#TEMP
domingo. 14.08.2022
pan

La OMS, tras hacer un análisis de los síndromes psicológicos que está provocando la pandemia, denominó Fatiga Pandémica, al desgaste emocional y a un conjunto de síntomas derivados del padecimiento de la Covid 19, y las consecuencias que esta pandemia ha generado en la población mundial. En principio, se trataría del estrés que provoca cualquier circunstancia o estímulo que esté relacionado con la pandemia.

Esta fatiga es la vía final común del aislamiento social, de la incertidumbre y del clima negativo social. Se trata pues, de una consecuencia esperable, por la prolongada y grave situación no resuelta que estamos viviendo. Se producen cinco grupos de impactos que afectan a la esfera emocional en esta fatiga pandémica:

Desmotivación hacia la prevención: No siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias para evitar el contagio.

Efectos cognitivos: Dificultades de concentración, atención, de comprensión y de toma de decisiones en el día a día. El pensamiento se polariza hacia lo negativo, magnifica los efectos y se vuelve catastrofista.

Efectos conductuales: como son cambios en nuestros hábitos diarios, comer más y peor, aumento de peso o dificultades para dormir.

Efectos sobre el cuerpo: sobre todo la aparición de contracturas, por la tensión muscular o subidas de la tensión arterial por el estrés, entre otras.

Efectos interrelaciónales: Fruto de la tensión y malestar emocional junto al teletrabajo y al menor contacto personal, surgen dificultades en las relaciones con los demás.


Factores de riesgo en la pandemia: impacto en la vejez


La oficina regional de la OMS para Europa ha publicado un documento, Pandemic fatigue. Reinvigorating the public to prevent Covid 19. Este documento aporta recomendaciones para los estados miembros con el fin de desarrollar o incremento de estrategias a la fatiga pandémica. Propones estrategias clave, principios trasversales y propuestas concretas.

Miguel de Cervantes dijo: “tanto más fatiga el bien deseado, cuando se está a punto de alcanzarlo”

En las estrategias clave destaca: Identificar grupos prioritarios de intervención, hacer recomendaciones de como seguir viviendo reduciendo los riesgos de intervención, incluir voces de confianza a la hora de mandar mensajes sobre salud, proponer conductas protectoras lo más barato y fáciles de aplicar, o preguntar a usuarios de distintos entornos (laboral, educativo etc.), que medidas creen ellos que ayudarían a incrementar las medidas de seguridad.

En los principios trasversales destaca: Ser trasparente, explicando los motivos de las restricciones, buscando la mayor equidad posible en las recomendaciones, ser tan coherente como sea posible, coordinación para evitar mensajes contradictorios y buscar la predictibilidad en circunstancias de peor predicción, por ejemplo, usando criterios objetivos para las restricciones.

En propuestas concretas destaca: Apoyarse en grupos de la sociedad civil, preguntar a los usuarios de distintos entornos que aporte su opinión en medidas concretas, comenzar con tiempo la preparación de eventos nacionales si los hubiere, evitar la amenaza, la culpa y el miedo, actuar de manera clara, precisa y predecible o adaptar los mensajes a grupos específicos que estén experimentando desmotivación.

Ante esta fatiga pandémica que medidas generales se recomiendan: En primer lugar, fomentar el autocuidado, como es una alimentación saludable, algo de ejercicio y una buena higiene del sueño. En segundo lugar, reducir el estrés poniendo en marcha actuaciones como la relajación, pasear, leer o cualquier otra actividad que para la persona reduzca su tensión emocional. No se deben bloquear las emociones, se deben expresar los sentimientos con personas de confianza o bien con la escritura y releerlo. Se debe reducir el consumo de noticias sobre la pandemia, para evitar o reducir la infopandemia. Hay que mantener el contacto social, en especial con las personas del entorno afectivo, si no se puede físicamente por medios digitales o simplemente el teléfono. También crear nuevos pasatiempos y nuevas costumbres pueden ayudar, se debe ser creativo en desarrollar nuevas formas de disfrute.

Por último, compartir esta reflexión de Miguel de Cervantes: “tanto más fatiga el bien deseado, cuando se está a punto de alcanzarlo”

Fatiga pandémica y Covid19: su impacto emocional