#TEMP
jueves. 18.08.2022
EL COSTE SIGUE SIENDO INFERIOR AL CANON ESTIPULADO

Francia demuestra que se pueden revertir los procesos de privatización sanitaria

La historia de un centro hospitalario francés es muy parecida a la del Nuevo Hospital de Vigo.

La Asociación Gallega para la Defensa de la Sanidad Pública ha vuelto a poner en evidencia al Gobierno del ‘popular’ Alberto Núñez Feijoó por la adjudicación a una empresa privada del nuevo Hospital de Vigo y exige el “rescate” del centro de modo similar a como se ha hecho en Francia.

La Asociación recuerda que en 2006 la Administración Sanitaria Francesa adjudicó a una empresa privada (Eiffage) la construcción de un hospital (Centre Hospitalier Sud-Francilien) al sur de París. El contrato establecía el pago de 344 millones de euros con canon anual de 35 millones durante 30 años. Un informe posterior de la Cámara de Cuentas Francesa concluyó que esta financiación público-privada incrementaba el coste del centro a 1.200 millones frente a los 760 millones de la vía pública. 

La historia de este centro hospitalario francés es similar a la del Nuevo Hospital de Vigo (NHV) en cuanto al modelo de financiación (PFI) y los sobrecostes. EL NHV costará 1.880 millones de euros a pagar en 20 años, frente a los 450 millones de la financiación pública a pagar en 15 años acordada por el anterior gobierno.  

Las similitudes entre ambos proyectos muestran el “desastre económico” que supone recurrir a la financiación privada para construir y gestionar hospitales públicos, señala la asociación, pese a lo cual “las diferencias de la actuación del Gobierno Francés y el Gallego muestran las diferentes formas de afrontar el fracaso de la financiación público-privada por ambas administraciones”.

Los dos hospitales se planificaron en fechas cercanas, se ejecutaron utilizando la fórmula de la colaboración público-privada, tuvieron un sobrecoste descomunal, y ninguna de las dos adjudicatarias cumplieron las fechas de entrega especificadas en el contrato (más de tres años de retraso en Vigo). Un informe realizado por funcionarios franceses constató más de 7.000 fallos en la construcción (problemas de electricidad, defectos en el sistema de agua caliente, fallos en la distribución de los gases medicinales, distribución del mobiliario que era un nido potencial para las bacterias, etc.).

Un informe de técnicos de la Xunta constató algo similar en el Nuevo Hospital de Vigo para mantener la rentabilidad prevista en el contrato del 6,92%, la Concesionaria recortó drásticamente los edificios, las camas,  el equipamiento, la calidad de los materiales de construcción,  los accesos, etc., previstos en el contrato. Además solicitó un préstamo de 180 millones de euros al Banco Europeo de Inversión parar financiar este centro pese a que el contrato especificaba que es debería correr a riesgo y ventura de la adjudicataria,

El Gobierno Francés ha ahorrado 700 millones de euros del pago del canon durante 30 años

Sin embargo la solución a estos graves problemas relacionados con la financiación privada ha sido muy diferente, denuncia la Asociación Gallega para la Defensa de la Sanidad Pública.

Y ello es así porque la dirección del Hospital Francés se negó a firmar la entrega del centro por la constructora (por los sobrecostes y las deficiencias en la calidad de materiales, equipamiento y fallos en la construcción)  y planteó a las autoridades públicas la necesidad de rescindir el contrato en base al interés general para la sociedad. La posterior derrota de Nicolás Sarkozy candidato conservador en mayo de 2012 facilitó que el nuevo gobierno negociara con la concesionaria la anulación del contrato por lo que el hospital pasó a ser de titularidad exclusivamente pública y la adjudicataria recibió una indemnización de 171 millones de euros (en abril del 2014). El Gobierno Francés ahorró así 700 millones de euros del pago del canon durante 30 años.

Por el contrario,  en Vigo, la Xunta de Galicia mantiene el contrato con la adjudicataria, “pese a la gravedad de los incumplimientos” y pagará por el NHV cuatro veces más que si fuera por financiación pública; “cesó al gerente (por motivos desconocidos)  para poner en su lugar a un funcionario que recibió el pasado día 24 días el nuevo centro pese a las deficiencias constatadas por los técnicos y a no estar terminado. “Esta entrega tramposa permitirá que la Concesionaria comience a cobrar el canon y facilitará al Gobierno de Feijoo presumir de un Nuevo Hospital para la campaña electoral”.    

El artículo 210 de la Ley de Contratos del Sector Público establece que los  órganos de contratación pueden interpretar los contratos administrativos, resolver las dudas que ofrezca su cumplimiento, modificarlos por razones de interés público, acordar su resolución y determinar los efectos de la misma. 

Francia demuestra que se pueden revertir los procesos de privatización sanitaria
Comentarios