lunes 30/11/20
CENTRO DE PREDICCIÓN DEL CLIMA ESPACIAL DE EEUU

La situación del sol “le quita el sueño por las noches” a Tom Bogdam, director del Centro de Predicción del Clima Espacial del Gobierno EEUU

Los Gobiernos de EEUU y Reino Unido ultiman protocolos de seguridad nacional para activar cortes preventivos de luz que protejan los grandes transformadores de las ciudades en caso de tormenta solar.

Como Nueva Tribuna había anticipado el clima espacial fue uno de los seis temas prioritarios tratados en la reciente reunión de finales de mayo entre el Presidente Barack Obama y el Premier David Cameron.

Así, entre los objetivos de ambos Gobiernos a este respecto en ese nuevo marco de cooperación bilateral estaba el establecimiento de protocolos de acción atlántica conjunta EEUU-Reino Unido ante este tipo de poco conocido riesgo natural e incluso la creación de un Observatorio Conjunto del Clima Espacial reuniendo los esfuerzos de la Oficina meteorológica Británica y el Centro de Predicción del Clima Espacial de la NOAA americana.

"Es un probable evento solar extremo lo que me preocupa"Ahora ha trascendido que tales preparativos han seguido su desarrollo y que ya se trabaja en protocolos concretos de seguridad nacional que protejan los grandes transformadores que abastecen las ciudades en EEUU y Reino Unido en caso de una temida tormenta solar de la escala G5, la máxima registrada, que pudiese golpearnos en los próximos 18 meses.

Asi lo ha señalado el propio Secretario británico de Energía, Chris Huhne, en declaraciones al Daily Mail, el Independent y otros medios británicos, al tiempo que en los EEUU el New York Times y otros rotativos se han hecho eco de los urgentes preparativos necesarios y las vulnerabilidades de la red eléctrica norteamericana que han quedado al descubierto con las recientes anomalías solares de febrero y junio.

De este modo Chris Huhne mostró su preocupado por tal posibilidad y ha reconocido públicamente la existencia de planes nacionales de emergencia en desarrollo ante la amenaza de una posible tormenta solar G5, máxima escala conocida, que pudiese golpearnos en los próximos 18 meses.

"Incluso si no se produce en el actual ciclo solar o en el siguiente sabemos que a lo largo de nuestra vida o la de nuestros hijos sucederá y debemos estar preparados"Mientras, desde los EEUU, el Director del Centro de Predicción del Clima Espacial de la NOAA americana, el Dr. Tom Bogdan, en declaraciones sobre dicho nuevo proceso de integración de los servicios de predicción del clima espacial Norteamericanos y Británicos reconoce abiertamente su gran preocupación, y ha señaladoque podríamos estar ante un escenario tipo “Black swan” ,"cisne negro", como llaman en la Protección Civil Americana a aquellos escenarios catastróficos únicos en sus dimensiones e implicaciones en cascada, y que podría privarnos de nuestra electricidad durante meses o “incluso años”, afectando al conjunto de nuestras sociedades, tecnología y suministros básicos.

"Es un probable evento solar extremo lo que me preocupa", reconoció en declaraciones a los medios, "Incluso si no se produce en el actual ciclo solar o en el siguiente sabemos que a lo largo de nuestra vida o la de nuestros hijos sucederá y debemos estar preparados"

 

Una de las formas de protección de la red eléctrica podría consistir en la activación de cortes eléctricos preventivos en la red una vez detectada la venida de la eyección de masa coronal solar. Así lo ha señalado también por su parte el Dr. Tom Bogdan, Director del Centro de Predicción del Clima Espacial del Gobierno americano que trabaja en estos momentos en la creación de ese nuevo Observatorio Reino Unido-EEUU y ha reconocido que esta es la máxima preocupación del Centro que dirige, "Nuestro mayor miedo es que se produzca una tormenta solar masiva tan grande como la documentada por el astrónomo Richard Carrington en 1859, que literalmente prendió fuego a todas nuestras redes de telégrafo"

Puntualizando inmediatamente a continuación como, de hecho, uno de los problemas es determinar que tipo de evento y a que concreta escala podría llegar a producirse, ya que la escala G1 a G5 fue fijada tan solo a partir de los eventos históricos registrados en tiempos muy recientes (así el propio evento Carrington de 1859 aludido) pero que no es descartable que el actual periodo de actividad condujese a eventos solares de calibre superior a lo largo de los próximos meses.

"Ya sabemos que el sol es capaz de un evento como el de 1859. Pero sería precipitado decir que eso es lo peor que es capaz de hacer. Probablemente puede sorprendernos con algo peor que en 1859"

La situación del sol “le quita el sueño por las noches” a Tom Bogdam, director del...
Comentarios