27S | ELECCIONES EN CATALUÑA

10 claves sociológicas del electorado catalán

Los sociólogos José Juan Toharia y Narciso Michavila analizan los resultados de las elecciones catalanas. Nuevatribuna recoge sus principales conclusiones.​

TOHARIA-MICHAVILALos sociólogos José Juan Toharia (a la izquierda) y Narciso Michavila, presidentes respectivos de las empresas demoscópicas Metroscopia y GAD3 analizaron este lunes en la tribuna de Fórum Europa los resultados de las elecciones catalanas. Nuevatribuna recoge sus principales conclusiones.

 

Récord histórico en participación

Los presidentes de GAD3 y Metroscopia valoraron la alta cifra de participación en las elecciones del domingo, donde un 77,62% de los catalanes fue a votar frente al 68% que lo hizo en 2012, es decir casi diez puntos más. “Se han batido récords históricos” señaló Toharia, quien recordó que solo en dos ocasiones (y siempre en elecciones Generales) la participación había sido mayor. Eso demuestra a su juicio que el votante catalán ha visto estos comicios como un plebiscito. "Los catalanes han votado como si fuesen las elecciones de su vida", dice.

El crecimiento del voto soberanista: un espejismo

Para Toharia, el núcleo duro del voto independentista no ha variado en los últimos 40 años, situándose en un 30% del electorado catalán. Pese a ello, las candidaturas secesionistas agrupadas en Junst pel Sí y la CUP han logrado el 47% de los votos. Esto es así, según el presidente de Metroscopia, porque ha habido una franja de catalanes que se han sentido ofendidos por la política llevada a cabo desde Madrid. "La causa de la radicalización de ese nacionalismo moderado es la de haberse sentido ninguneados por el Gobierno de Madrid", afirma. En su opinión, Rajoy ha actuado de manera “torpe, cortoplacista y miope”. "En la sociedad catalana late un sentimiento de falta de respeto por parte del resto de España", ha ratificado Michavila que, en cambio, justifica la derrota del candidato del PP, Xavier García-Albiol, en un voto de castigo a la corrupción. En cualquier caso, el voto separatista baja con respecto a las elecciones de 2012 donde CiU y ERC lograron el 51% de los sufragios.

Una Cataluña fracturada

Lo que parece evidente es que los resultados electorales arrojan un panorama de fracturación en Cataluña que exige negociación y diálogo: “una Cataluña tensionada, con sensación de agravio que va a ser difícil de corregir”, advierte Toharia, que también ha destacado que los sondeos apuntan que el 78% de los catalanes aboga por la negociación en lugar de la confrontación: “Hay un divorcio clarísimo entre la ciudadanía y sus representantes políticos”, subraya.

Deriva incomprensible de Artur Mas

Ahora está por ver como se resolverá la conformación del nuevo gobierno toda vez que Artur Mas ha reiterado su voluntad de salir reelegido como presidente de la Generalitat. Toharia augura “un gobierno muy complicado y recuerda que ERC ya ha jugado el doble papel como socio de gobierno y líder de la oposición.

Ocho apellidos catalanes

Según destacó Michavila, solo el 30% de los catalanes tienen cuatro abuelos catalanes y apellidos de origen catalán frente al 70% restante con orígenes familiares de fuera de Cataluña. Por formaciones políticas, el 90% de los candidatos de la lista unitaria Junts pel Sí tienen apellidos de raíz catalana; en el CUP, el porcentaje es del 80%; en Podemos y PSC, del 40%; y en Ciudadanos (C’s), solo uno de los 25 diputados electos tiene apellido catalán.

Barcelona es ahora ‘naranja’

Michavila también resaltó el “voto útil” de Ciudadanos en el bloque más español hasta el punto de convertir el tradicional ‘cinturón rojo’ de Barcelona en ‘cinturón naranja’. En esta circunscripción, el partido de Albert Rivera ha cosechado 579.850, es decir un 18,87% de voto y 17 diputados. Se trata de la zona industrial de Barcelona, tradicional feudo socialista donde C’s ha logrado un ascenso espectacular con localidades como Terrassa, Hospitalet de Llobregat o Prat de Llobregat. Para Toharia, el gran ascenso de Ciudadanos perjudicará notablemente al PP en las Generales y precisó que “Podemos amenaza menos al PSOE que C’s al PP”.

voto

El nacionalismo se desplaza a la izquierda

Toharia considera que el nacionalismo “ha iniciado un desplazamiento sorprendente hacia la izquierda”, ya que sin la CUP “no puede haber proceso”. Sobre el peso del nacionalismo en el nuevo panorama que se abrirá tras las elecciones generales, ambos sociólogos discrepan. Mientras Michavila cree que los nacionalistas “van a tener más poder que nunca antes en la historia de la democracia” por la pérdida de voto que se prevé sufran el PP y el PSOE, Toharia dice lo contrario al considerar que las nuevas formaciones frenarán el pulso nacionalista en el Congreso. En este sentido habló del “voto dual” por el que muchos catalanes han optado en las autonómicas por CiU o ERC pero en las Generales se decidirán por PP o PSOE.

Al revés que en Escocia

Michavila mantiene que la mayoría de los electores que han votado en contra de la independencia son gente con pocos recursos y en paro al revés que ocurrió en Escocia donde las clases con mayor nivel de renta y estudios apoyaron el secesionismo. También Toharia recuerda que el voto secesionista se ha impuesto en zonas más rurales, en Girona y Lleida, mientras que en Barcelona, que refleja una Cataluña más dinámica, más cosmopolita y más moderna, el nacionalismo independentista es minoritario.

“Podemos ha perdido el glamour”

Ambos sociólogos han coincidido en que el partido morado pierde fuelle en base a los resultados obtenidos en Cataluña. “Ha perdido el glamour y el gancho que tenía al principio”, afirma Toharia, que no obstante cree que “probablemente resurja” sin poner en peligro el bipartidismo. Ninguno de los dos ve a Podemos como una amenaza al PSOE: “En España no hay 7 millones de votantes para Podemos”, afirma Michavila.

ICV y EUia pierden votos con Podemos

Otra de las derivadas de estas elecciones es la pérdida de votos de la confluencia bajo la marca Sí que es Pot compuesta por ICV, EUiA, Podem y Equo que obtiene sólo 11 escaños, dos menos que en las elecciones de 2012. Para Michavila, en el seno de IU se abrirá el debate sobre la conveniencia o no de ir bajo el paraguas de Podemos. A su juicio está por ver si IU vuelve a ser un referente.