viernes. 12.04.2024
Pablo Iglesias e Indalecio Prieto en un mitin de la conjunción republicano-socialista en Bilbao en julio de 1913.
Foto: Archivo de la Fundación Pablo Iglesias
Pablo Iglesias e Indalecio Prieto en un mitin de la conjunción republicano-socialista en Bilbao en julio de 1913. Foto: Fundación Pablo Iglesias

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

@Montagut5 | La Agrupación Socialista de Bilbao, fundada el 11 de julio de 1886, ha sido fundamental en la Historia del socialismo vasco y español, al constituir uno de los núcleos socialistas más fuertes, respaldado por las Agrupaciones que se crearon en localidades cercanas, junto con los núcleos madrileños y asturiano. Así es, durante mucho tiempo el socialismo español tendría en estos tres centros su mayor fortaleza, frente, por ejemplo, al caso catalán, donde muy pronto se fundaron Agrupaciones, algunas de ellas destacadas como la de Barcelona, pero que nunca alcanzaron el nivel de los tres núcleos referidos.

La naciente Agrupación bilbaína estuvo formada por una veintena de personajes muy activos, especialmente Facundo Perezagua, los hermanos Luciano y Felipe Carretero y José Aldaco. El primer Comité estuvo formado, en primer lugar, por el propio Perezagua, un fundidor toledano, que en 1885 se trasladó de Madrid a Bilbao, poniéndose en contacto muy pronto con el naciente movimiento obrero, dada su condición de socialista del primer momento de fundación del PSOE. En el Comité también estarían el tipógrafo Federico Ferreiros, el zapatero José Solano, Miguel Lapresa y Leodegario Herboso. Se reunían en un local de la calle Laguna, organizando charlas, reuniones y lecturas de El Socialista, que llegaba desde Madrid.

El inicio de la Agrupación fue duro, sin lugar a dudas, y costó fomentar la afiliación. En todo caso, pronto se crearía la Agrupación de Ortuella, en la zona minera. En este sentido, Perezagua fue consciente de la importancia de trabajar en esta zona como un lugar donde podía desarrollarse el socialismo.

El socialismo bilbaíno se convirtió en un claro defensor del cambio de estrategia política del PSOE hasta el momento, siempre en pugna contra el republicanismo

En 1890 se fundaba la Federación Socialista de Bizkaia, que incluía a la Agrupación bilbaína, la de Ortuella, pero también la de La Arboleda, y las del ámbito industrial en el Nervión, esto es, las de Sestao y Las Carreras.

La gran huelga minera de 1890 marcó un antes y un después en la historia del socialismo vasco. La huelga estalló a los pocos días de la celebración del primer 1º de Mayo. El 13 de mayo de 1890 cinco obreros de la empresa La Orconera son despedidos por su significación en la organización del 1º de Mayo. Ante la negativa del patrón a readmitir a los despedidos, unos quinientos trabajadores comenzaron una huelga, aunque el número de huelguistas se duplicó a las pocas horas. Se empleó la represión, pero la huelga era imparable, con miles de participantes. Los socialistas adquirieron un evidente protagonismo en la huelga redactando las reivindicaciones de los trabajadores que iban más allá de la readmisión de los despedidos: jornada laboral de diez horas, supresión del trabajo a destajo, y de los cuarteles y cantinas donde los obreros mineros eran obligados a comprar los víveres. Las autoridades detuvieron al comité socialista con Perezagua a la cabeza. Al final se llega a un acuerdo con el general Loma, ya que el ejército había terminado por intervenir y que supuso un éxito para los trabajadores. Los socialistas iniciaron, en consecuencia, un proceso de evidente expansión, como reconoció posteriormente Zugazagoitia que, además, escribió la novela El Asalto sobre la huelga.

En el seno de la Agrupación se crearía el semanario La Lucha de Clases, la segunda publicación periódica más importante de todo el socialismo español después de El Socialista.

En las elecciones municipales del 10 mayo de 1891 resultaron elegidos en Bilbao cuatro socialistas como concejales: Facundo Perezagua, Luciano Carretero, Dionisio Ibañez y Manuel Orte y Andrés. También fue elegido Facundo Alonso por San Salvador del Valle, el fundador de la Agrupación Socialista de La Arboleda. Esta cuestión la hemos estudiado en otro trabajo en este mismo medio. Hubo problemas legales para que alcanzaran el acta, pero en 1895 sí lo consiguió Perezagua.

La llegada del nuevo siglo trajo polémicas en el seno del socialismo vizcaíno. En 1903, coincidiendo con un cúmulo de acontecimientos (los sucesos anticlericales con ocasión de la coronación de la Virgen de Begoña, la huelga minera, y la creación de las Juventudes Socialistas de la mano de Tomás Meabe), Perezagua comienza a ser cuestionado como líder. Felipe Carretero defendía un giro estratégico a raíz de una serie de reveses electorales. En todo caso, Perezagua mantuvo el liderato hasta 1910, así como el de la última gran huelga minera, también coronada con éxito.

En este momento, Indalecio Prieto fue elegido diputado provincial en 1911, enfrentándose a Perezagua.

En 1913 llegaría una fuerte crisis en el socialismo bilbaíno. Perezagua sufrió una especie de moción de censura por la acusación que lanzó contra Carretero sobre un supuesto caso de corrupción. Al año siguiente, fue expulsado del Partido. Con el tiempo estaría en la fundación del Partido Comunista.

Tenemos que tener en cuenta en esta crisis del socialismo bilbaíno el debate sobre la colaboración o no con los republicanos. Perezagua fue un claro defensor de las tesis obreristas frente a Prieto, que ya se destacó por la relación con los republicanos. Precisamente, la expulsión tendría mucho que ver con este aspecto, encumbrándose a partir de entonces Prieto como líder. De ese modo, el socialismo bilbaíno se convirtió en un claro defensor del cambio de estrategia política del PSOE hasta el momento, siempre en pugna contra el republicanismo, y que desembocaría en la creación de la Conjunción Republicano-Socialista

Por fin, el socialismo bilbaíno sería de todos ámbitos socialistas vascos el que desarrollaría una mayor confrontación con el nacionalismo vasco, frente a lo que, por ejemplo, sucedería en Guipúzcoa, especialmente, en Eibar.

Los socialistas en Bilbao hasta la Conjunción Republicano-Socialista