miércoles. 17.04.2024
TECNOLOGÍA

El auge de las apuestas deportivas online en España: regulaciones, impacto y futuro

Crece el sector de las apuestas deportivas online a pesar de las estrictas regulaciones impuestas por el Gobierno. 

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

El sector del ocio ha dado un giro 360 con el advenimiento de la era digital. En el amplio escenario de entretenimiento que ofrece internet, las apuestas deportivas han ido ganando terreno. Lo que, no mucho tiempo atrás, eran las apuestas tradicionales han evolucionado hacia plataformas online que ofrecen una extensa lista de mercados y cuotas competitivas.

El éxito galopante del mercado es un fenómeno mundial que desembocó en acalorados debates respecto a su regulación. Cada país ha tomado sus propias medidas para detener la expansión de la industria o para promover el consumo sano de la actividad. España ha levantado fama en el continente europeo por ejercer un modelo muy estricto que se interpuso en el desarrollo del sector.

Aspectos más estrictos de la regulación española 

Hoy en día, los operadores de apuestas deben acatar a la Ley 13/2011 que en el año 2021 fue modificada bajo el ala del Ministro de Consumo, Alberto Garzón. La voz del ministro representó aquellos sectores preocupados por la emisión publicitaria de las casas de apuestas que llegaban a manos de menores de edad. 

Censura en la publicidad de servicios, bonos y promociones

Las páginas de apuestas suelen ofrecer bonos y promociones exclusivas para los nuevos usuarios. Su promoción es utilizada, principalmente, como una estrategia de marketing para captar nuevos interesados y aumentar su caudal de registros. La actualización de la ley no fue tibia y prohibió la difusión de bonos y promociones a todas las casas de apuestas en España. 

Asimismo, quedó totalmente prohibida la publicidad de los servicios de los sitios de apuestas deportivas fuera del rango de la 1 a.m. – 5 a.m. Las nuevas reglas gubernamentales chocaron con los intereses del empresariado español y la disconformidad se hizo notar. En consecuencia, grandes marcas del ámbito de las apuestas se han orientado hacia otros mercados más receptivos, como Latinoamérica. 

Impacto en la economía

España se consolidó como el país modelo en materia de regulación de las apuestas online. La asociación patronal JDigital tildó al decreto de desproporcionado considerando el impacto económico que tendría la regulación en los operadores legales y, por ende, en la recaudación impositiva. Aun así, las autoridades no temblaron y las actualizaciones se llevaron adelante. 

De cara al 2024, la Dirección General de Ordenación del Juego emitió su 3er informe trimestral 2023. El estudio señala un GGR de 304,26 millones de euros. El segmento de Apuestas contribuyó con 113,49 millones al GGR, es decir, un 37,30% y mostró una tasa de crecimiento del 22,66% respecto del mismo trimestre del 2022. Los números evidencian que, a pesar de las regulaciones impuestas, el sector continúa creciendo. 

Hacia un consumo sano de las apuestas

Los españoles son grandes aficionados al deporte, la aparición de las casas de apuestas inauguró una novedosa forma de consumo que involucra al usuario a través del dinero. La curva creciente de la industria agudiza la preocupación en torno a la salud mental y las apuestas. La ludopatía es un problema real que las organizaciones combaten a través de programas de concientización y asistencia. 

Recientemente se ha aprobado un decreto que busca minimizar los comportamientos de riesgo. Las empresas podrían detectar conductas compulsivas y expulsar al jugador “problemático”. El proyecto naciente de las supuestas buenas intenciones vela un potencial conflicto, y es que esto puede desembocar en que la casa de apuestas expulse a usuarios que no le sean rentables.

JDigital ha anunciado que los criterios objetivos para la detección de consumo problemático deberían ser determinados por la DGOJ, no por las mismas casas de apuestas. Las discusiones todavía están en la mesa y el proyecto está verde. Al día de hoy, los usuarios sí cuentan con un sistema de autoexclusión que les permite solicitar al operador su expulsión de la plataforma por un tiempo determinado. 

Es importante mencionar que las apuestas deportivas online son legales en España. Se siguen afilando las cláusulas de las leyes para promover un ambiente sano y de control en el consumo de apuestas. Mientras tanto, los usuarios pueden acceder a una gama variada de operadores autorizados por la DGOJ. Su sello es símbolo de seguridad en las transacciones y de compromiso con el Juego Responsable.

El auge de las apuestas deportivas online en España: regulaciones, impacto y futuro