domingo. 19.05.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

@Montagut5 | En Álava el socialismo tardó más que en Vizcaya y Guipúzcoa en ponerse en marcha, porque allí la industrialización era mucho menor, y el peso carlista y conservador era evidente. Pero nos fijaremos el trabajo de Jorge Fernández Ibarra, todo un pionero en el socialismo alavés.

Jorge Fernández Ibarra fue un socialista fundamental de la primera hora en Álava por muchos motivos. En este artículo nos acercamos a su compromiso, entroncando su figura y obra con el inicio del socialismo en Álava.

Jorge Fernández Ibarra fue homenajeado, junto con otros alaveses, por el Ayuntamiento de Vitoria en 2011 por su contribución al desarrollo de la ciudad

El socialismo tuvo más dificultades para nacer y desarrollarse en Álava, si comparamos su situación con la de Bizkaia o Guipúzcoa. Álava no tenía el desarrollo industrial de las otras dos provincias vascas, por lo que no era tan numerosa la clase obrera. Además, es indudable el peso conservador en esta provincia desde los tiempos clásicos del carlismo.

El alavés Jorge Fernández era cantero de profesión, aunque luego se hizo contratista de obras. Al parecer, era conocido con el sobrenombre de “el de las cerámicas”. Con el tiempo pudo montar su propia empresa como trabajador autónomo. Comprometido socialmente, fue elegido presidente de la Sociedad de Albañiles y Canteros de la UGT. En 1897 fue uno de los creadores de la Agrupación Socialista de Vitoria. Sin lugar a dudas, estamos hablando de uno de los padres fundacionales del socialismo en Vitoria, en un lugar donde tanto la UGT como el PSOE tenían serios problemas para prosperar en el cambio de siglo. Las organizaciones socialistas alavesas sufrieron vaivenes en aquel momento, especialmente por la presión patronal sobre los trabajadores que estaban afiliados a las mismas. La Agrupación tuvo que reconstituirse en 1902. En ese proceso también participaría nuestro protagonista.

El PSOE le presentó como candidato a las elecciones municipales de 1903, aunque no consiguió salir elegido como concejal. Dos años después participó como delegado del VIII Congreso de la UGT en representación de los obreros de Vitoria, y no sólo de los de su ramo de profesión. Por fin, salió elegido concejal de Vitoria en las elecciones de 1911 dentro de la candidatura de la Conjunción Republicano-Socialista.

Su compromiso sindical le hizo ser un protagonista de la huelga general de 1917, por lo que sería detenido. Con el tiempo dejaría la actividad política activa, aunque nunca renunciaría a su compromiso socialista.

Al terminar la guerra civil fue sometido a un consejo de guerra el 11 de abril de 1940, que le condenó a un año de prisión. También sufrió la represión económica del franquismo porque el Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas le sancionó en el mes de julio de ese mismo año a pagar una multa de 1.000 pesetas, casi una fortuna para aquella época.

Primer congreso del PSE en 1977
Primer congreso del PSE en 1977

Su hijo Santiago Fernández Plaza fue miembro de la UGT y delegado del Frente Popular. Fue condenado en el mismo consejo de guerra que padeció su padre a un año de prisión por “excitación a la rebelión”. También fue multado con una sanción de 2.000 pesetas.

Jorge Fernández Ibarra fue homenajeado, junto con otros alaveses, por el Ayuntamiento de Vitoria en 2011 por su contribución al desarrollo de la ciudad.

Para los interesados en el estudio del socialismo alavés pueden acudir a la obra de A. RiveraLa utopía futura: las izquierdas en Álava, monografía publicada en Vitoria en el año 2008.

Es conveniente consultar la Historia del Partido Socialista que los socialistas vascos tienen colgada en la red, un resumen harto interesante.

Por fin, como es preceptivo, se impone la consulta del Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

El inicio del socialismo alavés