viernes. 19.04.2024
carteles

En contra de lo que muchas veces se sostiene, esta campaña electoral no ha sido inútil. Ha dejado muchísimas cosas claras, ha despejado innumerables incógnitas.

Ha dejado claro que encima de la mesa hay propuestas. Vox, por ejemplo, propone suprimir las subvenciones públicas a los partidos de las que el señor Abascal ha vivido durante toda su vida política, es decir durante toda su vida, con la consecuencia lógica de que a los partidos los sustente la iniciativa privada. ¿Quieren que les diga quién tiene el dinero para eso? Como diría Forges: exactamente.

Ha dejado claro que el nuevo gobierno de coalición progresista que podría salir de estas elecciones sería exactamente eso: nuevo. El desarrollo entero de la campaña, culminado en el debate a tres del miércoles pasado, ha permitido ver que habría una coalición tranquila, en la que se discutiría sin duda alguna de manera enérgica, porque las cosas que se discuten son importantes, pero que tomaría decisiones serenas y coordinadas entre personas que saben entenderse.

Ha dejado claro que el señor Feijóo consulta los buscadores de Internet para saber si sus amigos íntimos se han comprado un yate vendiendo chuches o con la cocaína. Yo sé que suena a chascarrillo, pero esto es más serio de lo que parece: el señor Feijóo piensa que usted, que nosotros, somos tontos. Pregúntese si quiere poner su confianza en alguien que cree que usted es tonto.

La campaña ha sido útil, porque por fin ha aportado respuestas. El domingo se elige entre un gobierno de coalición progresista y un gobierno de coalición ultraconservadora. Y es importante señalar que la primera opción es nítida y declarada, y la segunda vergonzante y embustera. En estas mismas líneas, hace pocas semanas, pronostiqué que en Extremadura nos estaban haciendo un teatrillo, y firmaron el pacto cuatro días después. Ahora les pronostico que el gobierno de coalición de Murcia se firmará el lunes por la tarde, cuando ya no haya que disimular más, cuando las mentiras hayan dejado de tener importancia. Pregúntense si quieren poner su confianza en gente que miente con tanta claridad.

Me ha gustado un artículo de Javier Cercas en el que explica a quién va a votar. Coincido con él en que los lectores tienen derecho a saber qué haremos los que opinamos de manera pública. Yo voy a votar al Presidente Sánchez, el político que se ha enfrentado a más dificultades simultáneas de los últimos cuarenta años, y las ha gestionado. Y si no voy a votar también a la Vicepresidenta Yolanda Díaz solo es porque no tengo más que un voto. Nunca me había pasado antes. Lo considero una buena señal.

Por fin, respuestas