<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 06.10.2022
POLÍTICA EDUCATIVA

Comedor escolar universal y gratuito. ¿Derroche de dinero público o beneficio a largo plazo para toda la sociedad?

Un profesor demuestra que la inversión en almuerzos escolares es una política educativa de alto retorno.

ONG Educo
Bandeja de comedor gigante en el centro de Madrid, de la campaña de la ONG Educo para pedir comedores escolares gratuitos.

Más altos, más sanos, con mayores logros educativos y más ingresos a futuro. Los comedores escolares universales y gratuitos revierten en beneficios para toda la sociedad en el largo plazo según mantiene el profesor de la Universidad de Estocolmo, José Montalbán, en un artículo basado en una investigación realizada en Suecia (*).

Montalbán sostiene que una mayor inversión en las políticas públicas educativas suele tener un alto retorno, sobre todo en ese periodo medio que va de la infancia a la juventud y del que hasta ahora se han realizado pocos estudios. Un ejemplo son los comedores escolares cuya implantación en el marco de la Unión Europea varía dependiendo de cada país.

Mientras Suecia, Finlandia y Estonia tienen comedores totalmente subvencionados por el Estado, España, Francia, Italia y Gran Bretaña basan sus programas en becas, mientras que Noruega y Dinamarca no existen como tal dado que los alumnos se llevan sus propia comida al colegio.

BENEFICIOS ECONÓMICOS A LARGO PLAZO

El estudio realizado en Suecia muestra que en los colegios con almuerzos escolares nutritivos en escuelas primarias aportan beneficios económicos sustanciales a largo plazo. Los alumnos que tuvieron comedor durante los nueve años de esta etapa educativa incrementaron sus ingresos en un 3% a lo largo de su vida laboral.

Aunque los hogares pobres se beneficiaron más del programa, los efectos positivos también se vieron en familias con niveles socioeconómicos más altos.

Las dos principales conclusiones que sacaron los investigadores suecos sobre este aspecto es que redujo las desigualdades, además de evidenciar que la mala nutrición infantil es un problema generalizado que va más allá del nivel de renta.

En España, un 23,3% de los niños tiene sobrepeso, y un 17,3% obesidad, siendo este porcentaje uno de los mayores de la UE.

MÁS ALTOS Y MÁS SANOS

Los chavales incluidos en los programas de almuerzo escolar registraron una mayor estatura y estaban más sanos en la edad adulta respecto a los que no se beneficiaron de los mismos.

También aumentaron sus posibilidades de acceso a la universidad, y el plano familiar se incrementó la oferta laboral de las madres.

“Las políticas escolares pueden llegar a una gran parte de los niños a un costo relativamente bajo y, por lo tanto, son de particular interés. Las políticas que mejoran los estándares nutricionales de la alimentación escolar son especialmente interesantes, ya que se cree que el período de la escuela primaria es un período importante para las dietas de alta calidad nutricional”, señala el informe citado.

Basándose en un análisis coste-beneficio y en los cálculos realizados por los investigadores suecos, el profesor Montalbán plantea una ratio beneficio-coste de 3, lo que equivale a que por cada euro invertido se obtendrían tres en el largo plazo. Esta ratio asciende a 5,5 para los alumnos de familias con menores ingresos.

1 DE CADA 3 NIÑOS EN RIESGO DE POBREZA

Según datos aportador por la ONG Educo, en España, 1 de cada 3 niños está en riesgo de pobreza o exclusión.

El coste del comedor representa todos los meses entre 70 y 130 euros por alumno, pero solo el 11% tiene algún tipo de ayuda económica o beca para ir al comedor escolar.

Son muchos los que se quedan fuera, aunque necesiten ir, porque las familias no pueden asumir este gasto. Alrededor de 480.000 niños pobres no reciben beca o esta no cubre todo el coste.

Según Educo, las familias con rentas más bajas van menos al comedor escolar y lo usan menos de forma diaria. Es decir, mientras que en el caso de las rentas altas asiste al comedor el 50% de los niños y niñas, en el caso de las familias con menos recursos económicos solo asiste un 36%. “Por lo tanto, la situación económica es una barrera clara que impide el acceso al comedor”.

El comedor universal y gratuito en todas las escuelas públicas de primaria supondría un coste para las administraciones de 1.664 millones de euros anuales. En España aproximadamente el 70% de los centros públicos de Infantil y Primaria cuentan con comedor escolar. Construir la infraestructura para el resto costaría 400 millones al año para cinco años.

UNA POLÍTICA PÚBLICA "MUY BENEFICIOSA"

Para el profesor Montalbán “el margen de mejora es enorme” dado que en nuestro país solo un 40,2% de los estudiantes de primaria utilizan el comedor escolar.

Además, teniendo en cuenta el presupuesto de educación es de unos 50.000 millones de euros anuales, el incremento del gasto total tan solo supondría un 3,7% en los primeros cincos años y un 2,9% a partir de entonces con respecto al nivel actual.

Por todo ello, concluye Montalbán, “un cambio hacia un programa de comedores escolares universal sería una política pública muy beneficiosa para España en el largo plazo”. Y añade que “si el objetivo es sacar el máximo rendimiento a los recursos públicos implementando políticas educativas de altos retornos a largo plazo, el comedor escolar universal es el candidato ideal”.

(*) Artículo de José Montalbán

Comedor escolar universal y gratuito. ¿Derroche de dinero público o beneficio a largo...