hijos de Marcelino Camacho, Marcel y Yenia.

Manuel Zaguirre, uno de los fundadores de la Unión Sindical Obrera participó igualmente en el acto mostrando su solidaridad y complicidad con una de las personas que participaron en la presentación conjunta y unitaria de los estatutos de los sindicatos para su legalización en los últimos días del franquismo.

En representación de los nuevos sindicalistas intervino Mirian Correas de 34 años, delegada sindical en su empresa y dirigente del Sindicato de Industria de Madrid, quien asistió recientemente a un curso de formación sindical impartido por Julián Ariza de quien destacó sus dotes pedagógicas y la pasión por sus ideas demostrada en las lecciones impartidas.

Julián Ariza en su intervención agradeció las muestras de cariño y de reconocimiento a su trabajo desde que comenzara su andadura como líder sindical en la cooperativa farmacéutica Cofares y en la fábrica del metal Perkins hasta sus últimos años en el Consejo Económico y Social de España. Hizo especial hincapié en su lealtad política al Partido Comunista de España dirigido por Santiago Carrillo y a la organización de las Comisiones Obreras a la que ha dedicado toda su vida.

Asimismo manifestó una defensa cerrada de los logros conseguidos por los trabajadores y la sociedad española desde la transición en los ámbitos laborales y sociales y valoró muy positivamente la contribución de la Constitución Española a esos avances. Crítico con los que minusvaloran el papel de los sindicatos en estos cuarenta años animó a los trabajadores y a los jóvenes a reforzar las organizaciones sindicales y a ser consecuentes en la búsqueda de una sociedad que supere los aspectos negativos del sistema capitalista actual.

En la primera parte de su libro narra la dureza de la vida cotidiana en el Madrid de la posguerra. Nacido en 1934 sufrió la pobreza y las carencias de los barrios de la periferia donde se crió. El miedo formaba parte del ambiente en que se desarrollaba una formación sometida a los criterios de los vencedores y donde la mínima protesta suponía el despido del trabajo y en ocasiones la cárcel. Hace un repaso de los acontecimientos cruciales de su vida: la fundación de las Comisiones Obreras, la relación con Marcelino Camacho, su detención por la Brigada Político-Social y su paso por la cárcel de Carabanchel. También su apoyo a Santiago Carrillo, a quien permaneció fiel siempre, la legalización de los partidos políticos durante la Transición y las grandes huelgas; en suma, su experiencia política y sindical, en la que va desgranando sus convicciones, lealtades y decepciones. 

En el segundo bloque va desgranando los debates sindicales y políticos por los que ha atravesado el movimiento sindical, especialmente Comisiones Obreras, y las vicisitudes de los congresos del PCE desde la transición hasta su salida de este partido para formar parte de la Mesa de Unidad de los Comunistas y del Partido Socialista Obrero Español.

No elude los duros conflictos vividos en estas organizaciones y explica su punto de vista sobre el proceso de sustitución de Marcelino Camacho al frente de la secretaría general de Comisiones Obreras.

Julián Ariza segundo por la derecha en un acto sobre el AES en Octubre de 1984 en la Plaza de Embajadores de Madrid. En el atril Marcelino Camacho. A la izquierda de Julián dirigentes de la Unión Sindical de Madrid Región de Comisiones Obreras. Juan Moreno, Santiago Carballo, Francisco Hortet, Cayetano Vozmediano, José M. Huetos, Antonio Ruda, Ángel Calvo y Ángel Campos

Por último aborda su larga estancia en el Consejo Económico y Social de España (23 años) en representación de Comisiones Obreras. En el acto intervino igualmente Soledad Córdova Garrido, Secretaria General del CES que manifestó el constante trabajo llevado a cabo por Julián Ariza en dicho organismo y el profundo respeto y aprecio conseguido por todos los trabajadores y miembros de la institución.

El libro incorpora un prólogo de Joaquín Estefanía, que participó en el debate, y una introducción de Adolfo Piñedo, compañero y amigo durante toda su trayectoria de Julián, que no pudo asistir por motivos familiares. Julián hizo especial mención al apoyo recibido para la edición del libro de sindicalistas como Andrés Gómez y Juan Moreno.

 

Durante la presentación de sus memorias, Julián Ariza hizo una defensa de las personas que lucharon en la Transición, “quienes lucharon por conseguir derechos y una vida mejor”. “Hubo mucho talento y coraje, una línea que no se pudo destruir en el franquismo y que llega a CCOO hasta hoy", añadió.

En el terreno más personal su sobrino Pablo Ariza, autor de la portada del libro y "constructor" de la estructura y diseño del mismo, reflejó la faceta humana y familiar de su tío a quien iba a visitar de niño en la cárcel de Carabanchel. Julián siempre contó con el apoyo de sus hermanos, cuñados, sobrinos y demás familia que sabían y defendían que no estaba en la cárcel "por hacer cosas malas" sino por defender a los trabajadores y "hacer lo que había que hacer". 

Memorias imprescindibles para cualquier persona interesada en la historia de los trabajadores de este país durante el siglo XX y las vicisitudes de las organizaciones políticas y sindicales de la izquierda española.

Homenaje a Julián Ariza, líder sindical de Comisiones Obreras