miércoles. 19.06.2024
haters

Se han formulado “palabros” nuevos (DRAE: palabro es palabra nueva o mal dicha) entorno a las redes sociales: Así Trol, es una persona que publica mensajes provocadores e irrelevantes en una comunidad en línea: foro, chat, blog, grupo, etc., para provocar una respuesta emocional negativa en los usuarios y lectores, por diversión o para alterar la conversación, logrando que los usuarios se enfaden y se enfrenten entre sí; por otro lado, Hater, que se refiere a una persona que odia, muy visceral, más “de boquilla” que real, sin llegar a la violencia. Se limita al ámbito de lo escrito, se deja llevar por las emociones y descarga su ira contra el elegido para ese día, solo para hacerse ver; también han surgido los Lurker que son participantes silenciosos que vigilan solamente por temor a ser ridiculizados por miembros más agresivos, o por la imposibilidad de aportar información, y siguen a personas a las que admiran silenciosamente. También a veces se trata de personajes mandados desde la competencia de aquellos que quieren desacreditar al que tiene éxito, o simplemente por envidia.

En este artículo nos vamos a referir a los Hater, y a que mecanismos psicológicos subyacen debajo de la personalidad de estos. El término Hater, proveniente del inglés, hace alusión a la persona que se dedica, a través de las redes sociales o comunidades en línea, a discriminar, denigrar u ofender a una organización, persona o producto. El motivo por el cual llevan a cabo estas actividades puede variar, pero, normalmente, el odio racial o el de género se llevan la palma. El creador del término, Brendan Alper, un exempleado del banco Goldman Sachs, afirma que la idea comenzó como una broma y pronto tomó la forma de “cupido electrónico”, que empareja a aquellos que coincidan en su repudio a todo un menú de temas abominables.

Los Haters son “odiadores crónicos en serie” que actúan bajo el anonimato o con nombres falsos y se otorgan a sí mismos la libertad de poder decirle al otro lo que se le viene en gana, sin filtro alguno. Generalmente enuncian su idea con respecto a un individuo o colectividad, como la única que puede considerarse acertada. Algunos Haters van por la senda del racismo y buscan ofender la cultura, rasgos físicos típicos y a la localización geográfica de una nación, o igualmente, pueden ensañarse con personas que posean características corporales distintas; estos también hacen blanco de sus burlas a las personas de baja clase social, con pocas posibilidades económicas, y en general a individuos o colectividades fácilmente vulnerables, como son las personas con discapacidad y el colectivo LGTB; por otro lado, una de cada cinco mujeres sufre hostigamientos por internet. El impacto psicológico de este modo particular de acoso es devastador para el agredido: más de la mitad de los afectados reconocen una tendencia a tener una autoestima baja, experimentar estrés, ansiedad o ataques de pánico.

Eric Schmidt dijo: “internet es la primera cosa que la humanidad ha construido y que no entiende, el experimento más grande de anarquía que hemos tenido”

¿Cuáles son los rasgos psicológicos más sobresalientes del Hater?: 

1) Baja Autoestima: la agresividad es uno de los sentimientos negativos más relacionados con la baja autoestima. Las personas con baja autoestima se caracterizan por mostrar su rechazo y descontento con el éxito ajeno, que ellos anhelan tener.

2) La denominada Triada Oscura de la Personalidad: narcisismo, psicopatía y maquiavelismo. El Narcisismo con sutendencia a la grandiosidad, exhibicionismo, a no aceptar críticas con falta de empatía y a la búsqueda de admiración. El Maquiavelismo con su tendencia a la manipulación en contextos sociales utilizando cualquier tipo de herramienta o persuasión para conseguir una finalidad o interés propio. Y finalmente, la Psicopatía, que agrupa a personas con conductas socialmente desviadas, generalmente superficiales, faltos de empatía, de sentimientos de culpa y de remordimientos, egocéntricas, manipuladoras e impulsivas que transgreden las normas en busca de sensaciones.

Hay una serie de medidas que ayudan a combatir las opiniones de terceros, que en la mayoría de los casos ni siquiera se  conocen, y lograr así mitigar el daño: trabajar la autoestima: cuanto más fortalecida esté, menos nos afectarán las críticas de otros; contextualizar y analizar de quién viene la crítica y cuál es su intención: para detectar si el fin es ayudarnos o perjudicarnos; lograr la autoaceptación y conocer nuestros propios límites: como así también nuestras fortalezas; al ser capaces de detectar los aspectos que debemos mejorar, no nos afectará tanto la opinión negativa de otros; compartir la incomodidad que nos generan estas prácticas:  ponerlo en palabras y ser escuchado por otra persona nos evitará una buena parte de los malestares que sentimos por ello.

En España, Stop Hater, es una asociación sin fines de lucro que se ocupa de cuando hackean la computadora o el móvil personal, cuando se reciben amenazas o insultos, cuando roban la cuenta del Facebook o Instagram o Gmail, cuando existe una información falsa sobre uno en internet. También brindan ayuda para no caer en posibles fraudes y estafas. Los más susceptibles a sufrir este hostigamiento son las personas con discapacidad y el colectivo LGTB. Por otro lado, una de cada cinco mujeres sufre abusos por Internet.

Por último, compartir esta reflexión de Eric Schmidt: “internet es la primera cosa que la humanidad ha construido y que no entiende, el experimento más grande de anarquía que hemos tenido”.

Análisis psicológico de las agresiones en las redes sociales: los haters