<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
domingo. 05.02.2023

Para la realización de la declaración de la renta de 2022, que se podrá efectuar desde el 11 de abril hasta el 30 de junio de 2023 se han aprobado una serie de modificaciones referentes a los planes de pensiones de empleo y el rescate de los mismos por parte de los beneficiarios que hay que tener en cuenta.

Planes de pensiones de empleo

En el caso de los planes de pensiones de empleo —que son los que promueven las empresas, hubo novedades importantes que el legislador introdujo para el año 2022.

A partir del 1 de enero de 2022, la contribución que puede realizar la empresa, con un límite máximo de 8.500 €, se puede repartir entre ella y el trabajador, siempre que este aporte como máximo la misma cantidad que puso la compañía.

Un ejemplo: si una empresa ha contribuido con 4.250 euros al plan de pensiones de un trabajador, este podrá sumar hasta otros 4.250 euros si lo desea, aparte de los 1.500 euros de aportación individual a los que tiene derecho.

Así, en total, el plan de pensiones de empleo del trabajador podría recibir anualmente una aportación máxima de 10.000 euros.

Sin embargo, si el sueldo bruto del trabajador no supera los 60.000 euros, los presupuestos generales del Estado de 2023 modifican los coeficientes que permiten aumentar su parte de la aportación sobre el límite estipulado para la empresa. Por ello, en función del importe, la aportación del trabajador podría llegar a multiplicar por 2,5 la efectuada por la empresa, siempre dentro del límite máximo de 8.500 euros.

Importe anual de la contribución. Aportación máxima del trabajador

Igual o inferior a 500 euros.

El resultado de multiplicar la contribución empresarial por 2,5.

Entre 500,01 y 1.500 euros.

1.250 euros, más el resultado de multiplicar por 0,25 la diferencia entre la contribución empresarial y 500 euros.

Más de 1.500 euros.

El resultado de multiplicar la contribución empresarial por 1.

Rescate de planes de pensiones

La resolución de 24 de octubre de 2022 del Tribunal Económico-Administrativo (TEAC) indica que si alguien tiene más de un plan de pensiones, puede rescatarlos en años distintos, siempre que se encuentren dentro del límite temporal establecido, y beneficiarse igualmente de la reducción.

Ssi una persona ha realizado aportaciones antes de finales de 2006 a tres planes de pensiones distintos, puede rescatarlos en tres años diferentes y aplicarse la reducción del 40 % en la parte correspondiente a cada uno de ellos, de aplicarse lo indicado por el tribunal.

¿Por qué resulta interesante esta sentencia? Por dos motivos: en primer lugar, porque si aparece una sentencia más en este sentido, la Dirección General de Tributos deberá aplicarla obligatoriamente; y, en segundo lugar, porque rescatar los planes de pensiones en ejercicios distintos permite evitar la progresión del impuesto. En este sentido, conviene prestar atención a las decisiones que tome próximamente la Dirección General de Tributos y también a sucesivas sentencias del TEAC.

Consideración fiscal de las pensiones de jubilación

Las pensiones de jubilación son consideradas, a efectos fiscales, como un rendimiento del trabajo, por lo que están expuestas a retención por IRPF. Las pensiones también están expuestas al pago de impuestos, ya que se consideran, a efectos fiscales, un rendimiento del trabajo. Por lo tanto, deberemos tener en cuenta la retención del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que tiene la pensión de jubilación para ver el líquido a percibir cada mes. 

Pensiones más altas y mayores retenciones en 2023

La subida de las pensiones en 2023 aprobada es del 8,5% tal como viene recogido en los Presupuestos Generales del Estado. Este incremento de las prestaciones se traduce, asimismo, en un aumento de los ingresos del Estado por esta vía. Concretamente, a través del IRPF, cuyas retenciones se calculan de una forma similar a la de los salarios. Es decir, de forma progresiva.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), además de un impuesto, se utiliza como herramienta para redistribuir la riqueza. Este tributo, que grava la renta de las personas residentes en España durante un año natural. Consiste, además, en un impuesto de carácter progresivo y directo.

Aplicando el principio de progresividad, aumenta el porcentaje de dinero que Hacienda retiene a medida que aumentan los ingresos. Una de las principales preguntas que surgen es si los pensionistas tienen que hacer la declaración anual del IRPF. La respuesta es sí. Solo están exentas las derivadas de actos de terrorismo, en favor de familiares, incapacidad permanente absoluta o gran invalidez y orfandad.

Con la deflación del IRPF se aumenta los tramos del impuesto de forma que la subida de la cuantía de las pensiones no implique que se termine pagando más impuestos por el aumento del IPC. La rebaja fiscal beneficiará más a los pensionistas que cobren una pensión mínima (rentas entre 15.000 y 21.000). Hacienda ejemplifica con una pensión de 16.500 euros, tendrá un ahorro fiscal de 698 euros en la declaración de la renta de 2023.

Los tramos del IRPF en 2023

Para los tramos de IRPF en las pensiones de jubilación veamos el ejemplo de Madrid que ya ha hecho públicos los datos. Cada comunidad podrá hacer pequeñas variaciones.

Desde 0 hasta 12.450 euros. 9,5% para tipo estatal y tipo autonómico: 19% de tipo total.

Desde 12.450 euros a 20.200 euros un 12% de tipo estatal y tipo autonómico: 24% de tipo total.

Desde 20.200 euros a 35.200 euros un 15% de tipo estatal y tipo autonómico: 30% de tipo total.

Desde 35.200 euros a 60.000 euros un 18,5% de tipo estatal y autonómico: 37% de tipo total.

Desde 60.000 euros a 300.000 euros un 22,5% de tipo estatal y autonómico: 45% de tipo total.

Más de 300.000 euros, un 24,5% de tipo estatal y un 22,5% de tipo autonómico: 47% de tipo total.

Factores personales y familiares

Además de la cuantía de la prestación, la retención por IRPF también está condicionada por otros aspectos, relacionados con la situación personal y familiar del pensionista, entre los que hay que destacar los siguientes:

Contribuyente soltero, viudo, divorciado o separado legalmente

Cónyuge con ingresos de menos de 1.500 euros anuales

Número de hijos menores de 18 años o mayores con discapacidad de al menos el 33% sujetos a patria potestad

Número de hijos menores de 25 años que conviven con el progenitor con rentas inferiores a los 8.000 euros anuales

Pensiones compensatorias en favor del cónyuge

Discapacidad del titular de la pensión de jubilación

¿Debo hacer la declaración de la Renta si soy pensionista?

Los pensionistas como se ha explicado anteriormente, perciben una prestación que es considerada como un rendimiento del trabajo a efectos fiscales. Deben presentar la declaración del IRPF como los demás contribuyentes. No obstante, según se desprende de la Ley del IRPF, aquellos pensionistas que perciban menos de 12.450 euros, contando todos los ingresos percibidos por todas las vías no tienen obligación de presentarla.

Algunas modificaciones sobre la fiscalidad de los planes de pensiones