#TEMP
lunes. 08.08.2022
DEFENSA DE LA SANIDAD PúBLICA

Carta de agradecimiento a la sanidad pública

Félix Fuentes, enfermo de cáncer tratado en el Hospital Vírgen del Rocío, agradece en esta emotiva carta a todos los profesionales sanitarios la atención recibida.

Imposible recordar el nombre de tan siquiera, la mitad de los profesionales que me han atendido en estos tres ultimos años en las distintas Áreas del Hospital Virgen del Rocío, es tarea imposible.

Desde agosto del 2011, cuando por primera vez acudí a la consulta del Dr. Iker López, y me comentó el diagnóstico (adenocarcinoma de pulmon en estadio IV), hasta día de hoy, he “pasado” por las manos de decenas de profesionales del Hospital. Personal administrativo, enfermeros, farmacéuticos, médicos…, hospital de día, ensayos clínicos, radioterapia, urgencias, medicina nuclear, radiodiagnóstico, áreas de otorrinolaringología, alergia, endocrinología. A todas, he acudido en alguna ocasión, y sólo tengo palabras de agradecimiento para los profesionales que me han atendido.

Dicho personal desarrolla una labor, pocas veces agradecida por parte de los pacientes, ya que nos creemos que por que están desempeñando su trabajo, podemos exigirles hasta límites insospechados. Pues bien, por la presente quiero agradecerles a todos, que durante estos tres últimos años el hecho de acudir a diario al Hospital, no haya supuesto para mi un trauma, que hayan conseguido que me sienta como en mi casa, que las interminables horas que he pasado allí, no fueran insufribles. Gracias, por vuestra profesionalidad, por esa implicación que va más allá de lo exigible laboralmente, por esa disposición a agradar siempre al paciente, en definitiva, por estar a mi lado en esta lucha que sin ustedes sería insoportable.

Me gustaría personificar este agradecimiento en algunos de los profesionales que he tenido la suerte de que me atendieran.

Dr. Iker López. La definición de profesional que se hace en los diccionarios debería incluir su nombre como ejemplo. Su sinceridad a la hora de plantear la realidad y hacer que el paciente y familiares la comprendan es de agradecer, al menos desde mi punto de vista. Gracias por ofrecerme diferentes posibilidades de tratamiento, por confiar en mí cuando el cuerpo físicamente decía basta, por ser uno de los principales “culpables” de que aún continue por aquí.

Unidad de Ensayos Clinicos. Pilar, Antonio, Rocio, Lucia, Santiago, Amador, y los diferentes doctores que la componen que por una circunstancia u otra en alguna ocasión han tenido que tratarme. Por ejemplo, el Dr. Jesús Corrales. Un equipo en definitiva, que pese a que su trabajo no siempre da los resultados esperados o sus efectos secundarios son inciertos, siempre está dispuesto para cubrir cualquier necesidad del paciente. Gracias por facilitar de forma exquisita la vida de los pacientes, por esa labor que desarrolláis y que en el futuro puede ser beneficiosa para otros pacientes.

Dra. Mª José De Miguel Luken. De nuevo un ejemplo de profesionalidad, en este caso con letras mayúsculas, a ello se le añade el intentar facilitar en demasía la estancia de los pacientes en el Hospital y una implicación que en mi caso ha ido incluso fuera de su horario laboral. Gracias por aceptarme como paciente, por dejar que brotase una amistad con mi familia, por ser valiente y plantearme esas posibilidades de tratamiento, por hacer lo posible para que estuviera en las mejores manos, por el inmenso granito de arena que has aportado para que mi vida siga siendo una realidad.

Unidad de Radioterapia. Ana, Bernardo, Lydia, Marores, Dr. Lopez…. El acudir a diario y compartir la espera con otros pacientes ha hecho que valore aun más la labor que desarrolláis, la cual a veces no le damos la importacia que tiene en el tratamiento de nuestras dolencias. Gracias por esa amabilidad, por las sonrisas que nos reciben cada día, independientemente de que en vuestras vidas personales esté lloviendo, soleado o nublado.

Dr. Vladimir Suarez. Increíble que en el poco tiempo que he tenido la suerte de tenerlo como médico, me haya demostrado una preocupación e implicación con los pacientes tan elevada que su profesionalidad de nuevo es un ejemplo y debe ser admirada. Gracias por esa disposición a facilitarme el desarrollo del tratamiento y las diferentes pruebas, por tu saber y por aplicarlo a mi caso.

Dr Chaves y Dra Montero. A pesar del poco tiempo que llevo como paciente suyo, de nuevo tengo la sensación de que he ido a parar a las mejores manos posibles. Magníficos profesionales, implicación extrema, amabilidad en estado puro. Espero y deseo formar parte durante muchos años de su vida profesional y de que puedan aplicar a mi caso su experiencia y conocimientos.

En definitiva, GRACIAS a todos los profesionales que configuran mi segundo hogar, el Hospital Vírgen del Rocio, y por formar parte del Servicio Andaluz de Salud, en estos momentos en el que lo público esta sufriendo tanto para mantenerse dignamente a pesar de los recortes. Deseo que desde la Administración Pública andaluza se ponga coto a la fuga de profesionales que está habiendo (por diferentes circunstacias), para que el Servicio Andaluz de Salud siga siendo motivo de misivas como la presente.

Carta de agradecimiento a la sanidad pública
Comentarios